El increíble budín de mandarinas

cake-1194779__180   Si te agarra la depresión del domingo o hace un día de mierda como hoy, o querés festejar el día del amigo mañana, en tu casa, y no en algún bar en donde no puedas evitar esas cositas chiquititas que chillan y saltan por todas partes, podés hacer el increíble budín de mandarinas.

   Para un budín tamaño torta, vas a la casa de Rodrigo y agarrás cuatro mandarinas gordas bien anaranjadas y preferiblemente no cagadas por los pajaritos. Si están cagadas las lavás, qué le vas a hacer, pero es mejor lavar solamente la tierra de la cáscara en lugar de andar rasqueteando mierda por ahí.

   Después agarrás dos bowls. BOWLS. ¡No sé lo que es un “bol”! Y prepará la licuadora. Pelá las mandarinas y poné las cáscaras en la licuadora. ¡Sí, las cáscaras! ¿Alguna vez trataste de rallar una mandarina? Después agarrás dos de las mandarinas peladas que habías puesto en uno de los BOWLS y, con la santa paciencia, agarrás gajo por gajo y le vas sacando todas las semillas. Esto resulta como medio chancho, así que conviene que lo hagas dentro del recipiente y que te laves bien las manos primero. Ya sé que todo bicho que camina va a parar al asador, pero los virus y bacterias tienen sus propios planes al respecto. Seguís metiendo todo en la licuadora. Tirás las semillas, y te comés las dos mandarinas que quedaron. El jugo que haya podido quedar en el bowl lo ponés dentro de la licuadora.
tangerine-770679__180    Y este es todo el trabajo. Medís una taza de azúcar y la ponés en la licuadora junto con las cáscaras; después llenás la misma taza con aceite (preferentemente de maíz) y lo ponés también en la licuadora, junto con tres huevos. Sin la cáscara, esta vez. Ponés esencia de vainilla, un chorro largo, y unas gotas de esencia de kirsch o marraschino si tenés (eso le da un sabor delicioso), y después tapás la licuadora y le das marcha hasta que las cáscaras de mandarina se pulvericen bien.

   Ahora el secreto. Si no podés evitar darle la receta a alguien pero lo querés cagar, decile que ponga la harina también en la licuadora, y que licúe todo junto. No es que no le vaya a salir, pero le va a quedar un panqueque de mandarina.

   Si querés que el budín te salga bien, todo hermoso y dorado, cuando la licuadora termine volcás todo el preparado en el segundo bowl que tenías dispuesto, y con una espátula le vas mezclando despacito una taza o una taza y media, o dos tazas de harina leudante. La medida no puede ser exacta porque depende de lo líquido que te haya quedado el preparado anterior, y eso depende del tamaño de las mandarinas y de los huevos. La consistencia del preparado con la harina debe ser como la de una torta normal, y no importa si queda incluso un poco más líquido, para que resulte húmedo. Pero no le pongas menos de una taza.

   El horno lo dejo a tu criterio, porque cada horno es un mundo. Lo esencial es que lo pongas muy despacito para que el budín no se arrebate. Seguro no toma menos de treinta y cinco minutos, pero estate atento. Yo no miraría antes de los cuarenta, para que no se baje si abrís la puerta del horno.

   Este budín es una delicia entre las delicias. Se puede hacer vegano, si sos de esa clase de gente, no poniéndole los huevos. Sale casi igual, y yo lo sé porque una vez lo hice y me olvidé de ponerle los huevos y lo único que noté es que salió mucho más tierno que lo usual, y ni un poquito menos delicioso.

   Ah, hacé el budín en un molde Savarin, si tenés, porque sale muy húmedo y en otro puede que no se te cocine más y se te arrebate (el molde Savarin es ese con un tubo en el medio). Dejá enfriar el budín antes de desmoldar para que no se rompa.

   Esta es una de las recetas más sencillas y más impresionantes que conozco. Lo único que lo supera es el lemon pie. MI lemon pie.

   Podés adornar el budín con un glasé que contrastará muy bien con el sabor dulce y el color dorado de la masa. Si no, rocialo con azúcar impalpable, que ya me hinché las pelotas de escribir; no te voy a explicar también el glasé real.

(Imágenes de Pixabay)

Anuncios

2 pensamientos en “El increíble budín de mandarinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s