Vino, salchichas y zapallo brasilero

De vuelta a casa, después de encontrarte con el Gran Rulemán para unas sabias disquisiciones, podrías caer en la cuenta de que tenés para pasar el sábado a la noche, en la heladera, medio limón y un litro de leche. Dado que la combinación no es sabrosa, no tiene suficientes calorías y además es indigesta, podrías optar por la combinación mencionada en el título, ya que pensando en el tema esas palabras irrumpieron intempestivamente en tu cabeza, y fue imposible erradicarlas. Y eso que no tomás vino, sólo comés las salchichas en pancho y no estás comiendo pan, y te pone nerviosa la combinación con el zapallo brasilero, aunque te gusta mucho el zapallo brasilero. Un caos.

Vas derecho para el Super, enfilás para la góndola adonde están las salchichas y esquivás a las dos viejas que comentan sobre el precio del caracú, sabiendo que las viejas son un hecho de la vida, que el precio del caracú puede llegar a subir mientras ellas conversan, y que vos misma podrías envejecer esperando, y también el caracú. Después, como te da indignación pagar diecisiete pesos por seis salchichas que igual contienen hidratos de carbono, no te van a llenar y encima no te gustan si no es en pancho, dejás las salchichas. Y como las bandejas con osobuco (osobucco, no osobuco ni caracú) no están tan feas, te llevás una. La razón es que, desde lejos, podés ver que no tienen cortados zapallos brasileros. Es inquietante. Todo el plan está arruinado. Es sábado a la noche y estás sin comida.

Embocás la caja donde Gonzalo pone la verdura que corta para la sopa y ves que, en el fondo, queda un remanente opaco, como marchito, pero queda. Como sabés que lo único que te gustó de lo que viste en el Super, y que podés comer, es el osobucco (¡osobucco!), y que sí o sí hay que hervirlo una hora, agarrás la cuchara con ojos dementes y arremetés contra la verdura para sopa; igual, ¿cómo queda una bacteria, si es que queda después del lavado, después de una hora de cocción? Y te llevás toda la verdura para sopa, a despecho de la mirada de desprecio de una vieja que te observa torcidamente. Y como no parece suficiente afrenta para la vieja, agarrás también una calabacita mediana.

Después hacés cola y esperás a que Gonzalo te pese las verduras para sopa y la calabacita. Gonzalo es muy bueno y muy dulce y nunca pega las etiquetas fuerte después de que le contaste lo de reutilizar las bolsas, y siempre te dice “querida” cuando te saluda, así que le sonreís y le decís “qué tal”, aunque no tenga un cuchillo en la mano como Miguelito. Después vas para lque te cobren y, cediendo a un oscuro impulso, agarrás una cajita de vino tinto. Metela en la heladera, que de algo va a servir. No será el cóctel Uvita, que no lo viste nunca más por alguna odiosa razón comercial, pero algo es. Además, si no, ¿qué va a ser del título?

Una vez en casa, lavás las verduras, el osobucco, y si te acordaste de comprarla, la cebolla grandota, metés todo junto en la olla con una cucharada de té de sal gruesa, encendés la hornalla y te sentás a esperar. A lo mejor te tomás el vino. Después de todo, “si al mundo vino, y no toma vino, ¿para qué vino?” El resto es como con la sopa de pollo Super; sacás los huesos, todo a la licuadora y listo. Y estás a dieta; que no te importen los posibles comentarios horrorizados de los cocineros profesionales que te vayan a criticar por hacer esta sopa. ¡Y no te comas ese horror grasoso del medio del agujerito!

Más tarde, si a pesar de todo querés hacer algo, el ancho mundo está ahí, a un paso de distancia.

Y acordate, si yo tomo vino es por culpa tuya. Éstas son las consecuencias.  *

Espero que estés satisfecho.

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Vino, salchichas y zapallo brasilero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s