En referencia a un antiguo comentario del distinguido doctor Zaïus

 Enviado el 16/07/2015 a las 2:22 pm

“¿Viste que la vida y el cosmos están llenos de sorpresas? Plutón no es tan inactivo como uno hubiese pensado y tiene montañas muy altas y jóvenes. Y vos que decís que las sorpresas no son buenas. Pero consolate: sos como Asimov con Mercurio (brillant minds think alike!).
PD: Hermosa imaginería de los plutonianos.”

¡Ya me había olvidado! Próximamente lo vas a ver en e-book.

Mercurio                                                                                                                                    1999

   Mercurio, el planeta más próximo al Sol, es casi tan luminoso como Sirio; desde la Tierra se le ve muy oscuro debido al deslumbramiento producido por el Sol. Por eso, sólo se le puede observar poco antes de la salida de éste (cuando se encuentra al Oeste del mismo) o poco después de la puesta (cuando se encuentra al este); nunca se le separa más de 28º (desde nuestra perspectiva). Los griegos lo denominaron, como estrella de la tarde, Hermes, y como estrella de la mañana, Apolo; los romanos la hicieron corta y le dieron el nombre de Mercurio. Su período de rotación es de 58, 65 días y su período de revolución alrededor del Sol es de 88 días. Mercurio recibe de éste unas diez veces más energía que la Tierra, lo que hace que de día se alcance una temperatura de 700º K (grados Kelvin), que por la noche desciende a 100º K. Debajo de la superficie en el Ecuador se hallan temperaturas siempre por encima de los 0º Celsius; en los polos, por el contrario, las temperaturas nunca alcanzan esos 0º.

   Los habitantes de Mercurio son muy dóciles y como resignados y no les importa; concentran toda su energía en quedarse lo más quietos que les resulta posible y tratan de no hablar siquiera durante el día, para no perder el hilo de sus pensamientos. Son absolutamente transparentes, para que la radiación pase por sus cuerpos lo más rápido posible, y sus delicados torsos cilíndricos, munidos de infinidad de tentáculos, son duros como élitros. Bueno, en realidad son élitros; si por casualidad hay un mercuriano sentado sobre una piedrita demasiado caliente, y le da por irse a otro lado, se verá que la tapita redonda que es su cuerpo se levanta en cuatro triángulos, que conservan sus vértices unidos en el centro de lo que vendría a ser el mercuriano. Así dejan salir como una enagua también transparente, finita como la piel de una cebolla, que al cabo de un momento se pone a oscilar por efecto de la temperatura y después puf, se infla de golpe y saca al mercuriano volando por el hermoso pero escaso aire, exactamente como si fuera un paracaídas funcionando al revés. A veces sucede con regiones enteras pobladas por mercurianos que tienen demasiado calor o sencillamente se aburren, y entonces cientos de ellos alzan el vuelo al mismo tiempo en las pálidas corrientes de casi-no-aire caliente, y parecen medusas flotando en el mar.

   Menos cuando dos o tres que se conocen se enlazan por un tentaculito para murmurar, que es para lo que sirven los tentaculitos. Sucede que hay tan poca atmósfera en Mercurio que apenas puede sustentar una onda sonora o dos, y hay tan poco que comer que los mercurianos se han visto forzados a desarrollar un aparato digestivo que puede sintetizar la roca, pero eso no da mucha energía, y casi siempre hay tan poco que hacer que si los mercurianos no se comunicaran entre ellos, languidecerían hasta morir. Entonces hacen lo que pueden, que es murmurar, y como encima murmuran muy bajito se agarran de los tentáculos para indicarse que es necesario producir una aproximación porque hay algo que decir. Usualmente no es mucho; el idioma mercuriano tiene una sola palabra que es OOOUUUM y significa más o menos “mercuriano”, y dos preposiciones, para indicar “arriba” y “abajo”; respectivamente “sss” y “zzz”. Cuando hay muchos mercurianos juntos parece que el viento (si pudiera haber viento en Mercurio) sopla sobre un trigal (si pudiera haber trigo en Mercurio; si hubiera agua en Mercurio). Eso es si quieren conversar, claro. Pudiera darse el caso de que no estuvieran de humor.

   La superficie de Mercurio se parece mucho a la de la Luna. Este planeta, al igual que casi todos los demás, está recubierto de una delgada capa de silicatos de color oscuro. Tiene muchos cráteres y es posible que sufriera un bombardeo igual de prolongado (todos los objetos del sistema solar debieron estar sometidos a los mismos flujos). A los mercurianos les gusta anidar en esos cráteres porque opinan que son fresquitos aún durante el día. Cada mercuriano pone un huevo y después lo abandona para que haga lo que quiera, total adónde va a ir y qué depredador natural lo atacará. Los huevos suelen madurar en unos dos o tres minutos, según qué tan lejos los hayan puesto del ecuador; los que demoran en salir sufren el resto de su vida una pachorra terrible y casi ni murmuran. Sus tentaculitos penden flojamente a sus costados mientras se arrastran por el suelo juntando tierra que acaba volviéndolos opacos, y tienen un fin macabro.

   Pero no hay demasiados cráteres en Mercurio; se supone que el planeta vivió un período volcánico una vez finalizado el bombardeo de meteoritos, y que quizás por eso su superficie no está tan marcada como podría. Afortunadamente eso terminó y Mercurio no muestra en la actualidad indicios de actividad tectónica; es una suerte para los mercurianos, que con la poca atmósfera que hay ni aliento tienen para complicaciones ni las necesitan. Sus oídos y su olfato son muy finos y se ahogarían entre el ruido y el polvo; sus ojos son muy débiles como consecuencia de la intensa radiación solar, y no podrían ver todos los peligros que la propia tierra bajo sus tentaculitos les ofrecería. No podrían disponer de su lugar preferido para los huevos, ni tendrían en verdad un lugar seguro donde dejarlos. No, no, los mercurianos definitivamente pueden prescindir de la actividad tectónica.

   Lo más cerca que llegan a estar es cuando cae un aerolito, y aún cuando no pisa a ningún mercuriano eso los llena de terror y desearían que no sucediese. En Mercurio, la falta de roce con la atmósfera hace que los aerolitos sean unas cosas grandes y terribles que caen sobre la arena sin singún tipo de aviso, y que corretean unos metros dejando un gran canal y una montañita antes de pararse con una hesitación y una pequeña nube. Los mercurianos no tratan de alejarse, porque ya saben por experiencia personal que si algo irreparable fuera a suceder no estarían contemplándolo. Tampoco tratan de enterrar a los muertos porque el sol se encargará, y después de un tiempo desaparecerán hasta las plateadas babas del diablo que son los esqueletos de los mercurianos. Y cuando por lo menos dos generaciones hayan vivido y crecido en la zona, contemplando esa piedra nueva todos los días justamente en donde está sin saber en absoluto que es una nueva piedra, y las huellas que dejó al llegar hayan sido borradas por el roce de los cuerpos de todos (o casi todos) los mercurianos, el aerolito será oficialmente sólo un asunto de paisaje.

   Los mercurianos han examinado de manera sistemática a todos los aerolitos que han caído y nunca consiguieron sacar nada en limpio. Pasan por sobre las señales y resbalan sobre las suaves laderas; se toman de los tentaculitos y se suben a la piedra (adonde no duran mucho porque se pone muy caliente) comentando excitadamente SSSOOOUUUM a todos los nuevos que llegan y que también quieren subir. Si es de noche todo dura más tiempo; el monolito es agotado por más mercurianos y más rápido, y a la mañana siguiente apenas queda nadie para averiguar qué es eso y por qué no puede murmurar, y por qué no se mueve ni vuela.

   Aunque es cierto que pasan algunos días antes de que se convenzan de que comerlo cuesta muchísimo y la arena es más fácil, y lo olviden por completo, brillante y como medio roído.

Anuncios

2 pensamientos en “En referencia a un antiguo comentario del distinguido doctor Zaïus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s