“A promise” versus “Slow lerners”

   Ok, esto no es fácil para mí. Traté de ser buena, de ver cine de calidad. En serio. Incluso se me ocurrieron algunas reflexiones del tipo profundo y sesudo, como de persona que piensa, pero eso se me pasó rápido.

   A promise es una película de época que me gustó mucho, pero no me encantó, lo que se dice. Naturalmente está bien hecha; normalmente este tipo de películas lo está, pero para mi gusto es un poco lenta. Tiene todos los personajes honestos y de vida franca con todos los clichés que cabe esperar (“la vida”, que le dicen) bien manejados, y no molesta, porque es así y qué le vas a hacer, qué vas a inventarle, qué vuelta le vas a dar si ya sabemos todos que es así. Lo ves claramente desde el principio y no te molesta; atendés a la historia, comprendés a los personajes. Porque son buenas actuaciones, porque son cosas con las que nos identificamos porque nos han pasado, o lo escuchamos suceder… Aunque no está, desde luego, a la altura de películas como La edad de la inocencia, Las alas de la paloma, Retrato de una dama, Anna Karenina (cualquiera), The painted veil por decir algunas, y sólo porque son de las que más me acuerdo. Sin embargo, si la podés ver, mirala porque es una linda historia. Que yo me haya aburrido un poquito no tiene por qué querer decir nada. Te puedo contar, sobre la historia, lo básico: hombre muy mayor (Alan Rickman) con esposa joven, un hijo de corta edad, un empleado nuevo que llega a ayudar en un momento de necesidad por problemas de salud… vos podés encontrar y disfrutar solito el resto de la película, y acariciar los momentos.

   El “versus” con el que titulé la entrada tiene que ver porque vi A promise online, esperando que se cargara otra película, en una página que me demora muchísimo. La otra película era una comedia pochoclera, de las que me gusta ver los lunes, porque odio los lunes, porque todo el mundo se está poniendo al día los lunes y el tráfico en el blog es lento, y porque esta mañana estaba durmiendo como nunca en la vida y me tuve que levantar a las seis de la mañana para ir a trabajar. La terminé de ver ahora para poder sacarle bien el cuero. Porque es eso, una comedia pochoclera. Slow lerners.

   No es que esté mala; me reí mucho, sobre todo en la primera parte, pero después, de la mitad hacia el final, se va poniendo medio pelotuda y es como que pierde un poco la gracia. Básicamente se trata de unos cerebritos (geeks, como les dicen ahora, como si no tuviéramos palabras en español), que tratan de ponerse al día como para encajar más y conseguir algo de pique, ¿no? Lo aburrido empieza cuando tienen éxito y se transforman en unos piolas bárbaros, se encaman con todo lo que hace sombra y caen en todos los clichés habidos y por haber. Y aquí sí me molestan, porque esto no es la vida, son algunos lugares comunes ensartados en un hilo para ver a quién pueden enganchar. Y se traen pegados unos cuantos bolazos.

  1. No tiene nada de malo ser un pajero. Sobre todo si no tratás de disimular.
  2. Si sos un chiflado antisocial, no vas a pasar a play boy en un solo día.
  3. Los chiflados antisociales no pueden estar con gente normal.
  4. No cogen porque no lo quieren entender.
  5. Búsquense otro chiflado antisocial, y sean felices. ¿Qué, no vieron A beautiful mind? ¿La escena del levante en el bar?
  6. Para eso no hace falta que dejen de ser chiflados antisociales. O de parecerlo.
  7. Pero no se tienen que coger al chiflado antisocial más cercano, sólo porque tiene la orientación sexual adecuada.

Y te lo digo como fuente informada, para qué te voy a mentir.

   En fin, me gustó la parte del principio porque acababa de mirar una película completamente opuesta, y oh, Dios mío, el contraste; cómo han cambiado los tiempos. Cómo eran de simples las cosas; cómo la cultura nos atenúa el peso de nuestra animalidad a veces. Cómo mucha gente quisiera que el matrimonio existiera verdaderamente todavía, y cuántos de los que señalan con el dedo quisieran, secretamente, que todavía existieran los matrimonios arreglados. Cuántas mujeres entregarían todavía, gustosas, la libertad de decidir, y cuántos hombres. Y cuántos otros quisieran que no les hincharan las pelotas solamente porque son pajeros, joder.

   Otras películas así que me gustaron: Someone marry Barry, The girl most likely, The skeleton twins, Another day. Creo que ahora nombran a este género comedia gamberra; ni idea, pero creo que me dejo entender.

   Que disfrutes, y no seas pajero, porque la masturbación produce pérdida de la memoria y otras cosas más que no me acuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s