Hoy vi las golondrinas

   Es que no sé si alguna vez vi alguna; hoy se me vinieron en nube sobre la ventana. Y entonces me di cuenta de que para mí nunca fueron más que una noticia simpática en la radio o un recuerdo de que existen las aves migratorias, o las migraciones.

   Las golondrinas son unos pajaritos chiquitos y negros con la panza blanca, que vienen y se posan sobre la antena del televisor del vecino, ocho o nueve, y te miran mientras te asomás a la ventana y gritás “¡son golondrinas!” como el bicho de ciudad que sos. Frente a la ventana, en el vacío, en el océano de aire, dan vueltas y se persiguen, en su negrura, en su nada-pardas de no-gorriones, de “¡mirá, son golondrinas!”, tan cerca del eclipse, apenas la otra semana, y ahora las golondrinas. Son una buena bandada. O te parecen una buena bandada. Como un presagio, apenas un momento antes, viste una cara curiosa contra el vidrio de la ventana, mirándote con insistencia. Una calandria. Y entonces vinieron las golondrinas. Desde arriba, con el apenas sol dándoles un brillo azul en el lomo; desde abajo, un montón de aristas aguzadas en delicada velocidad.

   Ahora, por la noche, con el aire girando con furia mientras trae la borrasca, las recordás y pensás en qué estarán haciendo las golondrinas; adónde estarán. También recordás otros pajaritos. La paloma que anidó en el árbol de mandarinas de Rodrigo, y cuyo nido barrió el viento; un viento como el de ahora. Los colibríes que vienen en el verano a tomar el néctar de los azahares y de las flores de romero y a comerse los pequeños bichitos y las arañitas. Ese colibrí en particular, que no tenía miedo, y que estuvo girando a tu alrededor, casi frente a  tu cara, observándote fijamente, por veinte minutos, cantando como hacen ellos, explorando las paredes y las flores de romero, y el agua que brillaba sobre el suelo caliente, en chorro perezoso desde la manguera. Cosas así.

   Adónde están las golondrinas; adónde fueron las golondrinas. Qué estarán queriendo decir esas golondrinas.

   Mañana el blog cumple tres meses de vida.

Anuncios

2 pensamientos en “Hoy vi las golondrinas

  1. Dr. Zaius

    Primero la luna roja, ahora las golondrinas… ¿qué vendrá después? Te estás abriendo al mundo. Me gustó tu prosa poética. ¡¡Feliz trimestre!! 🙂

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s