30 días de oscuridad

   No sé qué me pasa con los vampiros, pero me fascinan. De todo tipo: vestidos de época y a lo clásico, heterosexuales como el Drácula de Francis Ford Coppola; vestidos de época, a lo clásico y con amagues homosexuales como en Entrevista con el vampiro; efectistas como en la fabulosa Blade; exóticos como en Bizancio y en La reina de los condenados. Y sencillos y espeluznantes como en esta vieja y fantástica película, recomendada por nuestro común amigo el dr. Zaïus. Ni sabía que estaba basada en un cómic; otra sorpresa más.

   Se pasaron con la locación, ya de entrada. Pueblito perdido con alrededor de cinco habitantes, Alaska, un mes de noche cerrada… Hasta los vampiros lo dicen: “hace siglos que tendríamos que estar acá”. Seguro, uno pensaría que para ellos va a ser como pescar en un barril. El espectador lo piensa también y así es, al principio, pero como suele suceder, y el espectador también puede sospechar si lo piensa, la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. Y los humanos de mierda resultan un hueso duro de pelar, hasta terminar rechazando a los vampiros, un poco a la mala porque después de todo no quedó casi nadie, pero bueno, alguien quedó, y causaron bastante daño.

   Y todo es previsible, bien vistas las cosas, pero como la película está bien hecha y no trata de exceder a sus posibilidades, resulta buena y no te importa. Buenas actuaciones, buena historia, excelente clima, y como siempre estos personajes intrigantes que te subyugan y no te dejan pensar en que, salvo por la Drácula de Ford Coppola, nunca se sabe de dónde mierda salen y por qué se empezaron a propagar. ¿Ves? Es como dice la película. Nosotros nos convencimos de que son una pesadilla, pero ellos lo tienen todo bien planeado.

   Más de un vampiro habrá entre productores y directores. No sé; yo no escuché nada.

   Tengo miedo.

    

Anuncios

2 pensamientos en “30 días de oscuridad

    1. nadieavatar Autor de la entrada

      En este caso no es afanar, porque técnicamente es otro género. En todo caso, está “afanosamente inspirado”, como dice el Gran Rulemán. En cuanto a nombres de pibes Bizancio me parece bien, pero me suenan más Heraklión, Saskatchewan o Uagadugú.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s