Hamburguesa con vegetales al vapor

   Viniendo de tu clase semanal de misterios del universo, estás pensando que lo que te conviene para apaciguar el agujero negro en la mitad de tu cuerpo, es una hamburguesa con vegetales al vapor. Tales son, puesto que es lo que permanece de tu expedición al Super, brócoli y zahahoria, lo cual además de ser sano y alimenticio estimulará tus retinas con un agradable espectáculo de color.

   Para ello, debés esperar a llegar a casa, esquivar al perro que por alguna razón siempre está levantando la pata contra la puerta cada vez que llegás, ahuyentar al perro que (también como cada vez que llegás a casa) insiste en empujarte para meterse dentro, y después subir los dos pisos de escaleras que ningún gimnasio consiguió nunca conjurar.   Una vez arriba, dejás sobre el banquito junto a la puerta tu saco con la birome dentro (lo único que llevás a tu clase de misterios del universo por causa de esos desagradables cacos nocturnos) y te dirigís a la heladera sin pérdida de tiempo. En efecto, cocinar al vapor no es una tarea del todo relajada: no basta con poner en la olla de acero inoxidable, la de triple fondo, dos dedos de agua, y abrir dentro la flor perforada en la que colocarás tus vegetales. Aún debés tomar dos zanahorias, lavarlas, quitarles la piel y cortarlas. Después, también debés colocar bajo el chorro de agua ese hermoso macizo verde y cortar esos pequeños troncos como arbustitos, de suave sabor que tan bien combina con el dulzor de la zanahoria. No pongas todo el brócoli, que la olla es mediana y no va a entrar. Elegí la mitad, que encima es de noche: por más que sea al vapor, el brócoli tiene efectos secundarios inconvenientes, y más sin posibilidad de abrir las ventanas.

   Debés poner primero la zanahoria en la vaporiera, bien abajo porque como es dura necesita más tiempo para cocinarse. El fuego, dejalo al mínimo y esperá treinta minutos para que se complete la cocción; más que nada por la zanahoria. ¡Ah! A la zanahoria la cortás en rueditas, la parte finita como un dedo, y después en cuatro la parte más gorda, para que se cocine parejito. El brócoli no es problema; se hace en seguida.

   Mientras tanto, podés pensar en lo que te dijeron en la clase de misterios del universo. Se trata de ese asunto del multiverso. Pasa que los matemáticos, para que les cierre bien lo de la última posibilidad hablando de materia, se inventaron lo de las cuerdas, que serían aún más pequeñas que los quarks, y les queda super bien, pero sucede que necesitan dimensiones extra encerradas en el núcleo atómico. Los matemáticos se dedicaron, luego, a pensar en qué formas podían tener estas dimensiones, y les salieron un montón. Más de quinientas. “Pero cómo puede ser”, dijeron entonces los matemáticos, y dieron en pensar que por qué había que elegir. Qué tal si estaban prediciendo todas las formas posibles. Qué tal si estaban viendo no sólo las posibles en este universo. Qué tal si hay varios, muchos universos. Qué tal si su teoría estaba permitiendo ver más allá. Es emocionante. Pensar que a tu espalda hay infinitos yoes tomando todas las alternativas que no tomaste, cometiendo los errores y aciertos que estás dejando de cometer ahora… Emocionante.

   Pensar que ahora, por ejemplo, hay un yo que es más inteligente que vos, y que debido a tal facultad no pierde la noción del tiempo y del espacio, y de lo que está haciendo, y que no se desconcentra al momento de rescatar la hamburguesa que había quedado olvidado en la heladera y ponerla a cocer a la plancha.

   Y que debido a eso, en este momento se está comiendo una deliciosa hamburguesa al plato con ensalada de vegetales al vapor y no sólo la ensalada, ya que la hamburguesa, en este universo y con un poder de concentración menor, resultó incinerada y más bien representando la odiada, temida en indefinible materia oscura. La cual ni se sabe qué es como para encima comérsela.

   A los vegetales al vapor los ponés en la ensaladera transparente con sal, aceite y bastante jugo de limón, que es más sano que el vinagre, y no llores sobre la hamburguesa; no te van a venir mal cien calorías menos, no seas muerto de hambre.

   Una hermosísima canción bien para reflexionar. Cerrás los ojos y es como soñar…

Anuncios

2 pensamientos en “Hamburguesa con vegetales al vapor

  1. Dr. Zaius

    ¡Excelente artículo! Fresco y nutritivo.
    “… estimulará tus retinas con un agradable espectáculo de color”, propiedades organolépticas de los alimentos le llaman los que saben (o hacen que saben).
    “… dimensiones extra encerradas en el núcleo atómico”: me imagino al Hacedor de Estrellas haciendo un origami subatómico.
    “Pensar que a tu espalda hay infinitos yoes tomando todas las alternativas que no tomaste…”. Para ilustrar esta idea, recomiendo “Universo de locos”, de Fredrick Brown.
    🙂

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s