La espectacular pizza de cheddar con panceta

pizza-1283657__180   Dado que la mañana del sábado la has pasado esforzándote por reducir el dominio de la grasa sobre la Tierra, en el gimnasio, y la tarde con el Gran Rulemán discurriendo acerca de importantes y sabias temáticas de interés general, es justo que pases la noche con el Dr. Zaïus, desentrañando otras importantes cuestiones filosóficas mientras degustás una formidable pizza de queso cheddar con panceta. Aunque como resultado, el lunes tengas que volver al gimnasio para volver a empezar con todo el asunto.

   Primero vas al Super y embocás derecho la góndola de los temibles paquetes de todas clases de harina, con un sudor frío en las sienes. Buscás los paquetes de esa harina integral que te gusta, la que viene ya con levadura para hacer pizza, y por las dudas para otra vez agarrá otro paquete, porque no siempre tienen esa harina y te gusta mucho. Después andá para donde tienen las cajitas de puré de tomate y esas cosas, y agarrá una botella, porque está al mismo precio que dos de las cajitas que te gustan y de ésas no tienen. Una pena, porque esa pulpa no trae colorantes ni conservantes y es de las pocas que, según escuchaste en la radio, no viene con bacterias. La pulpa de la botella, más bien artesanal porque la hacen en un pueblo de por acá cerca, cabe esperarse que también sea sana; de hecho hay que usarla en seguida porque si no se echa a perder.

   Después andate derecho para la verdulería y hacé que Gonzalo te pese una de tus bolsas recicladas con cinco cebollas grandes que elegiste, porque te gusta mucho la cebolla y descubriste que en el Super prácticamente las están regalando. Con la pulpa de la botella, vas a aprovechar y a hacer mucha salsa, por lo que volvés para atrás y abarajás también un paquete de lentejas y uno de polenta. Luego de lo cual, y ya con un poco de mareo porque no solés comprar tantas cosas de una vez, te vas para la fiambrería y le pedísamsterdam-170394__180 a la señora gorda que te dé doscientos gramos de queso cremoso, doscientos de cheddar en fetas y cien gramos de panceta. Doscientos quesos de queso cheddar puede llegar a ser mucho para una pizza, pero nadie se va a enterar. El doctor Zaïus va a llegar después de que ponés la pizza en el horno. La cantidad de panceta está bien, porque en lo personal detestás la panceta y la vas a sacar de las porciones que te comas, por lo cual no estás cagando al doctor Zaïus por liquidar el cheddar que sobra antes de que él llegue.

   Al salir del Super, y como estás pensando que realmente te va a salir mucha salsa y que te encantan tanto las lentejas como la polenta, para no romper la monotonía te vas hasta lo de Alberto a buscar el pollo nuestro de cada día. Y listo. Ya podés volver a casa a hacer La espectacular pizza de cheddar y panceta.

GetFileAttachment   Que no es muy diferente a La espectacular pizza de rúcula y parmesano. Ponés en la gran ensaladera verde la harina integral con levadura, agregás agua tibia y aceite (no dice aceite en el paquete, pero vos sabés que igual sin eso la harina integral tiende a pegarse), ¡nada de sal, por una vez en la vida! y tapás la ensaladera con una de las pizzeras (esa ensaladera es realmente muy grande). Y como ahora tenés que esperar media hora, para que te salgan las tres pizzas grandes que promete el paquete (y es verdad), hacete la salsa de tomate con la mitad de la botella, que ahí tenés para las tres pizzas. Guardá el resto para repetir, con el pollo que compraste, El verdadero y auténtico manjar de lentejas y La humilde pero poderosa polenta, el día de mañana. La receta de la salsa de tomate no te la doy de nuevo; para qué te voy a decir cien veces lo mismo.

   Y listo. Después de extender la salsa sobre la pizza y colocar cosas encima, no queda mucho que hacer salvo prender el horno y esperar al doctor Zaïus, a quien le encargaste que se trajera una helada y deliciosa cerveza Stout de la granjita de la otra cuadra, porque con todo lo que tuviste que comprar en el Super te olvidaste por completo.

   Ah, y un litro de leche. Descremada. No vas a poder ir al gimnasio el martes.

(Las imágenes son de los muchachos de Pixabay. La foto de La espectacular pizza de rúcula y parmesano es obra del distinguido Doctor Zaïus)

Anuncios

5 pensamientos en “La espectacular pizza de cheddar con panceta

    1. nadieavatar Autor de la entrada

      TIEMPO de cocinar. Además, es de ciencia ficción… Es lo que va a suceder cuando haga la pizza, en lugar de ir a buscarla a la rotisería. Por supuesto, el sarcasmo no ayuda… Puede ser que incida en las GANAS DE COCINAR. MMM…

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s