Deathgasm & World War Z

   Después de recibir la primera recomendación en Twitter y la segunda hace tiempo, de parte de nuestro apreciado dr. Zaïus, he creído conveniente ver estas películas por ser la semana del Día de Brujas y estar sugestionada por toda la gente que festeja, si bien a mí las festividades del Gran País del Norte me hinchan las pelotas. Y todavía más, la gente que las festeja como si no tuviéramos ya suficiente colonización cultural proveniente de tan lejanos territorios. Pero bueno, a veces me canso de reflexionar; necesito divertirme un rato.

   En fin, que son dos películas que me gustaron, aunque no son de las clásicas en cuanto a su género. Bueno, no estoy segura acerca de World War Z, porque no parece haber consenso sobre algunas cosas en cuanto a los zombies, analizando las películas que he visto sobre el tema hasta el momento, y entonces no sé muy bien qué es o no clásico. Pero, para comenzar, acá parece haber un intento de explicación científica bastante acabado, en contraste con las demás, que se limitan a insinuar la infección de algún fantasmagórico virus del que nunca llega a estar muy claro el modo de transmisión, ni de cómo es posible que un cuerpo muerto transmita nada. Bueno, acá tampoco; si no no sería una película de zombies sino de ciencia ficción, ¿no?

   Pero en World War Z hay bastante ciencia. Por momentos se parece un poco a Contagion, siempre que uno recuerde el hecho de que los tipos están muertos: siguen sin explicarse los hechos que, en sentido estricto, no deben ser explicados, en beneficio de los zombies.

   El dr. Zaïus opina que no, que queda claro que en esta película no son verdaderos zombies, sino infectados. Yo no estoy de acuerdo ¿No dice una de las doctoras, sobre el final, que las bacterias necesitan transmitirse por cuerpos vivos (implicando ésto que los tipos están muertos)? Voy a tratar de mirar de nuevo, si tengo el tiempo, para ver si malinterpreté.

   A propósito. Si no están muertos, ¿para qué hay que darles precisamente en la cabeza para “matarlos”? A cualquier cristiano le perforás el estómago con cualquier objeto punzopenetrante a mano, y funciona de lo más bien. En esta película, sigue habiendo que embocarlos en medio del cráneo para liquidarlos. Y, ¿qué pasa con el cerebro de los zombies, que no son racionales, pero no pueden existir sin un cerebro intacto? ¿Para qué quieren el cerebro? De últimas, ¿qué no está el cerebro tan muerto como todo lo demás? Para pensar… ¿Me entiende, dr. Zaïus?

    En cuanto a las “más prolijas” explicaciones científicas que proporciona esta película, tengo que decir que me encantó la escena en donde Brad Pitt, recluido con los científicos en instalaciones de la OMS, tiene que ir al sector en donde están los virus de las enfermedades letales para inocularse con alguna, y no resultar un platillo delicioso para los zombies. Me maté de la risa. “Zombies de mierda, salgan del medio que voy tarde a contraer el SARS”, ja ja, ¡para morirse! También me encantó lo de la vacuna que se inventa para combatir el “virus zombi” (cualquiera que sea). Me pareció algo realmente muy ingenioso. Como el intento de explicación del principio, acerca de cuál podría ser el Virus Zombi: una mutación del de la rabia o similares… ¿Ve, doctor Zaïus? ¿Costaba tanto darles a los zombies algo más de dignidad?

   En fin, que lo que no me gustó de esta película fueron dos cosas: demasiados efectos especiales para los zombies, que pudieron haberse vuelto más rápidos a lo largo de todas las películas que se hicieron, pero no tan rápidos que se puedan mover casi a la velocidad de la luz, y tan fuertes que más que zombies parecen drogados con heroína. Además, ¿para qué exagerar tanto que los síntomas aparecen a los diez segundos? Innecesario. La otra cosa: Brad Pitt podía usar el pelo corto y resultar más conspicuo y dar más dramatismo a su papel; tiene cincuenta años y todavía es un hombre atractivo; no necesita parecer un surfista californiano a todas horas. Distrae. Qué hombre pelotudo…

   En cuanto a Deathgasm, la otra película de la que hablaba, estoy contenta. Al principio no quería verla porque el título no me convencía, pero luego de la recomendación en Twitter, pensé que no perdía nada arriesgando media hora, y después me quedé por el resto de la película. Y me gustó; muchos momentos cómicos, con un humor ingenioso y a veces negro, bizarro, ridículo, y finalmente una recreación verdadera de esa pelotudez repetida cien mil veces desde que el heavy metal apareció y que relaciona esta música con la adoración del demonio ¡Después de tantos años de películas de terror, alguien se dedica a este infame mito urbano para trabajarlo “en profundidad” y darle por fin al heavy metal su propia película! Y con humor… Me encantó. A mí siempre me ha gustado el heavy metal; desde que era adolescente, seguramente por esa profunda veta de desencanto y rebeldía que porta, y de mayor, ya sin esa necesidad de rebeldía, por las toneladas de buena música que a veces la propaganda no te deja ver (o más bien escuchar). Aunque, como dice una de las protagonistas, no soy fan del grind, el death metal, el death metal… Es decir, aunque no soy una “metal head” en sentido estricto. Pero quedé chocha cuando vi al fin una película inspirada en heavy metal, demonios… con poseídos que algo de zombies tienen, creo yo, y más desde el momento en que recuerdo los zombies del vudú… Y como dije, muchos chistes bastante ingeniosos… Esa pelea con consoladores que me recordó al bigotito volador de Johnnie dies at the end.

   Hacé como yo, dale media hora. Quizás no te arrepientas. Y mirá World War z, también; vamos a cerrar este debate sobre los zombies de una vez por todas.

¡Banda de sonido muy pulenta!  

Anuncios

4 pensamientos en “Deathgasm & World War Z

  1. Dr. Zaius

    Para conocer la fisiología de los zombies hay que ver el final de la primera temporada de The Walking Dead. Lo que tienen activo no es el cerebro (ya que no piensan), sino el tronco cerebral (la parte más primitiva) que los impulsa a comer y deambular (en busca de comida). Como dijo Albertito Einstein: “Para ser soldado sólo basta el tronco cerebral”.

    Me gusta

    Responder
    1. nadieavatar Autor de la entrada

      ¿Y qué pasa con todas las películas previasss? Esto no tiene seriedad, doctor. ¿Había que esperar tanto? Pero bueno, la explicación es lógica. El problema siempre termina siendo el tronco…

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s