The martian

images   Lo prometido es deuda. Después de haber visto anunciada y reseñada esta peli POR TODAS PARTES, me he sentido sugestionada y me decidí a verla. Esperaba lo usual en películas de este estilo; espectaculares efectos especiales, escenografías que te quitan el aliento, música incidental de lo más dramáticas y un par de incidentes catastróficos que un niño de cinco años no tendría ninguna dificultad en caracterizar como bolaceros y definitivamente idiotas. Todo a pesar de que me encanta, ME ENCANTA Matt Damon y todo lo que hace (véase al menos, y por decir lo menos posible El talentoso señor Ripley). Como tantas otras veces, me equivoqué estrepitosamente, gracias a Dios. Ahora voy a ver las demás reseñas a ver si andaba muy descaminada.

   Me encantó esta peli. No le falta nada. Detalles técnicos en abundancia pero necesarios y, hasta donde yo puedo entender, oportunos y acertados; la escenografía y efectos inevitables desde que, como es de público conocimiento, el muchacho está en Marte; no tengo nada que decir de la música y de las tomas en exteriores; yo no sé cómo será Marte pero me lo imagino bastante, bastante parecido… Y cuando el muchachito se queda solito mi alma en otro planeta, sin comida ni agua, sin comunicación, y con una muerte bastante espantosa en perspectiva, se te olvida cualquier otra crítica que quieras hacer. Eso sí, qué suerte para la película que se le ocurrió lo del videolog (vlog, que le dicen) que si no todo el asunto se pudo haber transformado rápidamente en un embole de proporciones épicas. Pero eso está muy bien pensado. Le criticaron tanto a Interestellar que por momentos fuera un poco aburrida a propósito de esto mismo, pero, ¿no se le ocurre a uno todo género de pelotudeces mientras está en la cola del banco, esperando para pagar los impuestos? ¿Qué molesta de las reflexiones, imposibles de visualizar para ninguno de nosotros, por parte de esta gente que se está dando de cabeza contra las mismas cuestiones que los físicos sólo han podido ver a través de cálculos matemáticos? ¿Es que nuestra capacidad de abstracción se ha perdido por completo?

   No me puedo sacar de la cabeza la cara del querido Matt sobre el final de la película, cuando se tiene que encerrar dentro de esa cápsula reducida a su mínima expresión para reducir el peso y poder eyectarlo del planeta, con la cúpula cubierta apenas por una membrana (para salir nada menos que al espacio exterior, por Dios del cielo). Su cuerpo estragado por la inanición, el rostro barbudo como el de un Robinson Crusoe desposeído y abandonado como ningún otro en la historia… Te la regalo, amigo mío; ya me pueden esperar a mí para ir a Marte, el día que las ranas críen pelo. Y las familias… ¿cómo alguien con familia se ofrece a semejante viaje? Yo no quisiera pasar el resto de mi vida imaginando a mi amado padre o mi querido esposo muriendo quemado, su cadáver irreconocible flotando en el espacio exterior. Los que creemos en la vida después de la muerte… Terrible.

   Una peli para disfrutar, y para pensar mucho.

AHORA BIEN, QUE NO TODO ES LECHE Y MIEL EN EL ESPACIO EXTERIOR

   Cosas que me molestaron de The Martian:

  • Yo no soy una hablante de inglés experta; me las arreglo para entender lo que leo y a veces escribo bastante bien, si me limito a cosas sencillas. Pero supuestamente la gente que se encarga del subtitulado de las películas tendrá al menos un cursito medio avanzado sobre esta lengua. ¿ALGUIEN LES PODRÁ INFORMAR QUE LOS SIGNOS DE PUNTUACIÓN SE USAN IGUAL QUE EN ESPAÑOL? Sobre todo, cuando les encarguen el trabajo, ¿LES PODRÁN INFORMAR QUE SI LA PELÍCULA SE LLAMA THE MARTIAN, Y SE HABLA DE MARS TAN SEGUIDO, PROBABLEMENTE SE ESTÉN REFIRIENDO AL PLANETA, QUE SE ESCRIBE MARTE, Y NO AL DÍA DE LA SEMANA, QUE ES MARTES, Y QUE, SI LA MEMORIA NO ME FALLA, EN INGLÉS, ADEMÁS, ES TUESDAY? Una opinión, nada más.
  • Con respecto al final, ¿cómo el tipo se va a salvar haciendo un agujerito al guante para usar el aire del traje como propulsión? Hombre, con una película tan bien hecha, ¿no se les ocurrió nada mejor?
  • Me encantó que apareciera la encargada de relaciones públicas de la NASA, pero no me encantó que se la presentara como un personaje de tipo caricaturesco, cuando todos sabemos que toda esta bambolla que se está armando a propósito de todas estas misiones dirigidas a Marte, necesitan de la opinión pública como respirar. Quizás sólo soy yo que me paso de mal pensada, pero me entra mucha indignación cada vez que salen estos comunicados tan fantásticos con todo lo que se encuentra en Marte, que sí es asombroso e importante desde el punto de vista científico, pero que tranquilamente se puede seguir llevando a cabo con misiones no tripuladas (si es que de verdad nos es tan imprescindible). Se gastan miles de millones de dólares, cuando acá mismo tenemos humedales que están siendo depredados con el mayor salvajismo, y que dejan a MILLONES de seres humanos no sólo en la indigencia, sino en la necesidad de caminar kilómetros para conseguir agua potable, que debería ser la necesidad satisfecha más básica del ser humano. La verdad, con la película tan maravillosa me alcanzaba. ¿QUÉ LES PUEDE IMPORTAR A LOS HABITANTES DE TANTA ALDEA AFRICANA, SI EN MARTE HAY AGUA O NO? ¿NO SALE MÁS BARATO PROTEGER EL AGUA DULCE AQUÍ EN LA TIERRA? NI  A MÍ ME IMPORTA. AQUÍ EN ARGENTINA NOS CANSAMOS DE VER AVIONES QUE VIENEN A LLEVARSE NUESTRA AGUA DULCE, PORQUE ESTÁN POLUCIONANDO TODO EL RESTO.En lo personal, yo no necesito ninguna misión a Marte. Amo la ciencia ficción. Me fascina, la leo, la escribo, pero no necesito la fabulosa publicidad al final de la película, que nos muestra a todos demostrando una solidaridad, una alegría y una unión fraternal a propósito de un solo tipo, de un solo incidente que nos sirve para pensar que somos buena gente, y que probablemente todo el mundo olvide al día siguiente. Eso me pareció ingenuo, porque yo no vivo en un mundo de ciencia ficción; yo vivo en un mundo de intereses creados sobre un colchón bastante grueso de dinero de todas las denominaciones. Me pareció ingenua toda la maravillosa y desinteresada colaboración entre China y Estados Unidos.No me gusta ser tan desencantada; de verdad que no me gusta y me causa dolor. Yo quiero creer. Yo necesito creer. Pero pienso que, de lograrse esta colonia en Marte, muchachos, no todos nos aprovecharemos. Es más, casi nadie lo hará. Incluso me pregunto qué es lo que se busca con esta colonia en Marte. Sin ir tan lejos, qué se busca con la colonia en la Luna. ¿Sabían que la luna está llena de Tritio? Averigüen. ¿Quién puede buscar el tritio, con su tremendo potencial para usarlo como combustible? Pero bueno, no nos hagamos esa pregunta ahora; esperemos la peli, que es sólo ciencia ficción. Por ahora.

      ¿Una cancioncita, así no te dejo tan triste?:

Anuncios

2 pensamientos en “The martian

    1. nadieavatar Autor de la entrada

      ¿Pero qué tiene? Es una película de múltiples implicancias y posibilidades de sacar el cuero prácticamente hasta el infinito. De hecho, me gustaría verla otra vez porque para comentarla daba la versión que vi, pero no tenía buena calidad en lo visual y valdría la pena.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s