La zona muerta

   Por ahí viene unimages cirro. Los cirros son nubes con forma de cola de caballo que se desparraman en abanico por el cielo cuando hay buen tiempo, y que más parecen hechos de arena que de vapor de agua. Arena pesada; el viento se lleva a los cirros con dificultad, como si los amara mucho y entendiera que en ocasiones es mejor retirarse con gracia, o acaso para no ser como los perros viejos.

    Los cirros son como felpudos abandonados en el aire, con los que uno se tropieza continuamente cuando está sentado frente a una ventana y quiere trabajar, o cuando uno va por la calle y hay un lugar adonde debe ir y el día está precioso, o cuando está deprimido. Si no, los cirros son como las frazadas en las que uno se envuelve en pleno invierno, para leer al sol, en el patio.

   Los cirros son parte de mi primer recuerdo. Date cuenta de lo pesados que deben ser, más firmes que la arena pesada, tan firmes que el tiempo no puede con ellos, yo no puedo con ellos, y si alguien guarda esto cuando me muera, quizás hasta se descubra que son eternos.

Esta entrada acaba de aparecer en Twitter:  https://twitter.com/EscritoresHisp/status/664265389191204864

Felicitaciones a mí

Anuncios

6 pensamientos en “La zona muerta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s