Manifiesto: ¡cabrones del mundo, uníos!

   El día de hoy, como está nublado, caluroso, húmedo, feo, una porquería, he decidido que es el momento perfecto para inaugurar la nueva categoría de este blog, la cual definitivamente no tendrá más remedio que ser una nave de combate en la que mucha gente querrá embarcarse, en estos tiempos tan ajetreados de la vida moderna… Abran paso a la nueva y discriminada clase social:

LOS SOLTEROS SIN HIJOS

SÍ SEÑOR ¡DESDE HOY DEDICARÉ TIEMPO A HABLAR DE NOSOTROS, NUESTRAS ANGUSTIAS E INQUIETUDES!

LOS QUE HEMOS DECIDIDO NO SUCUMBIR A LA PROPAGACIÓN HISTÉRICA DE LA ESPECIE MERECEMOS NUESTRO ESPACIO.

Así que acá va, para empezar,

NUESTRO MANIFIESTO:

1. Nosotros no estamos casados, porque decidimos no estarlo. A no romper las pelotas con reuniones con los padres, lavar calzones o boicotear salidas con amistades. O cualquier clase de salidas.

2. Nosotros no tenemos hijos, porque decidimos no tenerlos.

a) A no romper las pelotas con tus hijos, che pareja; que los cuide la madre o el padre, que para eso están. No trabajaremos en negro cumpliendo roles que nunca buscamos; no mendigaremos aprobación.

b) A no romper las pelotas con tus hijos, che vecino; cuidátelos vos, que si tenés la boca grande para decir “vos no sabés porque no sos madre”, habrás tenido el cerebro grande para pensar antes de serlo. Junto con otras cosas. A diferencia de lo que todo el mundo piensa, los solteros sin hijos sabemos muy bien qué significa tenerlos; por eso precisamente es que no los tenemos. En consecuencia no tenemos la obligación de soportar los hijos ajenos. 

c) A no romper las pelotas con tus hijos, che amigo, che pariente. Nosotros no tenemos hijos, porque decidimos no tenerlos. No estamos al pedo, no tenemos por qué ser generosos, y nuestro cariño por vos no nos genera las mismas obligaciones que contrajiste sin preguntarnos.

   Los solteros sin hijos estamos perfectamente al tanto de que de viejos sólo contaremos con nosotros mismos. Independientemente de lo que colaboremos en la crianza de otros, sabemos que estos niños cuidarán, como corresponde, primero a sus padres. Y nuestro turno lógicamente difícilmente llegue. Pero como somos gente cojuda y valiente que se hace cargo de sus decisiones, a diferencia de mucha gente con hijos, no nos quejamos. Nos bancamos nuestra propia vida sin pedir nada a nadie, y no seremos chantajeados por gente que primero tiene hijos, y después te mira como si vos tuvieras la obligación de querer cuidarlos.

3. Exigimos que aquellos lugares que explícitamente aclaren que no se permite la presencia de niños, lo hagan respetar, tales como gimnasios, salas de espera y cualquier otra cosa que se te ocurra, como esas aerolíneas que escuché en la radio. Somos conscientes de que hoy en día el ochenta o noventa por ciento de la población mundial está compuesta por gente de menos de veinte años, parece, pero como hay espacios en los que se aclara que no son adecuados para menores de edad, NO NOS IMPORTA.

   Los solteros sin hijos queremos que en esos sitios se respeten los derechos de los que no nos bancamos a estos seres asilvestrados, que pululan por ahí sin control alguno de los supuestos responsables. El cuidado de los niños que no están en situación de riesgo, no es responsabilidad de toda la sociedad, sólo de los padres.

4. En todo momento sintámonos con derecho a interrumpir a cualquier palurdo que, sea cual sea la situación que se esté discutiendo, pretenda cerrar la cuestión diciendo “hay que ser padre para saber”, ya sea que se esté hablando del horario de salida en los boliches o de la fisión del átomo.

   LA GENTE SOLTERA Y SIN HIJOS ES SOLTERA Y SIN HIJOS; no somos psicópatas; sabemos lo que son la piedad, la compasión y los sentimientos. La gente debería dejar de pensar que es superior sólo porque ha hecho algo que también los gatos, los ratones y las arañas pueden hacer con total facilidad. Muchas veces los mayores actos de crueldad hacia los niños, son protagonizados por sus propios padres. Hay hijos de puta en todas las circunstancias sociales.

5. Creamos en nuestra libertad y no permitamos que nadie nos haga sentir incompletos o egoístas, sólo porque tomamos la decisión de explotar todas las posibilidades que el mundo nos da hoy para obtener bienestar, sin aceptar la receta que la sociedad nos dio. El mandato social es justo eso; es para la reproducción de una sociedad.

   Nosotros, los solteros sin hijos, somos individuos, y queremos crecer como individuos. No tenemos obligación de aceptar lo que se nos ordena; somos adultos. Muchas de las tradiciones que la sociedad alienta, aniquilan completamente cosas muy bellas que la gente es capaz de hacer cuando actúa por sí misma. Una de esas cosas es el pensamiento individual, que conduce a la producción artística y muchas veces a inventos que mejoran esa misma sociedad, que tan restrictiva suele mostrarse.

   Una persona sin hijos y sin pareja no deja de ser una persona; es una vergüenza que esos seres que tan sensibles declaran ser, no puedan recordarlo.

6. Los solteros sin hijos somos responsables. Aceptamos todo lo que dice arriba y nos hacemos cargo de las consecuencias, EN TODAS LAS IMPLICANCIAS DE ESAS DECLARACIONES SIN OLVIDAR NINGUNA DE SUS PARTES. No diremos todo esto a la ligera; nos haremos cargo de todas las consecuencias sin protestar. No somos como Bridget Jones; no somos lo que somos porque no hay más remedio; no estamos buscando. Sabemos que será muy duro para nosotros. Pero también le reclamaremos a los responsables padres de familia que sean justo eso. NOSOTROS SOMOS LOS SOLTEROS SIN HIJOS. NOSOTROS SEREMOS LOS ÚNICOS QUE NOS COMPORTAREMOS COMO TALES.

7. Aunque no los soportemos ni durante cinco minutos, esto de ninguna manera quiere decir que somos capaces de perjudicar a los niños. Por el contrario.

   Asumirnos como solteros sin hijos, muchas veces implica pensar en los niños inocentes que ninguna necesidad tienen de padres ineptos. Una persona con hijos, aunque sea soltera, no puede comportarse como soltera; algo que mucha gente no entiende. Es estar a dos aguas; un soltero sin hijos no tiene obligación alguna de preocuparse por los niños ajenos, como decimos más arriba. Pero una persona con hijos nunca será verdaderamente soltera. Y tiene con respecto a esos niños CADA OBLIGACIÓN POSIBLE DE IMAGINAR. ESTO DEBE SER ANALIZADO CON MUCHO CUIDADO POR TODOS LOS SERES PENSANTES.

   Los solteros sin hijos sabemos que no seremos funcionales como padres PORQUE AMAMOS NUESTRA LIBERTAD. Muchas veces, a pesar nuestro. Es una más de las razones por las que no tenemos hijos. Muchos de nosotros, además de no soportar a los niños, sabemos que no debemos. Es una decisión que necesita ser tomada cuanto antes, en beneficio de todos los involucrados. Y los solteros debemos aceptar que esto nunca nos será reconocido.

8. Por último, y como también lo dije más arriba, los solteros sin hijos somos gente aguerrida, que sabe cuidarse sola. Pero envejeceremos, como todo el mundo, y acaso necesitemos ayuda. Muchos tendremos familias amorosas que respetaron nuestra elección de vida y nos amaron como somos; muchos no.

   Los solteros sin hijos, en todos los casos debemos cuidarnos entre nosotros. Como nadie más, tenemos la oportunidad de experimentar el verdadero amor desinteresado y la verdadera generosidad. Y hasta la verdadera familia ensamblada. Para quien lo quiera buscar, aunque no sea visible a simple vista, hay mucho amor en el mundo, para todos nosotros.

   Y como nadie, los solteros sin hijos tenemos la posibilidad de demostrarlo, puesto que hacemos lo que nos da la gana, siempre que se nos da la gana, y nos pasamos por la raya peluda del culo lo que cualquiera pueda pensar. Figurate lo que te queremos, cuando te queremos.

   Y ahora me voy al gimnasio, joder, ¡a ver si están otra vez esas pelotudas con sus críos de mierda! Otro día la seguimos; ahora que se terminó la parte solemne, ¡te prometo que nos vamos a divertir!

Anuncios

6 pensamientos en “Manifiesto: ¡cabrones del mundo, uníos!

  1. Dr. Zaius

    Dijo el maestro Rajneesh: “El estado meditativo es la valentía para estar en silencio y a solas”.
    Tener hijos no garantiza que te cuiden y amen en la vejez. Muchos ancianos son desterrados en asilos.
    Los solteros sin hijos elegimos no contribuir a la reproducción transgeneracional de los males de la humanidad. ¡Yo decido que la cadena de dolor se corte conmigo!
    A Wilhelm Reich le preguntaron cual era el problema de los niños: “Las madres”, respondió.
    (Aclaración: el Dr. Zaius quiere mucho a su mamá y la tiene en gran aprecio). 🙂

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s