Los incomparables sandwiches de huevo y anchoas

sandwich-653679__180   Para el día de mañana en casa del Dr. Zaïus, estás especulando con hacer estos magníficos e incomparables sandwiches, cuyos ingredientes, escuchados cierta vez por la radio, no dejan de hipnotizar tus papilas gustativas cual canto de sirenas culinario.

   Como primer paso para enfrentar este agradable cambio en la rutina de los sábados, debés en primer lugar los ingredientes que no deseás dejar en manos del Dr. Zaïus, como ser los huevos y el pan de los sandwiches. No por nada en especial, sino porque, bicho de ciudad al igual que vos, sabés que en el Super contiguo a su domicilio, sólo podrá conseguir esos huevos tristes y de deslucido aspecto, con un anémico color de yemas que recuerda al de un canario delgadito y casi transparente. Así que rápidamente, para que no tenga tiempo de nada, agarrá el teléfono y aclarale que deje los huevos tranquilos, que vos te vas a ir a lo de Alberto y le vas a pedir media docena de los suyos tan hermosos, cuatro de los cuales vas a hervir en el jarro enlozado y vas a llevar ya cocidos, con el fin de evitar que se rompan por el camino.

También decile que no compre el pan, ya que en una ocasión, paseando con el Gran Rulemán, él compró en una panadería cercana a tu casa una hermosísima y dorada hogaza de pan casero, muy superior al pan que vos y el Dr. Zaïus podrían encontrar en el Super, si bien su pan casero es también muy delicioso.

bread-1393447__180   La idea de emplear este pan es tuya. Nadie dice que no se puede emplear pan de miga común para hacer estos sandwiches; de hecho, no hay nada en el mundo que supere a los deliciosos sandwiches de miga, con la probable excepción del choripán. Pero es que conociendo lo delicioso del pan casero del Super, te pareció que sería ideal para contrastar con el fuerte sabor de las anchoas y complementar el delicado gusto de la crema que vas a conformar con la mayonesa y el huevo duro, dándole además un aspecto muy generoso y rústico, pero mundano.

   En efecto, no se trata de cortar el pan en rodajas, untarlas con mayonesa y después dedicarse a desparramar a mansalva rodajas de huevo duro y filetes de anchoa. No. Vas a agarrar la ensaladera blanca, le vas a decir al Dr. Zaïus que saque los garfios que te vas a ocupar vos, vas a volcar adentro un envase de doscientos veinte o doscientos cincuenta gramos de mayonesa, y vas pisar ahí, con un tenedor, los cuatro huevos duros que hiciste, junto con el jugo de medio limón y media cucharadita tamaño té de sal. Fijate, que puede ser más. Todo depende de cómo te guste. No le preguntes al Dr. Zaïus, que come todo desabrido. Podés añadir unas hojitas de perejil muy finamente picado, si te parece, pero ojo que todavía faltan las anchoas, de pronunciado sabor, que es bastante mal lpotato-salad-415117__180levado y no se le da bien cualquier cosa. Podrían ser, sí, unas tiritas de morrón. Si queda bien con el atún y el jurel, no sé por qué no se va a llevar con las anchoas. Una vez que tengas lista la mezcla de huevo duro y mayonesa, entonces, dejala descansar en la heladera mientras te ocupás del pan, y le decís al Dr. Zaïus que si lo agarrás comiendo con una cucharita va a saber cuántos pares son tres botas.

   Sobre una asadera grande, dedicate a cortar el pan transversalmente, o sea de arriba a abajo, en forma de largas rodajas, lo más finas que te sea posible. Una vez cortado todo el pan de esta manera, agarrá las rodajas que te hayan quedado del mismo tamaño y untá una con la crema de huevo duro. Encima, le ponés uno o dos filetes de anchoa, y si te parece algunas gotitas de aceite de las anchoas. Tapá con la otra rodaja y apretá un poquito, y claro, como las rodajas más grandes te van a dejar con un sandwich enorme, incómodo para comer, cortá esos sandwiches por la mitad y todo bien. Cuando hayas terminado con todas las rodajas, poné los sandwiches en otra asadera, para que queden lindos y bien presentados, ostock-photo-closeup-of-anchovies-in-an-opened-tin-can-on-wood-with-a-fork-272997344 dentro de un tupper grande con tapa, para que no se vayan a secar dentro de la heladera. No hagas pavadas como ponerle un asqueroso repasador húmedo encima; con el tupper bien cubierto es más que suficiente y no corrés peligro de incluir en la receta algunos viruses y bacterias, que no son parte de la receta original. Bueno, el Dr. Zaïus te puede ayudar a hacer los sandwiches, total lo tenés a la vista.

   Y eso es todo; son sandwiches, qué querés, no voy a escribir un libro. Vos podés usar tu propio criterio y emplear algunos ingredientes más, como algunas aceitunas y una rodaja fina de tomatito, por ejemplo, que seguro queda rico. Incluso esto mismo lo podés poner arriba de una pizza, y queda que ni te cuento.

   También podés hacer el pan con esto mismo adentro, pero eso te lo cuento otro día, que ya me está dando hambre.

getfileattachment

(Imágenes de Pixabay. La foto de estos sandwiches de acá arriba, que son de paleta y queso con huevo duro, aceitunas y tomates, es cortesía del Dr. Zaïus, que cobró su tarea en especies.)

Anuncios

12 pensamientos en “Los incomparables sandwiches de huevo y anchoas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s