Los insidiosos Frankfurt

hot-dogs-246089__180   El día de la fecha, ya que has decidido dejar de comer harina definitivamente y aún te queda medio paquete, podés resolver anular la amenaza de una vez y preparar estos deliciosos y tentadores Frankfurt, para celebrar tu abandono del camino de la perdición con algo absolutamente pecaminoso.

   Para comenzar, debés dirigirte de inmediato al Super, ya que como todo el mundo sabe los Frankfurt son los hermanos sofisticados de los panchos, y llevan salchichas. También llevan mostaza, la cual no tenés, y has resuelto ponerle también finas rodajas de algún queso barra que sea bello untuoso y si es medio picantito mejor, que ese tipo de cosas le viene muy bien a las salchichas, especialmente hoy en día que ya no traen el mismo sabor. Y dije MOSTAZA; les podés poner ketchup si querés, sobre todo si optás por salchichas Würsten, pero no se te ocurra hacer chanchadas como el Gran Rulemán, que les pone salsa golf. Con esa boca besa a su madre…

   Entonces, como ya te dije, andá para la góndola de los embutidos y agarrá un paquete de salchichas; seis o doce (que quede en tu conciencia). Acto seguido pasá por la sección de fiambrería, ahora que no hay mucha gente, y pedile a la señora gorda que te dé cien o doscientos gramos de queso barra (y que quede en tu conciencia también). Luego seguí viaje hasta la sección de verdulería. Pedile a Gonzalo que te pese tu bolsita con tres hermosos tomates redondos, o andá a saber qué tan tomates serán, si ahora es todo transgénico… también llevate un brócoli, el cual vas a hacer al vapor, junto con una zanahoria. Como vas a comer un plato más bien salado y no tan liviano, conviene que lo acompañes con una ensalada bien fresca. steam-1269716__180

   El tomate va fresco y cortado en cubitos muy pequeños; el brócoli y la zanahoria, al vapor, y vas a aderezar todo con vinagre, sal, y uno de los sobres de deliciosos aceites saborizados que te regaló el Dr. Zaïus. Usá el que tiene gusto a orégano, o el que tiene gusto a ajo. Bueno, también puede ser uno de albahaca y uno de ajo.

   Una vez que pongas las cosas al vapor para hacer la ensalada, ubicá las salchichas en un jarro para hervirlas. Primero, porque la de las salchichas no es del tipo de grasa sabrosa que podría aderezar la masa favorablemente. Segundo, porque aunque los Frankfurt no sean un plato light no hay ninguna necesidad de exagerar y empeorar las cosas. Dejá las salchichas en el agua hirviendo hasta que veas que la piel se parte; además de que van a soltar más grasa, van a quedar más sabrosas. Dicen que la pasta para las salchichas suele traer bastante harina, así que siempre elegí salchichas de muy buena calidad. Los pedazos de tripa, orejas, gusanos y pelo de rata no importan, que dan buen sabor.

   Para hacer la masa, a fin de no enchastrar tanto, agarrá una de las ensaladeras transparentes y volcá dentro tu medio kilo de harina LEUDANTE, y agregá una cucharadita de tamaño té de sal, un chorro largo de aceite, si tenés de oliva mejor, y uno de agua. Si la harina tiene que ser leudante no sé, pero vos tenés harina leudante. Además, ojo con la harina común, que no sé qué tan duro puede llegar a quedar. Mezclá bien con un tenedor todos los ingredientes, y cuando ya estén bien integrados terminá de amasar con la mano, siempre dentro de la ensaladera. Cuando tengas un bollo más o menos liso, espolvoréa harina sobre la mesada y seguí allí.

bread-of-dead-mexico-989160__180   Al tener un hermoso bollo liso y refulgente lleno de químicos, como corresponde, separalo en bollitos redonditos más pequeños, todos del mismo tamaño, y luego estirá cada uno con el palote hasta que quede muy finito, casi como para strüdel. Dado que la harina es leudante, no te preocupes porque vaya a quedar poca masa, que después va a subir un poquito. Sobre cada disco, vas a poner una capa bastante grosera de mostaza, porque te gusta mucho, una o dos fetas de queso y una salchicha hervida entera. Acordate de dejar un borde limpio alrededor del relleno, que lo último es envolver la salchicha. Mojá ese borde limpio con un poco de agua. Cuando hayas hecho eso, cuidadosamente hacé un rollito con la masa, tratando de ir uniendo la masa sin dejar aire, juntá los bordes mojados de agua, para arriba o doblando para el costado, como te guste, y apretalos suavemente. Para más seguridad, podés apoyarles un tenedor o incluso hacerles un repulgue. O podés enrollar, pero me parece que quedaría mucha masa. Todo depende de qué tan grandes te hayan salido los discos. Hacé lo mismo con todas las salchichas, disponé los Frankfurt en una asadera pintada con aceite y llevalos a horno suave hasta que doren. Si te quedó masa, la guardás en la heladera dentro de un tupper bien cubierto, que después te digo más cosas para hacer con ella.

   Y eso es todo. Al momento de contarte esto, yo todavía no hice los Frankfurt, porque si te cuento después se te hacen las tres de la tarde, por lo que no puedo asegurar de manera fehaciente que el resultado de este procedimiento vaya a ser el ideal. Pero acá tenemos una masa parecida a la del pan, salchichas, queso y mostaza. Si el repulgue se te revienta un poquito o resulta que la masa se te infla alrededor de la salchicha y no queda tan lindo, te apuesto veinte a una que vas a hacer lo mismo que estoy pensando yo; agua y ajo, y lo acompañás con la ensalada que también está riquísima.

   No todo es apariencia en la vida.

(Imágenes de Pixabay)

Anuncios

6 pensamientos en “Los insidiosos Frankfurt

  1. El Gran Rulemán

    En primer lugar, le pongo salsa golf a los panchos, nunca a los Frankfurt!!! Y en segundo, ud sabe que no acostumbro hacer demostraciones afectivas como el beso, ni siquiera a mi madre!!!.

    Me gusta

    Responder
    1. nadieavatar Autor de la entrada

      Cómo voy a saber que no le pone salsa golf a los Frankfurt, con esas asquerosidades que hace. ¡Lo otro es un lugar común, una forma de decir! Ya sé que usted vive escondido abajo de las piedras como los bichos bolita…

      Me gusta

      Responder
  2. Dr. Zaius

    ¡Como Superman!
    Hay que decir que los Frankfurt de donna Nadie (R) tenían (tiempo pasado) mejor apariencia que los de la foto. Y el sabor era impresionante. ¡Felicitaciones por otro acierto cocinativo!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s