La intrigante ensalada enlatada de la Base Antártica

 CZw5qYJW0AADR9n  El día de la fecha, dado que te enteraste de que a la Base Antártica Orcadas ha llegado la nueva delegación que se va a quedar este año en los helados parajes, has decidido festejarlos escribiéndoles algo alusivo, tal como hiciste con Scott Kelly y sus trescientos días a bordo de la Estación Espacial Internacional. Como no pudiste encontrar en el blog Tierra de pingüinos alguna información específica, o que ampliara lo que ya les dedicaste en tu primera entrada para ellos, decidiste inventarles alguna cosa rica que ellos pudieran reproducir por sí mismos para celebrar, dado que, una vez más, te es imposible mandarles una botella de sidra de tu parte. Tal cosa es esta deliciosa ensalada, que has nombrado de esa forma en su honor, y dados los componentes.

   En efecto, luego de unas sesudas reflexiones, y de ver un video que sí encontraste en el blog Tierra de pingüinos (acá está el enlace del video: ), llegaste a algunas conclusiones fundamentales, y muy a propósito para inventar la receta. Unas te alegraron y otras no. A saber:  

  1. Es muy bueno que a los muchachos los dejen tomarse un traguito de vez en cuando. En el video sale un bar muy bien surtido. También ponen una foto de uno de los muchachos al lado de un buen número de packs de latitas de cerveza, la cual, en tu opinión, es un elemento de primera necesidad en cualquier circunstancia. En especial si es cerveza negra. Y si uno se pasa todo el año con temperaturas bajo cero. A esto lo vas a aprovechar para sugerirles una estimulante bebida.
  2. Mayormente lo que se ve en el video son, como es lógico, cosas envasadas y empaquetadas de todas clases. Arvejas, puré de tomates, fideos, cosas en paquetes que no se pueden distinguir y latitas de atún, cosa muy buena, aunque por tu parte pensabas que a los muchachos los dejarían agarrar algún pescadito de vez en cuando, con la cantidad de buques japoneses que andan dando vueltas por ahí todo el tiempo.
  3. En una de las imágenes aparece el cocinero, y detrás de él alcanzan a divisarse lo que parecen ser un par de bifes, por lo cual se puede suponer que entre los suministros les mandan algo de carne. Pero te gusta más la idea del atún.
  4. En otra de las imágenes deben estar teniendo alguna fiestita por algo, ya que aparece una mesa con muchos platos, entre ellos empanadas, pizza, y cabe suponerse que las cosas normales de cuando cualquiera de nosotros tiene una celebración, incluyendo mayonesa; algo que te hizo acordarte de Scott Kelly y casi se te pianta un lagrimón. Es decir, porque los astronautas tienen que comerse casi todo apretando una bolsa. Como a veces hacés vos con la mayonesa, pero de puro chancha. En la ensalada, podés usar mayonesa.
  5. No viste verduras frescas, que a lo mejor tienen, pero tal vez no en cantidad apreciable como para que las hayas podido ver por ahí. Así que, lamentándolo mucho, la ensalada no tendrá verduras frescas ni al vapor: lo cual requeriría de verduras frescas previas.

   Así que lo que le vas a dedicar a los muchachos de la Base, es un plato de puras cosas enlatadas. Ellos pueden ver lo que vos le ponés, y todo caso eligen lo que más les guste, o les ponen menos cosas, o más cosas, o diferentes cosas.

   Primero, que los muchachos abran el número de latitas de atún que consideren necesarias, y las mezclen con una latita de choclo amarillo, preferentemente entero y no cremoso. El choclo cremoso en latas es un crimen contra la humanidad. Después, ya que tienen mayonesa, que le pongan también un par de cucharadas, o las que gusten. Si tienen morrones enlatados, que les fileteen algunos también, y lo mismo si tienen aceitunas, y dado que los sábados son de pizza, se supone que sí tienen. Lo que quieran, ya saben, sin ninguna presión sobre el tema. Lo mezclan bien todo con una cuchara y lo dejan esperar en la heladera. O arriba de la mesa con la ventana abierta, yo que sé. También pueden hacer el siguiente paso antes de hacer esta mezcla, para ahorrar tiempo.

   Pueden hacer dos cosas: o hierven fideos, mostacholes, tirabuzones o coditos, o arroz, o abren algunas latas de jardinera, porque todo va a quedar bien. En cualquier caso, debe ser algo con ese tipo de sabor harinoso, ya que lo que van a hacer con eso, es un colchón para la mezcla. Mezclan eso con otra cucharada de mayonesa, si lo quieren comer frío, o aceite o manteca o salsa blanca si lo quieren comer tibio, y hacen una base dentro de una asadera bien grande, y le ponen la mezcla de atún y choclo en una sola capa, encima, y lo tapan con más fideos, arroz o jardinera enlatada, aderezada con mayonesa, manteca o salsa blanca, otra vez, como si fuera una torta. O una lasagna.

   Como se ve, nada para romperse la cabeza y puede llegar a rendir mucho, sobre todo si lo sirven caliente, usando para aderezar, salsa blanca o manteca. Y lo que pueden hacer, en ese caso, y siempre suponiendo que tengan queso (debido, una vez más, a la pizza de los sábados), es colocarle un poquito arriba, darle a la asadera un golpe de horno, y dejar que el queso se derrita arriba de la manera más deliciosa, consiguiendo un precioso brillo dorado que cubra toda la preparación. Ni hablar si le ponen queso rallado, lo cual también pueden hacer si lo preparan para servir frío.

   Y eso es todo. Sólo una idea para el oficial cocinero, que a lo mejor está cansado y no se le ocurre nada, que no debe ser nada fácil alimentar a toda una horda hambrienta en la Antártida, en pleno recambio del personal de la Base, con todo el despelote que deben tener por el medio por muy militares que sean. Todo el mundo sabe lo que es una mudanza.

   Y si todavía no desembarcaron lo del bar y ya se terminaron todo, pueden optar por este exquisito trago, descubierto por accidente durante una cena con el Doctor Zaïus. Porque seguro que licor de melón y agua tónica tienen, y no se les había ocurrido tomárselos, y menos juntos. Pero de verdad queda riquísimo.

liquid-1210614__180   Agarran un vaso y le ponen dentro un cubito muy grande (este asunto no debería ser un problema por allá), añaden mitad de agua tónica y mitad de licor de melón. Como el licor es muy dulce y aromático y el agua tónica es amarga, se complementan perfectamente. Además, este trago corto o cocktail (me parece que eso debe ser) puede hacer que los muchachos se sientan muy transgresores y aventureros, porque como es verde, se pueden ilusionar con que están bebiendo ajenjo. Sobre todo si se sacan una foto y la publican; qué necesidad hay de que todo el mundo se entere de que se tomaron el licor de melón. Esos marineros noruegos pueden ser muy crueles.

   En cuanto al nombre, hay que esperar a que el Doctor Zaïus se pronuncie sobre el tema, dado que él trajo el licor de melón a la cena para empezar, pero es una opinión que tal vez él podría pensar en los esforzados trabajadores del Polo, y dedicarles el trago para brindar por su llegada. Si le parece.

   ¡Buena suerte, muchachos!

Anuncios

4 pensamientos en “La intrigante ensalada enlatada de la Base Antártica

  1. El Gran Gran GRAN Rulemán Balder, el Bello, envidiado hasta por los Dioses

    Que raro Don Nadie aconsejando tragos…,encima de color verde…¿qué nombre le van poner? ¿Cornelius y Zira?

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s