“¿Solo en casa?” Los solteros sin hijos y “Los niños del maíz”

   Buenas noches, amantes del silencio y la paz, el mobiliario de cuero y las paredes de color blanco. Aquí estaba yo, pensando en escribir un cuento muy elaborado, acerca de cuestiones existenciales, y vampiros y ese tipo de cosas… Pero por el momento, lo encuentro IMPOSIBLE. ¿Adivinan por qué? Sé que no, así que se los digo, como una especie de preámbulo, o preludio, o alguna clase de “pre”, destinada a “pre”disponerlos a ustedes al relato de nuestra próxima ordalía… Aunque, como dicen los norteamericanos, I’m sure I’m preachin’ to the fuckin’ choir!

images   ¿Qué oigo, entrando por la ventana para interrumpir mi concentración, igual que el gemido de los hijos de la noche? PUES EL AULLIDO INTERMINABLE DE LO QUE PARECE UNA MANADA DE MANDRILES EN CELO. Sí señor; no puedo determinar de dónde proviene, dado que es de noche y no se ve, y se oye tan lejano, que si saliera a la calle para identificar la procedencia, nunca conseguiría encontrar la calle… Pero lo he oído en la tarde, en horas de la siesta, así que conozco lo que es, y puedo decírtelo… Curiosamente, no son mandriles. Son no más de tres niños HUMANOS, abandonados en una azotea con su piscinita de plástico, para que asolen la existencia del prójimo, dado que sus padres no los soportan y han decidido abandonarlos al mundo y la contaminación auditiva, por lo que parece, sin importar no sólo sus vecinos, los cuales no tenemos ninguna obligación de padecer tales criaturas, sino tampoco los críos en sí mismos… los cuales, por cualquier circunstancia, en cualquier momento además, podrían decidir precipitarse intempestivamente al infierno ¡de donde nunca deberían haber salido!

   Creo que hay que decirlo; ¿qué pasa con la gente, me pregunto? Han pasado de no lavar sus trapitos sucios en casa, a restregárnoslos a todos por la cara, llenos de mierda y pestilencia, sin el mayor miramiento. ¿Por qué me vienen tantos rumores, de golpe, con tantas procedencias diferentes? Störtebeker, Alfredo para Twitter, comentaba que estando sentado en un bar, vio a una pareja discutir desaforadamente, con su niña allí mismo, mientras ella comía papitas. El Gran Rulemán, Balder Runemal para Twitter, se queja de incidentes muy parecidos a éste que estoy relatando, pero peor: sus vecinos abandonan a los niños en una terraza desierta durante toda la tarde, al sol, para que peleen y hagan la guerra entre ellos, mientras a su alrededor la gente procura, simplemente, existir en paz.

   Comprendo. No se puede tener todo. Pero si no se puede tener todo, ¿POR QUÉ LA GENTE ELIGE TENER AQUELLO QUE DEMANDA MÁS COMPROMISO Y MÁS SACRIFICIO, CUANDO DE HECHO NO TIENE NI TIEMPO NI GANAS DE HACER NI UNA COSA NI LA OTRA?

   Vengo de una generación que dice “El que quiere celeste, que le cueste”. Vengo de hijos de inmigrantes que “vinieron a hacer la América”, y están de ida y de vuelta de hacer todos los sacrificios imaginables por su familia. Estoy muy segura de que ninguno de ellos hubiera querido que sus descendientes pasáramos por tantas penalidades, para encontrar un futuro. ¿Pero es ésta la manera? ¿Sin nada de nada, de responsabilidad?

   ¿Qué aprenden esos niños de las terrazas? ¿Qué aprende esa chiquita en el bar, mientras sus padres se sacan los ojos frente a ella, como si no estuviera ahí? Yo retwitteo todos los mensajes que leo en pro de un mundo mejor, sin egoísmo, sin gente que no piense en el agua que bebe o los animales que mata, por deporte o por coquetería. Pero, ¿cómo les pasamos estos mensajes a niños acostumbrados a manejarse solos, y a no pensar en nadie más desde que tienen tres años? Niños sin apego; niños acostumbrados a que se los ponga en un lugar en donde, simplemente, NO MOLESTEN.

   Y los que tenemos derecho, porque no son nuestros, ¿tenemos que reprocharles esto a los padres? ¿Es necesario que nosotros les pidamos que sean responsables de sus condenadas crías, porque queremos dormir, o descansar, o realizar el trabajo productivo imprescindible para que la sociedad continúe, mientras ellos aparentemente están dedicados SÓLO A REPRODUCIR NÚMEROS, con una finalidad meramente estadística? Honestamente… Para ser una persona que ha decidido de manera consciente NO TENER HIJOS, tengo un número de preocupaciones excesivas, me parece a mí. Sobre todo en un mundo con un problema de densidad demográfica preocupante, para la cantidad de recursos que hay. Recursos de todo tipo, y principalmente, humanos.

   Así que propongo lo siguiente. Vamos a sacarnos todos la careta de una vez, y cambiemos el mandato social. Vamos a sincerarnos. NADIE quiere tener hijos. Si los quieren, es sólo durante los primeros dos años, cuando no son más que bultos que se pueden llevar y traer. Así que volvamos el tener hijos una actividad altamente impopular. O mejor aún. He visto que en algunas escuelas norteamericanas realizan un singular ejercicio: para concientizar a los adolescentes acerca de la paternidad responsable, los obligan a cargar con un paquete de harina durante no sé cuánto tiempo. Ese paquete de harina representa un bebé. Los adolescentes no pueden perderlo de vista en ningún momento, y tienen que responder por cualquier daño que el paquete sufra. A ver si hacemos lo mismo.

stock-photo-glass-bowl-of-wheat-flour-isolated-on-white-172214339

   Cualquier pareja que decida casarse, que sea obligada a cargar con el paquete de harina durante todo el tiempo que dure su compromiso. Un perrito no, porque al perrito lo van a abandonar igual. Que les sellen ese paquete de harina para que no lo cambien. Y ojalá que ese amor sea fuerte.

   Podrán discutir frente al paquete de harina, pero que le vayan a decir al juez que se lo olvidaron en el bar, o que un gato se lo hizo bolsa en la azotea.

   Y estoy segura de que el mundo será un lugar mucho mejor.

muffins-1009019_960_720

   He dicho.

(las fotos de pastelería, imágenes de Pixabay)

Anuncios

8 pensamientos en ““¿Solo en casa?” Los solteros sin hijos y “Los niños del maíz”

  1. El Gran Rulemán (hoy a secas)

    Bravo! Bravo! Bravo! Aplausos para Don Nadie!!!! Su pluma está cada vez más afilada…Me uno a la cruzada contra los engendros aulladores!!!

    Me gusta

    Responder
  2. Dr. Zaius

    ¿NADIE quiere tener hijos? ¿Estoy delirando, soñando o fantaseando?
    Debe ser un error que se le ha pasado, porque Nadie no hace bromas acerca de “eso”.

    Me gusta

    Responder
    1. nadieavatar Autor de la entrada

      ¿Lo qué? Oiga, con ese asunto no se jode. Yo no dije eso; lea bien y use su conocimiento de mi persona. Ok, esa oración quedó medio rara, pero no me haga esas bromas que se me para el corazón.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s