Los alegres zapallitos revueltos con las azarosas lentejas

salad-1250016__180   Siendo domingo a mediodía y, después de un sábado por la noche caracterizado por la ingesta de una apoteótica pizza de cantimpalo, lo más conveniente para tu particular metabolismo es ingerir estos alegres zapallitos revueltos, que colaborarán no poco para que tu barriga olvide tal pizza por completo. Tan loable propósito no ha sido el originario para confeccionar estos zapallitos, sino más bien el hecho de no haber recordado ayer la necesidad de hacer las compras en absoluto, en la obnubilación expectante por la pizza de cantimpalo. Así que ahora tenés que dedicarte a aprovechar a lo que hasta el momento permaneciera olvidado en casa. A saber: en la heladera, las tres cebollas y los dos zapallitos verdes del cajón de las verduras, los cuales compraste en la verdulería de Zona Sur, un trozo de una calabacita cultivada por Elsa, y media taza de lentejas de una marca que querías probar. Sal, vinagre de manzana y aceite de girasol, pero de eso tenés siempre. Ah, y dos de los maravillosos huevos de Alberto, pero usá uno solo porque, si los porotos de soja no se ablandan lo suficiente para la noche, no vas a tener nada para cenar. Podés usar ese huevo para hacer fideos, porque tenés harina común. Ni hablar de ir al Super de nuevo, que hace novecientos grados a la sombra.

onions-1397037__180   Primero agarrá la sartén vieja de teflón y untala con una cucharada sopera de aceite. Sacá del cajón de las verduras la cebolla grande, los zapallitos y el trozo de calabacita; pelá la cebolla, quitale los cabitos a los zapallitos, retirá de la calabacita la cáscara y las semillas. Picá todo en cuadraditos muy pequeños y encendé la hornalla, poniendo casi de inmediato, pues se calentará en seguida, la cebolla con una cucharadita de té de sal. Dale unos minutos para que se transparente, agregá el resto de las verduras picadas y tapá, que vas a cocinarlo a la italiana como hacés siempre. Mientras eso se va haciendo, agarrá la jarrita enlozada azul, que es pequeña pero suficiente para cocinar las lentejas que quedaron, llenala de agua y volcá dentro una cucharadita de té de sal y las lentejas. Y olvidate por media hora, que es cuando vas a tener que agregar más agua porque empieza a reducir. El fuego, al mínimo; en total estas lentejas en especial demoran en cocerse cincuenta minutos. Otras, andá a saber, pero va a ser siempre más o menos lo mismo.

   Esperá unos veinte minutos para revolver un poquito las verduras que quedaron cociéndose. Mientras tanto, escuchando una maravillosa música de relajación para la práctica del Reiki que encontraste en Internet, podés buscar recetas de milanesas de soja, que es para lo que pusiste a remojar los porotos en primer lugar.

soy-1420508__180   Como la única vez que las hiciste, hace años, te salieron más bien blandas y un poco como que se desarmaban, decidiste hacer la receta más básica que encontraste, para ir escalando posteriormente y con el correr de los días, hacia las milanesas de soja supremas y máximas que tenés decidido lograr. La receta básica contiene lo que vos les pusiste ya en aquella lejana oportunidad; los porotos de soja hervidos y molidos, aceite, sal, ajo y perejil y todas las especias que quieras, algo de harina de trigo blanca, harina integral, almidón de maíz o avena ultra fina, y tal vez un huevo, y sólo tendrías que tener cuidado de ponerle una adecuada cantidad de ingredientes secos, para que no te quede un puré de porotos como aquella vez. Las recetas encontradas en Internet también insisten en que hay que hervir las milanesas logradas cinco minutos antes de pasarlas por huevo y pan rallado y freír, lo cual te inquieta profundamente. Habrá que investigar, deseando como siempre lo mejor. También se podría volver a apostar por lo seguro y cocinar a la plancha, que siempre se podrá rascar y comer lo que salga, no como si hervís las milanesas y te queda una suerte de fideos municiones flotando en el agua.

   Mientras concluye tu investigación, han pasado los veinte minutos de cocción de las verduras. Revolvelas con la cuchara de madera y asegurate de pisar un poquito los cubos de calabacita, porque no te gustan tan grandes y van a competir con el delicioso sabor del tradicional zapallito revuelto, el cual no requiere, por cierto, de ningún acompañamiento, pero es que los zapallitos que tenías son muy pequeños. Como las verduras han soltado líquido y no es necesario tanto para el resultado final, dales diez minutos más para que reduzca, y entonces alisá el contenido de la sartén. Partí encima el huevo, y lentegg-1240747__180amente, siempre con la cuchara de madera, andá mezclando las verduras con el huevo, asegurándote de romper la yema. No muy rápido, porque vas a querer pedacitos de huevo cocido bastante grandes, y no muy lento, porque no estás buscando lograr un huevo cocido entero, como en el caso del Sofisticado paté nórdico con huevos a caballo. Una vez lograda la mezcla ideal, dejala reposar los veinte minutos que les quedan a las lentejas para estar cocidas. El objetivo de hacer esto es no quemarte la boca cuando vayas a comer, ni tener que esperar con la comida ya hecha, lo cual siempre te produce una viva inquietud.

   Cuando las lentejas estén a punto, volcalas sobre los zapallitos revueltos, agregá un chorrito de aceite y uno de vinagre y mezclá muy bien. Vas a ver qué rico y liviano. Debés recordar esta sencilla receta para días posteriores, pues se le pueden añadir diferentes vegetales si los tenés en casa, o poner arroz integral en lugar de lentejas, o porotos de colores, o lentejas amarillas, o lo que se te ocurra. Como en el paté nórdico, pero con los alegres y humildes zapallitos.

   Por la noche, a ver qué se hace de los porotos de soja.

   Música para hacer los alegres zapallitos:

   Pizza de cantimpalo para contrarrestar la cual se hacen los alegres zapallitos:

GetFileAttachment

(Las fotos son de Pixabay, menos la de la pizza de cantimpalo, que sacó el Doctor Zaïus)

Anuncios

4 pensamientos en “Los alegres zapallitos revueltos con las azarosas lentejas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s