Toast, The Hundred-Foot journey, La fiesta de Babette

   Y sí, tres películas en una. Van dos veces que trato de encontrar unas comedias danesas para recomendar y no las veo (no estoy muy fuerte en danés como para recordar los títulos), pero otra vez me tropiezo con maravillas de antigua data que me han ido quedando atrás, ante la avalancha reciente de tanta perfección en cuanto al séptimo arte.

images   Y esta vez el recuerdo no tiene que ver con nada terrorífico, a no ser que uno ame la buena comida y no sepa cocinar.

   Toast es una fantástica comedia dramática basada en la vida del cocinero inglés Nigel Slater y sus inicios en esa pasión de la infancia, que creció hasta convertirse en su amor y profesión de la edad madura.

   A mí me encantan, lo que se dice ME ENCANTAN las películas sobre comida, cocineros o gente que come en general, pero esta tiene el encanto adicional de ser una biopic. Para colmo, con incidentes que más interesantes no pueden resultar, bien trabajados, con personajes que no costaría nada atribuir a la pura ficción, y de una prolija factura, sin cosas traídas de los pelos o apenas bosquejadas para salir del paso (como en Burnt; lo siento Doctor Zaïus. He visto miles de este tipo de películas y esa fue la única que no me gustó).

   Las interpretaciones son muy buenas; no es necesario que insista en destacar a Helena Bonham-Carter pues ya es archi-sabido que ella es una estupenda actriz. Todos se lucen… pero esa madre del principio de la historia (de la vida de Nigel Slater), insistiendo en alimentar a todo el mundo a base de latas y pan con manteca… Nunca se puede saber qué encaminará a una persona en el sendero de su vida, pero salvo Hannibal Lecter, ¿habías escuchado de algo así de extraño?

images   Tengo que nombrar a The Hundred-Foot journey porque es de las recientes sobre el tema,  y porque es de Lasse Hallström, a quien adoro, aunque no está entre mis películas suyas preferidas. Por supuesto que la historia es entrañable y de un desarrollo muy atractivo, pero me molesta que, siendo de Lasse Hallström, recurra a veces a golpes de efecto, estereotipos y lugares comunes que la hacen ver un poco desprolija y apresurada, lamento decir. Sobre todo en el final, en donde se puede apreciar un tramo en el que decididamente va al galope, resumiendo una parte de la vida de un personaje con algunas imágenes, y además en base a algo que, repito, es un lugar común que podés ver en muchas películas. Sí me gustó y disfruté verla; es sólo que no es excelente, y analizando un poquito, se aprecia que mucho no hubiera costado, porque el argumento tiene gancho, los personajes son adorables y está bien actuada. Pero Lasse Hallström suele ser más original. Es del tipo que puede sacar jugo de un ladrillo. Helen Mirren… maravillosa como siempre.

images   La fiesta de Babette es perfecta. La historia no puede ser más simple. Babette llega a este pequeño pueblito escapando de Francia, durante la guerra, y es aceptada  como criada en casa de dos hermanas hijas de un pastor protestante. Un día, muchos años después, recibe un dinero y, simplemente, se pone a organizar un agasajo para la memoria del pastor. Una cena. Las hermanas sienten temor. De Babette se sabe que tuvo una vida e hijos, pero poco más. Es una extranjera que no parece condecir con la vida austera de esas mujeres. Y con el correr de los días, esta comida que está preparando para invitar a todo el pueblo se rodea de misterio.

   Las escenas que tienen que ver con los ingredientes que van llegando al pueblo, insólitos, exóticos para esta gente sencilla de religión protestante, y luego el disfrute de los manjares en sí, no tienen precio. Es una película asombrosa. Con un mínimo de pretensiones, sin música incidental, sin parafernalia hollywoodense, se logra una atmósfera impresionante de dramatismo y de, no sé cómo llamarlo, tal vez nada más sentimiento. Es una película con alma. images

   Hace muchísimos años que la vi, y me sigue gustando por encima de muchas de las actuales sobre el mismo tema. Las otras son atrayentes. Pero La fiesta de Babette es como Toast, en el sentido de que, a pesar de ser ficción, tiene justo lo que debe tener para dar su mensaje y consigue dar en el clavo sin necesidad de adornar tanto. Prácticamente nada, en realidad.

   Está basada en un relado de Isak Dinesen (Karen Blixen; I dreamed about Africa??). Es una película danesa muy vieja, de 1987, pero te desafío a nombrar a otra que la supere en su sencilla perfección (no vale decir Toast). Te la he presentado como La fiesta y no El festín, pero es que así me la tradujeron en un principio, y así la recuerdo.

Banda de sonido para películas sobre el arte culinario (The hundred-foot journey)

Anuncios

2 pensamientos en “Toast, The Hundred-Foot journey, La fiesta de Babette

  1. ladykrizia

    hace poquito una amiga de internet, también de Rosario! también fan de Mads!! me recomendó La fiesta de Babette, la tengo que ver!! y le voy a pasar tu blog! 😉

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s