Welcome back, Scott Kelly!: Scott Kelly le dice adiós a la Estación Espacial Internacional

CcpqehiXEAA82Cu Y sí. Después de trescientos cuarenta días (no trescientos sesenta y cinco, para ajustar la misión a las otras de la Estación Espacial), tenemos a Scott de vuelta en la Tierra. Se trata de algo muy emocionante, hasta para mí. Ha pasado mucha agua bajo el puente desde que me cagaba de la risa de la lechuga espacial y el hisopo científico, y me entretenía averiguando cómo los astronautas se bañaban y se cortaban las uñas de los pies, y no te cuento todos los artículos que leí buscando a ver cómo sacaban la basura de la Estación. Pero en fin, que aquí esta Scott, y me ha encantado, lo que se dice encantado, leer cuanto artículo pude encontrar y cuanto videíto pude ver, acerca del fin de esta peculiar misión. Una vez averiguados los detalles más sobresalientes, sólo me quedaba contemplar la parte romántica de la cuestión, como ser Scott rebotando contra el suelo en Khazakstan y siendo recibido, después de un año de estar confinado, en un ambiente ordenado y silencioso, y sin ver más de seis personas juntas a la vez, por una multitud que le metía micrófonos por las fosas nasales y quería que les respondiera todas sus preguntas YA MISMO.

   Había mucho que ver, sobre todo en Twitter (las fotos son todas de ahí, de tuits de Scott y de la ISS). La primera parte emotiva fue el traspaso del comando de la misión, al menos por la parte norteamericana, a Tim Kopra, en una sencilla pero emotiva ceremonia; después, CclI3vUWEAAeXlCesperar hasta ver cómo la Soyuz se soltaba de la Estación Espacial para alejarse despacito… Y lo mejor de todo, la llegada, con Scott, Mischa y Sergei siendo sacados de la Soyuz para ser transportados, como bebés, bien tapaditos con una manta, hasta las sillas de ruedas en donde se movilizarían primero. Ya llegados a la ceremonia de bienvenida en  Dzhezkazgan, Scott y Mikhail andaban de lo más cancheros, caminando por su cuenta, con sus gorritas y mascando chicle (pobre Scott, lo que habrá extrañado el chicle), pero imaginate que recién llegados, no podían pararse. ¡La cara de extraviado de Mischa!

 CclURT9VAAQcJ36  ¡Y en Twitter había hasta una foto de la primera comida de Scott! ¿CREERÁS QUE LE DIERON… ENSALADA? NO, SEÑORES, ESO ES PASARSE DE SÁDICO. SI NO PODÍA COMER TANTO SÓLIDO AL PRINCIPIO, ¿QUÉ HAY DE UNA ENSALADA DE FRUTAS CON BANANITA, QUE LA COMEN HASTA LOS BEBÉS, Y UN POCO DE HELADO DE GRANIZADO DE DULCE DE LECHE, CON SALSITA DE CHOCOLATE Y UNAS CEREZAS EN ALMÍBAR? FRANCAMENTE. Y el pobre insistiendo en que con el cultivo de la lechuga espacial se había adelantado mucho con el asunto de los suministros para la misión a Marte. ¿Querrás creer que la pobre alma incluso expresó su deseo de participar en esa misión (yo no entiendo mucho inglés, pero me parece que eso dijo)? ¿ES QUE HAN EMPEZADO YA CON EL LAVADO DE CEREBROS PARA USAR AL POBRE DE SCOTT COMO CARNE DE CAÑÓN? O sea, ¿no recuerdan que tiene una señora esposa que le va a tirar los platos por la cabeza cuando se lo diga? Hasta donde yo sé, el colono Kelly no regresará jamás a la Tierra, si se anota en ésa. ¿O SERÁ QUE SE ANOTA PORQUE TIENE UNA SEÑORA ESPOSA???

   ¿Seguirá con la misma idea después de haber llegado a Houston para tirarse a la pileta, dejando que nos solazáramos con ese magnífico tuit, que me rompió el corazón de felicidad? Pobre Scott Kelly, ¡AGUA LÍQUIDA QUE NO VIENE DE SU SUDOR Y DE SU ORINA, LITROS Y LITROS DE AGUA LÍQUIDA, A TEMPERATURA AMBIENTE, O CUALQUIERA, A QUIÉN LE IMPORTA! Seguro fue mucho mejor que la experiencia de encontrar, apenas salido de la Soyuz, el aire fresco en la cara, “no es que el aire de la Estación no sea fresco”, dice Scott. Sí Scott, pobrecito, ya sabemos lo que quisiste decir. “El olor a quemado de la Soyuz, de la vegetación”. Ay, Señor, por supuesto… Nunca se me había ocurrido pensar qué pasaba con los olores de la Estación… debía oler a pedo permanentemente, y eso que, previniendo, no les deben haber mandado muchas bolsas con lentejas y porotos. Recién aterriza… dale un par de días, una cerveza y una hamburguesa con papas fritas, y vas a ver adónde manda la misión a Marte. Para mí que se vuelve a Khazakstan; encontrarlo va a ser más difícil que encontrar el planeta IX.

   Scott y Mischa (que son los que estuvieron un año allá arriba) van a pasar rehabilitándose y ajustándose de nuevo a la gravedad terrestre, mientras les estudian todas sus cosas, cuarenta y cinco días. Además de que su circulación va a volver a la normalidad (por eso se veían tan hinchados y raros en la Estación, porque todos los líquidos del cuerpo se les van para la parte superior del cuerpo), sus músculos tienen que volver a habituarse a la tarea de sostener la osamenta, como ya te dije. Scott tuvo que realizar tests que consisten en sentarse y pararse de una silla, caminar poniendo un pie delante del otro, en línea recta, ponerse de panza en el piso y levantarse lo más rápido que podía, y así… Te puede parecer fácil, pero tratá después de un año de ir flotando a todas partes como Gasparín. Como si pasar un año entero laburando sin descanso no hubiera bastado, te digo que los muchachos no la tienen fácil tampoco ahora…

Cclv7AaUAAEURI8   Pero están mentalizados. La cara de cansado de Scott apenas terminó la entrevista que le hicieron después de la ceremonia de bienvenida, y sin embargo la primera cosa que publicó en Twitter (por lo menos la que yo pude ver) fue una foto de las flores que les regalaron… Unos tulipanes muy lindos, pero para mí. Para Scott, hubieran debido ser como la campana de largada de un caballo de carrera, que lo hiciera atravesar por la puerta por la que entró tan rápido, que no lo vieran irse… Sin embargo, él va y publica la foto muy contento y se acuerda de sus zinnias cultivadas en microgravedad. Perdón por no hablarte de las zinnias, pero yo ya había quedado muy deprimida con la lechuga espacial…

   Después de tanto romance espacial, quiero cerrar estos modestos comentarios con la ceremonia de bienvenida. Ahí todos vamos a estar de acuerdo. Fue muy emocionante. Con más protagonismo de Mischa y Sergei esta vez (les hablaban siempre primero a ellos; después de todo, allá en Khazakstan ellos son los héroes), van y los sientan, y vienen dos chicas con sus atuendos tradicionales, unos vestidos muy lindos verde loro y dorado con unos sombreros en punta, y les obsequian los tulipanes a los astronautas, y a continuación el señor que los recibió (que no sé qué cargo tiene) les dirige la palabra y le habla primero a Mischa, que había sido alumno suyo no sé de qué (ahí se te tiene que piantar un lagrimón), y luego les da a cada uno un obsequio consistente en, bueno, no sé qué es, a primera vista parecían babushkas de madera con la imagen de cada uno, y una medalla, un premio… Muy emocionante, te digo, muy lindo todo. Por más que ésta no sea la primera vez que un tipo pasa tanto tiempo en el espacio (hubo un ruso que estuvo cerca de ochocientos días), acompañar todo el proceso me pareció emocionante y la ceremonia también. Como campaña publicitaria, todo fue imponente.

   Quisiera hablar ruso para saber qué le pareció a Mischa; lógicamente la entrevista que le hicieron luego, con intérprete, fue muy breve y como de compromiso. Apenas le preguntaron sobre la experiencia del aire en la cara, yo supongo que porque fue lo que primero dijo Scott, y alguna cosita más. Estas cosas de los celos internacionales… ¿Un año allá y no se pudo solucionar ese temita? Otra de las tantas cosas importantes que se obviaron con vistas a la expedición a Marte, ¿no?

   En fin, que dondequiera que estén, y lo que sea que estén haciendo, les deseo a los muchachos muy buenas noches, muy buen vodka y cerveza y lo que quieran, y gracias por los servicios prestados. Supongo que algún día tendré sobrinos nietos marcianos, pero hoy los pendejos vienen muy maleducados y no agradecen nada, así que…

   Y sí, estuve viendo el discurso de Scott apenas llegó a Houston y Mark estaba ahí, y es cierto que Scott se ve más joven.

CchSHQFWwAAkOtP

  Scott tirándose a la pileta (te enlacé el tuit):

   Y acá podés ver la bienvenida, tan linda. El enlace es de una nota que está en Eureka, el blog de Daniel Marín, con todo lo que tenés que saber, y el video de la ceremonia de bienvenida lo encontrás al final:

   Y esta canción es para Scott y Mischa. ¡Buenas noches! GO PARTY, SPACE FRIENDS!!! 

Anuncios

2 pensamientos en “Welcome back, Scott Kelly!: Scott Kelly le dice adiós a la Estación Espacial Internacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s