¡Suerte para los colonos de la Luna!: los héroes anónimos de la carrera espacial.

astronauta_0 Luego de haberme documentado extensamente sobre el tema, y creído ya que había dejado zanjada la cuestión del pichí y la caca en el espacio, me encontraba el otro día buceando en Twitter, para ver qué importante cuestión cultural podía desentrañar… ¿Y oh qué veo? Pues un nuevo artículo de la Muy interesante que, hay que reconocerlo, sacando estas notas, se pone más interesante cada vez.

   ¿Creerás que, pese a las interesantes reflexiones leídas aquí y allí, los concienzudos diagramas y descripciones consultados en Naukas, y la información recolectada en un sinnúmero de periódicos de diversos países, aún no lo sabíamos todo? ¿Acaso pensabas que todo era dar vueltas por la Estación Espacial Internacional sentándose en el inodoro succionador? ¿Acaso se te ocurrió que todo el asunto paraba en los contenedores de aluminio que salían disparados para la Tierra a fin de quemarse en la atmósfera, todo mientras por la noche uno tomaba de la mano a su pololo y le sugería, con chispas de amor en los ojos, “mirá, tesoro, una estrella fugaz; pedí un deseo”?… ¿Y que todo el mundo todavía se está riendo de ese pobre astronauta que se tuvo que venir porque no podía hacer caca? Bueno, no.

funny-708508__180   Resultaba que el tema dejaba bastante más tela para cortar. Este nuevo atrapante artículo de la Muy interesante, nos revela nuevos datos en los que, la verdad, no se me había ocurrido pensar. Figurate las caminatas espaciales, por ejemplo. Pensá en los astronautas que fueron para la Luna. Ya supondrás que la Estación Espacial o la Luna, ya que estamos, no han sido dotadas por baños químicos, ¿verdad? Pues no, caramba; ¿ya sabés cuánto cuesta uno de esos inodoros succionadores para el espacio? Figurate que van a agarrar a uno para ponerle rueditas o algo así, para que siga a Buzz Aldrin por atrás como si llevara un changuito, o para que Scott Kelly se lo lleve para afuera como si usara una mochila, ¿no? Caramba, señor, claro que no.

   Lo que hacían era obligar a los pobres astronautas a adosar bolsas a sus partes pudendas, para que pudieran hacer ahí lo que quisieran, y a otra cosa mariposa. Señor, toda una vida con tu madre fajándote porque te hacías encima… entre las pruebas psicológicas que les hacen a los astronautas, ¿figura alguna que explore los efectos de decirle a un tipo o una señorita “no, te tenés que hacer encima, total tenés la bolsa”? Y el entrenamiento… ¿sabías que para hacer todas estas desagradables pero necesarias maniobras, enseñan a los astronautas cuidadosamente? ¿Sabías que el dispositivo para hacer caca, por ejemplo, consiste en una bolsa con una abertura estrecha, y que, para el entrenamiento, le ponen una cámara en el fondo para que el pobre astronauta sepa si está apuntando bien? toilet-931649__180Francamente, yo me enojaba porque la historia era injusta no recordando lo suficiente a pobres seres como la perra Laika, que dieron su vida sin la menor pregunta y de una manera bastante espantosa, pero con estos datos de los que me voy enterando… Señor, el ser humano no es menos cruel con sus propios congéneres.

   Y con respecto algunos temas de candente actualidad aquí en la Tierra… con tanto como adelantan los científicos de la NASA inventando nuevos materiales y técnicas para cultivar tomates espaciales y ese tipo de cosas, y no se les puede ocurrir nada satisfactorio con respecto a la ecología. Viven hablando de la colonia en Marte y la colonia en la Luna, y adelantan fechas, y te dicen cómo van a ser las casas y hacen concursos a ver quién se inventa la casa más linda…

   SEÑORES, LO QUE YO QUIERO SABER ES: ¿QUÉ VAN A HACER CON LA CACA? ¿YA SABEN QUÉ TIPO DE CULTIVO CRECE REGADO CON PICHÍ? ¿SE PODRÁ RECICLAR EL VÓMITO COMO HACEN CON EL PICHÍ, PARA QUE LOS COLONOS SE LO VUELVAN A COMER? Y YO NO ESTOY HABLANDO POR BOCA DE GANSO, PARA QUE SEPAN.

   TANTO HABLAR DE LO QUE VAN A HACER PARA POBLAR LA LUNA, Y ANTES DE QUE ATERRICE LA PRIMERA VIEJA CON UNA TABLA PARA LAVAR, YA LA LLENARON DE MIERDA. SÍ, PARA QUE SEPAS, AHORA MISMO, AS WE SPEEK, HAY NOVENTA Y SEIS BOLSAS DE CACA, PICHÍ Y VÓMITO ABANDONADAS EN LA LUNA. NOVENTA Y SEIS BOLSAS. COMO PARA QUE SALGAS A PELEAR CON TU VECINA CUANDO LA VEAS PASAR CON EL BOBI, Y LE PERMITA AGACHARSE EN TU VEREDA. YA ME ESTOY IMAGINANDO LAS PUTEADAS DEL PRIMER COLONO AL QUE SE LE OCURRA BAJAR Y ATERRICE JUSTO EN EL MEDIO DE DONDE NO DEBE.

   Y eso no es todo. ¿Te acordás de lo que decíamos, sobre la inconveniencia de dejar flotando soretes espaciales alrededor de la Estación Espacial Internacional? Bueno, parece que en los contextos adecuados, y con la asesoría técnica oportuna, la caca puede constituir un excelente aislante contra las radiaciones.

   Sobre esto no voy a hacer ningún comentario. Voy a hacer un minuto de piadoso silencio para que el compasivo y creativo lector se imagine a su modo la manera de hacer esto. No sé; acaso esté pensando en Scott Kelly en traje de astronauta munido de un balde y un fratacho, muy entretenido revistiendo la Estación Espacial mientras silba lo nuevo de Justin Bieber…

   Y pensar que yo fantaseaba como loca imaginando las vivencias que compartían los astronautas en sus reuniones de camaradería.

   Tal vez, como siempre, la verdad sea mucho más extraña…

wc-1033443__180

   Acá está el tweet que leí:

   Y éste es el artículo de la Muy interesante:

   La foto de arriba es de ahí, y las otras de Pixabay.

Anuncios

4 pensamientos en “¡Suerte para los colonos de la Luna!: los héroes anónimos de la carrera espacial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s