The Luzhin defense

MV5BMTUzOTYyNDY0Ml5BMl5BanBnXkFtZTcwNzQ5MjcyMQ@@._V1_UY268_CR3,0,182,268_AL_   Buscando peli para esta noche, y viendo mis últimos comentarios acerca de películas que he adorado, me es imposible esquivar el traer a colación esta magnífica y trágica historia de amor. De las que me gustan. Ya sabés; gente imposible, tan mal ubicada en este mundo, que los amores que encuentran son un milagro de empatía y comprensión, y una esperanza para toda la raza humana.

   Las dos raras avis que se encuentran en esta película del año 2000, basada en una novela de Alexander Nabokov, son Alexander y Natalia, el título con el que yo conocí a esta película. En su idioma original se llama The Luzhin defense por el apellido de Alexander, y la defensa a la que alude es una jugada de ajedrez. Una jugada crítica, ya vas a ver por qué. Aunque la historia de The Luzhin defense no es real, está basada en la historia de Curt von Bardeleben, un Gran Maestro de principios del siglo XX (dice en Wikipedia). Aunque leyendo un poquito en su biografía, Curt no parece haber sido una criatura tan trágica como Alexander.

   Alexander es un ajedrecista tan brillante como incapaz de sobrevivir en el mundo. Natalia, es una joven de clase alta que se siente atraída de inmediato por ese curioso personaje que se le acerca, y con el que termina viviendo una historia de amor tan triunfante como rechazada. Rechazada por la familia de la joven y por los oportunistas que ven en Alexander su ticket hacia el éxito y el medro económico.

   Alexander y Natalia se conocen en el lago Como, en donde tendrá lugar un torneo internacional de Ajedrez. Y sí, todos los lugares comunes que oíste citarse en relación con los ajedrecistas, aparentemente dan en la tecla y los podrás ver citados aquí. Pobres criaturas perdidas…

   Ese amor absorbente por las pequeñas piezas negras y blancas; la música de las matemáticas en sus cabezas; la imposibilidad de entender el mundo fuera del tablero; la desaparición del mundo cuando se sientan frente al tablero. Las historias demoledoras de dolor y sufrimiento detrás de cada uno de ellos… La soledad; la sociedad de los agentes, y a menudo familias, que operan como picadoras de carne, demoliendo entre sus mandíbulas de largos caninos a estos seres frágiles y delicados, desterrándolos para siempre de la esperanza del amor y de la protección de las personas que más deberían cuidarlos.

MV5BMTQzMzcxMzUyMl5BMl5BanBnXkFtZTgwNDI1MjgxMTE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_   Hay un centenar de películas así; ojalá las recordara a todas. Por ejemplo, más cruel y brillante que ésta es Shine, de 1996 (obtuvo un Oscar, merecido para variar). Está basada en hechos reales y protagonizada por Geoffrey Rush, que interpreta también a un músico despedazado por la vida, y del cual queda, como un diamante precioso, su descomunal talento. Que no puede ser detenido por nada, ni ocultado por nada… El talento que lo pierde, el talento que lo salva.

   Otras películas así no se me ocurren ahora. Pero por el momento, podés fijarte en estas dos. Son películas asombrosas, memorables, de visionado obligatorio me parece a mí, que dicen mucho de la naturaleza humana. Entre otras cosas, te ponen a pensar en la envidia por el talento, si no lo tenés.

   Si lo tenés, a lo mejor solamente te pone a pensar. Lo cual es mucho más peligroso.

   Cuidado.

(Los carteles los tomé de http://www.IMDb.com)

Anuncios

2 pensamientos en “The Luzhin defense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s