Mensajes en una botella

the-thinker-1090227__180   Este asunto del blog se está poniendo demasiado serio últimamente, y como yo no soy Borges ni nada por el estilo, tengo miedo de que si sigo así, termine pareciendo eso que escribe el primer pelotudo que se siente nostálgico, y que piensa que puede escribir porque sabe de qué lado puede agarrar la birome. Entonces le da por ponerse a filosofar sobre la vida, como si tal cosa fuera una de esas definiciones que encontrás en el diccionario, agarra la guitarra y se pone a cantar, y ahí ya entramos en el universo tanguero, que ya todo el mundo sabe lo que es. Señor…

   Así que hoy yo me voy a poner a filosofar sobre cuestiones más críticas, más intrigantes, del tipo que realmente te pone a pensar sobre la vida y la muerte; situaciones límite que nos ponen realmente contra la espada y la pared. Encontré esto entre mis papeles viejos, y de inmediato me puse a pensar cómo pudo haber pasado; cómo la adolescente que era me había sobrepasado tanto al sopesar las cuestiones verdaderamente importantes de la existencia. Así que aquí está. Ojalá también te mueva a reflexión.

sea-1377712__180MENSAJES ENCONTRADOS EN UNA BOTELLA, EN EL MEDIO DEL PACÍFICO, DEL ATLÁNTICO, DEL ÍNDICO, O VAYA UNO A SABER DÓNDE

  • “No le recomiendo esta cosecha”
  • “Agustín Meijide se la come”
  • “Esoy en el Cabo de Hornos. Me rindo. Jimmy Hoffa. Por favor vengan, que acá hace un tornillo increíble”
  • “Estoy en el Cabo de Hornos. Tengo la verdadera partida de nacimiento de Mirtha Legrand. Exijo rescate. Un ballenero noruego viene para acá y tienen muchísimas botellas”
  • “Analía, te extraño. Desde el naufragio no soy el mismo. Te extraño. Por favor, vení y llevate a tu vieja”
  • “Graciela, estoy en la Isla de Pascua. La viga de la canoa auxiliar que me dejaste se me astilló. No hay nadie que me la arregle. Te juro que no sé adónde dejé el anillo. Si lo encuentro te lo mando en otra botella. Por favor, Negri, mandame el barco así me ayudan a buscar. Besos, Juan.”
  • “Mirta, tu marido te engaña con tu prima Dorita. UNA AMIGA.”
  • “Prueba nº 1 en el caso de Pedro Ramírez. Carátula: Homicidio premeditado agravado por el vínculo”.
  • “Querida Aurelia, lamento haberte cagado la luna de miel, pero te juro que fue la única vez; ella me buscó, me corrió por todo el crucero, de verdad. Pensé en vos todo el tiempo Te quiero, tesoro. Mandá la expedición de búsqueda así te explico en persona”-
  • “155º Latitud Norte, 130º Latitud Este EN VERANO; 130º Latitud Norte, 120º Latitud Este EN INVIERNO

   Odiaría, querido lector, que te vieras en la necesidad de escribir tales mensaje en alguna circunstancia de tu vida, pero en todo caso, aquí van algunas ideas que te pueden ser de utilidad en algún desafortunado incidente.

   Ojalá nunca se dé, pero ya sabés, más vale pájaro en mano…

(IMágenes de Pixabay)

Anuncios

6 pensamientos en “Mensajes en una botella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s