Die weisse massai (La massai blanca)

lamasaiblanca_b   Al reseñar esta película alemana del año 2005, dirigida por Hermine Huntgeburth, procuraré ser sumamente respetuosa porque hay cosas muy crudas de decir, y me encuentro, al investigar un poco, que se trata de una experiencia real. Es la historia de una mujer que vive una historia tan increíble, y tan difícil de entender, que no quiero pasarme de la raya juzgando algo que no es producto de la ficción, y que sólo puede explicar adecuadamente quien vivió los hechos.

   La película se llama La massai blanca porque se trata justamente de eso. Es una señora suiza de clase alta, con una vida perfectamente organizada, que se va de viaje a África. En África conoce y se enamora perdidamente de un guerrero massai. Sabés quiénes son los massai, ¿no? Son un pueblo de los tantos abandonados para languidecer y morir en su noble continente, mientras procuran seguir con su forma de vida, su cultura y el respeto por su genealogía y sus ancestros, mientras los políticos que les han caído como peludo de regalo desde Europa se olvidan de ellos, sus propios representantes ante esos políticos caen en la corrupción, y compañías farmacéuticas y otras los usan como cobayos o como números para hacer propaganda, o confeccionar presupuestos, o lavar dinero y ese tipo de cosas. Los massai en concreto, son conocidos por dedicarse a la ganadería y ser un pueblo notablemente belicoso.

   Aquí voy a hacer silencio sobre las razones que hicieron que una mujer europea, blanca, educada, tire a la basura absolutamente todo lo que tenía en la vida para, literalmente, tomarse un avión, entrar al caos de un ómnibus que la lleve a una perdida región de África de la cual  no conoce absolutamente nada, y se una a un hombre con una idea de la mujer… Bueno, bastante más alejada de la que tenemos aquellos criados por estos lares. O deberíamos tener, bah, aunque sabemos disimular mejor. Voy a hacer silencio sobre sus razones porque nadie se inventó esto; lo hizo una mujer de verdad y lo cuenta ella, y lo que yo diga no sería opinar sobre un argumento, sino sobre la vida de una persona.

   Es imposible hacer el menor spoiler de esta película, a pesar de lo que acabo de decirte. Se percibe un choque para ambas culturas que es algo monumental. Para el pueblo, que ve aparecer entre ellos a esta mujer de la que no saben qué viene a hacer, ni cómo viene a hacerlo. Para la mujer, que no sabe cómo lavarse, qué comer… Señor, qué papel va a jugar en esa sociedad, ni siquiera cómo va a hacer el amor con este hombre, y, al momento de ver cómo se iba desarrollando la película, recuerdo haber pensado en los hijos. Cómo pensará ella criar a sus hijos. A su hija. En África aún existe la infibulación, si es que es una niña. Dios mío. Ésta no es simplemente una pareja bi-racial.

   Cuando veo Greystoke, ésta película, La leyenda de Tarzán, otra que se llama Paraíso: Amor (Ulrich Seid) , cuyo tema es el turismo sexual de las mujeres mayores europeas en África, un millón de ideas me vienen a la cabeza. La magnitud del encontronazo cultural que se percibe en meras películas, filmadas desde el punto de vista europeo, para mí es inimaginable.

   En América estuvimos cientos de años hablando de genocidio y de extinción cultural, y si bien no recuperamos nuestros pueblos y esas fantásticas culturas perdidas, logramos la reivindicación al menos en las palabras. No siempre, pero casi siempre, creo yo, o por lo menos cuando se alza una opinión en contrario, se discute.

   Ahora bien, ¿qué pasa con África, quién sabe algo de todos los pueblos que se perdieron, y a quién le importa algo más que el dinero que puede producir o las fantasías que suscita? Si todas o casi todas las culturas nativas de América han muerto, o luchan por su memoria, los pueblos de África han estado siendo exterminados silenciosa y sistemáticamente, y lo siguen estando hasta el día de hoy, en todas las formas posibles. Ellos y su ecología; ellos y toda una maravilla irreproducible de vida y de cultura que existe solamente en ese continente. Si América Latina es un conglomerado de colonias comerciales, ¿qué es África, que está bajo el Sol, agonizando todavía, con una bandada de buitres sobrevolando sus entrañas abiertas? ¿Prostituyendo sus pueblos?

   Die weisse massai es una película increíble. Es para verla y para pensar, realmente, porque todo esto que digo no son más que impresiones personales que yo obtuve pero vos podrías no compartir, y además, sin dudas, de verla podrás obtener las tuyas propias, que serán muchas más, y muy diferentes. Me encantaría que las comentaras conmigo.

   No te recomiendo Paraíso: Amor, porque a mí personalmente me dio indignación y asco. Puedo no entender a La massai blanca; puedo sorprenderme ante lo que, yo supongo, es la incapacidad total de cuantificar el salto que había que dar para ese cambio de vida. La avalancha de grasa europea prostituyendo a la pobreza, la juventud y la belleza africanas en Paraíso, es para estómagos más fuertes que el mío.

(Cartel de http://www.elmulticine.com)

(La novela que originó esta película es Die weisse massai, de Corinne Hofmann)

Anuncios

4 pensamientos en “Die weisse massai (La massai blanca)

  1. Dr. Zaius

    Excelente artículo, donna nadie. Muy comprometido y denunciante (político, en el buen sentido de la palabra). África es la cuna de la humanidad; tal vez algún día la honremos como tal.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s