Rana fractal

   Había una vez un castillo, que más adelante te voy a contar, y había una vez una curiosa princesa, que también todavía te tengo que contar. La princesa era una rana (pero no como la de los cuentos), y la rana, quiero decir la princesa, tenía un enamorado plebeyo que era pintor. Esto dio lugar a una obra de arte dedicada a este amor imposible, y el cuadro, quiero decir la obra de arte, dio lugar a este cuento. Tené paciencia.

castle-1483681__180   “La Infanta”, se llamaba este cuadro, y desde el principio había armado un revuelo considerable.

   Una porque no era lo que se dice figurativo, y porque aún sin serlo hay pautas que se pueden seguir para ver un cuadro, pero en este caso los críticos no las habían encontrado. La Infanta protagonista no figuraba de ninguna manera, ni del derecho ni del revés, ni mirando el cuadro de atrás, ni de manera abstracta arquetípica simbólica, o haciendo un gran esfuerzo de imaginación u otro, al azar, o en pedo. No.

   La otra razón por la cual la pintura había armado un gran revuelo con su aparición, era eso precisamente, El Gran Revuelo. Ese Gran Revuelo ahogó de la manera más expédita la carrera de un gran pintor: lo cual fue de verdad injusto para una obra y un artista que sólo habían sido honestos, y por el camino hicieron millonarios a no menos de veinticinco agentes relacionados con variadas profesiones e intereses.

 Foto de taringa.net  El pintor conoció personalmente a la modelo y habíase ahorcado un tiempo después de que ella muriera, a causa de un desesperado amor concebido mientras hacía de lacayo.

   En efecto, el pintor, en vida de la Infanta, fue uno de los criados que mojaba el almohadón de terciopelo de la rana heredera con un rociador de peluquería lleno de agua mineral, y no pudo evitar enamorarse perdidamente de la doncella. Un tiempo después de eso, ella estaba muerta y él era muy famoso, y el encargo de pintar su retrato fue una crueldad innecesaria.

   El pintor recibió la noticia y el encargo al mismo tiempo, y la muerte se le volvió tan irreal como la presencia, y de repente, la amada se hizo a sus ojos una visión tan contundente, que fue como si la dama nunca hubiera existido. Para ella, el pintor creó el método del Gran Revuelo, que le resultó totalmente adecuado para una dulce criatura que no volaba y que nunca volaría, pero bien merecido se lo tenía.

   Pintó un hermoso lago con libélulas brillantes y lotos iridiscentes. El agua parecía una pupila nacarada y transparente plegada y vuelta a plegar en ondas violetas debajo de los cisnes, como si acunara muchas, muchas visiones, y todas sobre el amor. Era un mural, y cuando lo terminó, todos los invitados al acontecimiento lloraron. Pero el artista declaró que faltaba la verdadera culminación del cuadro, y dijo: “Paren, no se vayan que es un ratito”. Se comió un enorme plato de guiso de garbanzos, que bajó con varios vasos de soda, se masturbó con mucho dolor y una enorme nostalgia, y completó la enema con óleo blanco, y un poquito de verde y un poquito de dorado, así como eran los ojos de ella en su recuerdo, y a continuación fue y terminó definitivamente el cuadro, en el centro pero un poquito inclinado a la derecha, sobre un nenúfar rosado.aquatic-plant-182635__180

   En general no lo comprendieron, pero eso no le importaba al pintor. Había hecho su declaración, a Ella no la tenía y ya no sabía qué mierda pintar, así que se ahorcó.

   En cuanto al cuadro, desapareció antes de secarse y reapareció también antes de secar, y fue colgado en la galería de los retratos de familia del castillo en medio de un gran escándalo, y un cónclave de marchands de todas las nacionalidades que se agarraban de los pelos justo a la puerta del castillo.

   Al día siguiente, a la galería la habían dejado como una instalación militar pero con distinto olor; el peligro sólo disminuyó con la avalancha de imitadores y los periodistas y los biógrafos que peroraban, y los proctólogos que no se cansaban de hacer ruegos por televisión, ni de zurcir y bordar. Entonces, el precio del cuadro también bajó un poco, pero volvió a subir cuando la familia ya no le permitió ver el cuadro a ningún ser viviente, racional o no, a pesar de las súplicas de los proctólogos.

   Así fue como el retrato subsistió en la galería del castillo durante cuatro o cinco generaciones, y así fue también como acabó el Gran Revuelo; con una Gran Ventolina poblada por miles de fotos de todos los tamaños que se esparcieron por el mundo como un reguero de pólvora, no, mejor, como una escupida girando en círculos, no, como un tifón, eso, como un tifón. Después, la abuela no quiso firmar para vender el cuadro. Y se robaron el cuadro. Y después, la abuela se murió de un ataque al corazón.

   Al cuadro nunca lo recuperaron. No se sabe dónde está ni quién lo tiene, básicamente porque cuando no lo están robando lo están vendiendo, y ya cambió de manos tantas veces que hasta los del mercado negro le perdieron la pista. Lo único que podría ser de ayuda para identificarlo es el hecho de que resulta imposible sacar copias de ese retrato, así que por ese lado nadie puede cagar a nadie; como los copos de nieve, las “Infantas” son todas únicas en su especie. Lástima que, desafortunadamente, también se parecen mucho; igual que los copos de nieve. Por otra parte, como el cuadro llegó a conocerse sólo a través de fotos clandestinas mal reproducidas, todos los gatos son pardos, todo bicho que camina va a parar al asador, y ya que no por mucho madrugar amanece más temprano, los coleccionistas suelen no mirar pelo ni marca.

   En la actualidad deben estar robándose y vendiéndose alrededor del mundo unas ciento cincuenta “Infantas” auténticas, más o menos. Suiza y las Islas Caimán les parecen a muchos la Tierra de Jauja y hay por lo menos cinco proctólogos que se jubilaron prematuramente (dos residen en Ibiza, tres están internados en un asilo para enfermos mentales y cuatro pintan). Así que bueno. La verdad, ni es muy seguro que alguien siga buscando a “La Infanta” mucho tiempo más, sobre todo desde que apareció un nuevo pintor amenazando con recrear la obra mediante una nueva técnica; algo relacionado con agua tibia salada y sopa de arroz, me parece. Hay gente bastante interesada.

   A la familia otrora dueña de “La Infanta” no le molesta nada de esto. Ni le importa siquiera, si es que acaso tomaron nota.

   Pasó que una vez liquidados los pagarés, encontraron que el viejo castillo generaba gastos que ya era ridículo enfrentar, sobre todo considerando su estado de deterioro, y decidieron entonces abandonarlo, refaccionarlo y ponerlo otra vez en venta. Varias veces, hasta que un día se empezó a derruir sin que quisieran gastar plata para rescatarlo y ni siquiera encontraran interés en visitarlo, y obraron en consecuencia.

   Así, al final de su larga historia sólo quedó del castillo piedra sobre piedra, como al principio. En cuanto a los que han dejado el lugar, probablemente se dedican a vagar por ahí, sin preocuparse por sentido alguno.

   Más o menos como han hecho siempre.

 

portugal-1561697__180

 

(Fotografías de Pixabay, menos la de la ranita que es de Taringa.net)

Anuncios

6 pensamientos en “Rana fractal

  1. Dr. Zaius

    “Pintó un hermoso lago con libélulas brillantes y lotos iridiscentes. El agua parecía una pupila nacarada y transparente plegada y vuelta a plegar en ondas violetas debajo de los cisnes, como si acunara muchas, muchas visiones, y todas sobre el amor […] Se comió un enorme plato de guiso de garbanzos, que bajó con varios vasos de soda […] y a continuación fue y terminó definitivamente el cuadro, en el centro pero un poquito inclinado a la derecha, sobre un nenúfar rosado”. Obra maestra del descaro y la provocación, donna Nadie. El Marqués de Sade envidiaría su pluma.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s