La perfecta tarta de zapallitos

getfileattachment   Para la noche del Sábado, dado un antojo del doctor Zaïus, diste en fabricar este maravilloso y sencillo invento de tu autoría, el cual también te complace grandemente, y a la señora madre del susodicho doctor Zaïus, mediante sus comentarios. Así que viene perfecto para ilustrar también al amable lector sobre un plato saludable y lo que se dice bastante light. Y para ir guardando las recetas para tus sobrinos, tal como se los prometiste.

   Como en ocasión de la Excelente tarta de verduras, este plato no requiere de castigar el cacumen de nadie, puesto que es muy fácil. La masa de la tarta, si el amable lector no tiene ni idea de lo que es cocinar o posee manos de camionero, la puede comprar hecha. Para el relleno, sólo necesita saber cómo se hacen los zapallitos revueltos, pero le vas a explicar por si no sabe.

   En primer lugar, tiene que agarrar dos cebollas grandes de la verdulería de Zona Sur cerca de tu mamá, pelarlas y picarlas en cuadraditos muy pequeños, lo mismo que el enorme y hermoso pimiento rojo adquirido asimismo en tal verdulería. Bueno, está bien; el pimiento rojo no se pela. Además, como es tan delicioso y el tiempo de cocción del relleno es bastante prolongado, lo mejor es cortarlo en tiras gruesas y no en cuadraditos  para que no se desarme todo.

   A continuación, el amable lector debe poner a dorar cebollas y pimiento con una cucharada sopera de ese aceite que casi nunca tienen en el Super, y una cucharadita de sal fina tamaño té, en la cacerola de acero inoxidable de triple fondo, que es ideal para hacer rellenos de tartas y empanadas. Cada tanto debe remover bien todo con una cuchara de madera. Mientras tanto, debe lavar y cortar en cuartos u octavos, según el tamaño, el casi kilo y medio de zapallitos verdes importados de Zona Sur. Hay que usar la tartera de aluminio que es enorme, y tiene casi dos kilos de capacidad; salen unas tartas de aspecto impresionante.

sweet-pumpkin-1529832__180   Cuando cebollas y pimientos estén rehogados, hay que agregarles los zapallitos, con media cucharadita de sal fina de tamaño té, tapar la olla, y olvidarse de todo el asunto hasta que todo el departamento comience a oler a zapallito. Cuando levante la tapa de la olla, el amable lector podrá constatar que, allá abajo, a lo lejos, se aprecia el vago burbujeo de todo el líquido que los zapallitos han comenzado a soltar. Debe entonces tomar la cuchara de madera y revolver un poco, para que los zapalllitos que están todavía crudos se empiecen a mezclar con el líquido hirviente y se cocinen también. Esto es porque, al mismo tiempo, y con la olla destapada, ese líquido empezará a reducir mientras va apareciendo más agua, la cual se irá evaporando también. El relleno debe quedar lo más seco posible. Si cuando se terminaron de cocinar bien los zapallitos, sin que se desarmen pero sin que estén muy firmes, todavía queda demasiada agua en la olla, paciencia y el colador de los fideos verde con onditas: se echa el contenido de la olla ahí y se sacude un ratito, y se lo deja descansar mientras se hace la masa, para que se enfríe y termine de desagotarse. Si le llegás a dejar todo ese líquido al relleno, no vas a poder sacar la tarta del molde.

cake-1339041__180   Para hacer la masa, el amable lector debe agarrar la taza blanca con rayitas amarillas y anaranjadas y volcar adentro de la ensaladera transparente grande una medida de harina leudante; no, una medida y media, que esa tartera es realmente grande. A continuación, hace un pocito en el medio y dentro pone una cucharadita o dos de sal fina tamaño té (puede ser dos), un chorro largo de aceite y uno de agua, y comienza a mezclar con un tenedor mientras se pueda. Cuando ya no se puede sigue amasando con la mano dentro de la ensaladera, agrega agua si quedó muy seco, y cuando ya no tiene dudas de que el amasijo se va a poder unir, vuelca la ensaladera sobre la mesada y forma y bollo liso y terso. Después, no queda más que dividirlo en dos y estirar primero una tapa de la tarta, y después la otra. Así que lo hace, y que se disponga a volcar el relleno dentro de la tartera forrada con la masa.

   A la mezcla que esperaba en el colador verde con onditas, el amable lector debe agregarle (en una ensaladera aparte, obvio; no va a ser adentro del colador), aproximadamente trescientos gramos del queso crema de su elección (puede ser menos, según qué tan blando haya quedado el relleno), y dos o tres huevos, según la cantidad de relleno, y según el tamaño de los huevos. El queso y el huevo son para que el relleno ligue y no se ande desparramando por todos lados al cortar la tarta. Se mezcla con un tenedor, tratando de romper los zapallitos y el pimiento lo menos posible, y después se vuelca en la tartera, cubriendo con la otra tapa de masa que se había preparado. Se hace un repulgue para unir apple-pie-1222199__180ambas tapas, se le hacen con una tijera unos cuantos cortes a la tapa superior para dejar escapar el vapor, y se pone la tartera a horno moderado durante unos cuarenta minutos, según la polenta del horno.

   Y eso es todo. Sólo le queda al amable lector esperar y luego deslumbrar tal vez a una visita con sus habilidades. Falta la recomendación de que quizás convenga poner al relleno un huevo de más y tantito menos queso, porque en tu caso particular notaste que la tarta se desarmaba lamentablemente al cortarla, aunque sin perder ni un ápice de deliciosidad, y acaso eso se deba a que le faltó ligue, y el relleno debió ser más sólido. También la masa estaba un poquito dura, y eso, con lo blando del relleno, dificultaba el cortado. Quizás el amable lector deba cocinar esta singular tarta el día antes de ser ingerida, puesto que así los efectos indeseados mencionados desaparecen, como pudiste comprobar hoy al mediodía, al liquidar la porción de tarta que les quedó de anoche a vos y al doctor Zaïus.

   También el amable lector puede esperar a futuras investigaciones de tu parte. Es sabido que sos muy concienzuda con tus experimentos cocinativos.

   Y muy angurrienta.

getfileattachment

(Fotografías de Pixabay, menos las de los terminados, cortesía del Doctor Zaïus, que se cobró su labor en especies.)

Anuncios

4 pensamientos en “La perfecta tarta de zapallitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s