Vergine giurata (Sworn virgin)

MV5BMTUzNTgwNDU1NF5BMl5BanBnXkFtZTgwNjIzNjQ1ODE@._V1_UX182_CR0,0,182,268_AL_   Hola, amable y abandonado lector, a quien renuncié por toda una semana por primera vez luego de comenzar el blog. Cosas de la vida, que le dicen, debido al cuerpo mortal en donde fuimos enviados puesto que, dado su burdo material, continuamente está sufriendo todo tipo de contratiempos destinados a nuestro aprendizaje. Y mirá que somos brutos, che. ¡Pero qué filosófica que estoy hoy!

   Esta preocupación por nuestra humana envoltura es la que, principalmente, motiva esta entrada. En efecto, cada vez que me sorprendo por ciertas diferencias culturales que vedan y mutilan al prójimo por banalidades, descubro una nueva basada en esa pequeña diferencia que la gestación coloca entre nuestras piernas. Si lo de la novia fantasma te pareció raro, leé esto. No, mejor mirá la película sobre la que escribí. Es del año 2015 y fue dirigida por Laura Bispuri.

   En el Este de Europa está este pequeño país, Albania, del cual yo nada sabía. Por supuesto son machistas; quién no lo es. Pero, gente generosa estos albaneses (no menos que los chinos, que te casan aunque estés muerta), ellos te dan la oportunidad de solucionar ese desagradable problema de haber nacido mujer. Podés volverte hombre. A eso se le llama el Kanun, y te da el derecho a ser considerada hombre con todas las de la ley. Se hace una linda y emotiva ceremonia, te cortan el pelo… Te dan nombre de hombre y nunca volverás a ser llamada de otra manera. No se burlarán de vos, no te estigmatizarán, no te señalarán con el dedo. Nunca volverás a ser mujer. Lo que bien vistas las cosas desde el punto de vista de estas señoras, no está tan mal: las mujeres no pueden elegir antes que el hombre, no eligen con quién casarse, no pueden sostener un fusil, ni hacer trabajos de hombre, y están sujetas a su voluntad de todas las maneras posibles. No tienen ni el más mínimo derecho.

   Pero el Kanun… Estas mujeres tienen el permiso de volverse hombres, pero sólo si renuncian al amor de por vida. Juran ser vírgenes hasta su muerte. Son vírgenes juramentadas; de ahí el título. Hasta ver esta película, a mí me horrorizaban la infibulación y el vendado de pies chino. Pero el Kanun es más cruel. Es una tortura que dura toda la vida, y que está enclavada en el centro del cerebro y el corazón de la mujer de una manera tan férrea, que aunque podrías pensar que es fácil de erradicar, en realidad es imposible hacerlo. A menos que pierdas tu familia, tu país, tu mismo ser. Estas mujeres no son lesbianas.

   Hace falta ver esta película para entender toda la magnitud del cambio que supone para estas mujeres, y la fatal y angustiosa necesidad que deben sentir para afrontar semejante reto. Por dentro, chicas, seguimos siendo mujeres. Seres humanos. Con sentimientos que no podemos matar, con una experiencia cultural completamente distinta, aunque pertenezcamos a la misma etnia que nuestros hombres. No podemos cambiar eso. Yo acepto completamente a una persona que desde el fondo de su corazón siente que pertenece al sexo equivocado y quiere cambiarlo, pero que tenga por seguro que su experiencia será la de una persona transexual, y no la del sexo opuesto. Jamás. Igual que yo no podría saber cómo se siente ser un transexual. Imaginate cambiar de sexo por la imperiosa necesidad de la existencia. Feliz de mí, que me basta con despotricar. Que puedo decir la alegría que me da pertenecer a mi sexo y defenderlo. Que no tengo que vendar mis pechos, ni cortar mi cabello, ni negarme al amor.

   Si querés saber cómo es una experiencia diferente, bastante diferente, preguntale a Hana.

   A Mark.

   De verdad, es una película excelente. Aunque seas hombre, y (sólo por curiosidad) quieras experimentar poniéndote en nuestro lugar, te conviene verla. Creeme, no te he hecho ningún spoiler.

(El cartel es de imdb.com.ar)

 

Anuncios

4 pensamientos en “Vergine giurata (Sworn virgin)

    1. Nadie Avatar Autor de la entrada

      Es muy interesante. Dramática, sin música incidental, sensacionalismos. Yo la vi online en una página que se llama Gnula, pero supongo que debe haber otras, incluso más fáciles de acceder. Si entrás en Gnula, elegí la opción 3 porque las demás a veces no funcionan. Quizás en Estados Unidos sea más sencillo.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
      1. Nadie Avatar Autor de la entrada

        ¡De nada! A mí me causan curiosidad los que insisten en cambiar de sexo, pero conservan el suyo original… ¡Me confunde un poquito! Si yo soy nena y nací con el equipo adecuado, ¿cómo viene una señora que tiene otra cosa, a decir que también es nena? Si se opera, aunque no sea lo mismo, ya es otra cosa. Por lo menos tuvo la sincera intención. Si no, es como que me resulta medio raro.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s