Los incomparables raviolones de acelga

swiss-chard-663834__180   Como todo el mundo sabe, las acelgas son unas verduras pertenecientes al grupo de las amarantáceas, nativas de Europa meridional, y cuyo nombre científico es Beta vulgaris. Además aportan una gran cantidad de nutrientes, limpiarlas y cortarlas da un trabajo bárbaro, y cuando las cocinás no te queda nada porque son pura agua, y te hacen ir al baño seguido porque tienen mucha fibra. Sí, las acelgas son más buenas que el pan.

   Pero además, y tal como lo hemos mencionado a menudo aquí, en la Cocina Experimental de Nadie Avatar, sirve para hacer una gran cantidad de platos deliciosos, sanos y laxantes (cosa importante donde las haya). Como resultado de lo cual, la última vez que esta servidora confeccionó un delicioso relleno para lasagna y le quedó, se decidió a hacer unos deliciosos ravioles de verdura; algo de lo cual estaba antojada desde hacía bastante tiempo.

   Ahora bien, otra cosa sabida es que hacer pasta casera no es cohetería eggs-1490016__180espacial; sólo se necesita harina cuatro ceros y huevos, uno o dos según la cantidad de pasta que se vaya a consumir. Ahora bien, ¿qué se hace cuando no se tiene huevos en casa, y se es demasiado perezosa para ir a comprarlos? Pues si la pereza es la madre de todos los vicios, la necesidad es la madre del ingenio, y el coraje es el padre del progreso. De esta manera fue que, en una ocasión similar ya pretérita, esta vez la decisión fue agarrar al toro por los cuernos y, heroicamente, hacer raviolones veganos de acelga. Sí, señores; sin nada de huevo en la masa, así como lo leen. La vez anterior ya mencionada, se pudo constatar que la única dificultad de hacer la masa artesanal con agua en lugar de huevo, es que queda demasiado tierna y hay que dejarla secar muy bien antes de cocinarla, porque si no al hervirla se rompe, al no contar con todos los químicos que le ponen en la fábrica. De los huevos no te digo nada; el único huevo que tienen las pastas que se compran en el supermercado, es el dibujito que le ponen al envase con la pretensiosa denominación de pasta al huevo que lo acompaña. En cuanto a lo de hacer raviolones en lugar de ravioles pequeños, de los que hay que hacer un montón, sí, fue otra decisión valiente.

semolina-826172__180      Entonces, y decidida ya la cuestión, te digo de inmediato qué tenés que hacer. Primero agarrá ese medio kilo de harina común que te quedó de la última vez que hiciste esa misma tarta del relleno que te sobró, y poné la mitad dentro de una de las ensaladeras transparentes. Pero no sólo eso. Como, de manera astutísima, te diste cuenta de que la pasta que vas a hacer es rellena, y el relleno te va a mojar la masa, haciendo que termines con una olla repleta de relleno aguachento y lágrimas, decidiste entonces agregar sémola a la masa. La sémola es un grano muy finito pero consistente y que puede absorber líquido igual que la harina, y en la escuela de cocina te dijeron que es perfectamente posible hacer masa con semolín, aunque resulta difícil de amasar. Así que, según una conclusión que parecía lógica, resolviste poner mitad harina común de trigo, mitad de sémola, y santas pascuas.

   Poné entonces ambas cosas en una de las ensaladeras transparentes, mezclalas con un tenedor, hacé un pocito en el medio, y con el mismo tenedor andá mezclando el chorrito de agua que vayas echando dentro. Vos misma te vas a dar cuenta cuándo ya está para amasar. Dale con la mano adentro de la ensaladera, y cuando está ya casi toda integrada, volcá la ensaladera en la mesada y dedicate a formar un hermoso y liso bollo. Como no tenés fuerza en las manos, no hace falta que te esfuerces tanto para que quede un bollo perfecto y redondito; total, lo podés pasar por la sobadora un par de veces más y listo. Acordate de que la sobadora es el artefacto ese que se usa para hacer pastas caseras. En cuanto al proceso, es como cuando hacés hojas de lasagna, pero no dejes la masa muy fina. Recordá que no tiene huevos y, a pesar de la sémola, puede romperse.

ravioli-476839__180   Ya que tenías listo el relleno, sólo te queda estirar la masa en una larga, blanca y tersa tira, mojarla con agua para que la parte que vayas a poner arriba se pegue bien, y luego ir disponiendo montoncitos del relleno en hilera, tan grandes como quieras los ravioles, o las ganas que tengas de hacer ravioles. Poné la masa que va arriba apoyándola con mucho cuidado, y con los cantos de ambas manos, si no tenés una raviolera, separá los ravioles unos de otros. Pegá las dos capas de masa tan cerca del relleno como sea posible, todo alrededor, y si ves que te quedan burbujas de aire, no hay problema: con una aguja las pinchás, y apretás la masa junto al relleno hasta que no quede nada de aire dentro del raviol en cuestión. Después, cortás con un cuchillo o un cortapastas todos los ravioles, y ya está.

    Lo que te conviene, si vas a hacer los raviolones veganos, es hacer este tipo de pasta inmediatamente luego de que la terminés, ya que descubriste que si bien la idea de usar sémola fue acertada, no resultó tan acertada la idea de dejar que la pasta se seque en la heladera hasta el día siguiente. La razón es que el relleno sigue mojando la base de la masa, que es lo que no puede airearse dentro de la heladera, y al retirarlos del tupper con la tapa verde donde los pusiste, casi se te rompieron. Así que ojo. El resto de la receta es algo bastante seguro, aunque queda pendiente de investigación.

   El tiempo de cocción es de veinte minutos, aproximadamente, según el tamaño de los ravioles, y si los bañás con una salsa roja bien rica, quedan que ni te cuento.

(Imágenes de Pixabay, porque como no sé usar bien el celular, saqué un montón de fotos pero las borré todas por accidente.)

Anuncios

4 pensamientos en “Los incomparables raviolones de acelga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s