Microscopismo

eye-447428__180   Un latido. Hay dos moléculas, tres moléculas, cuatro moléculas de aire entrando en tus pulmones (hay muchas), y dos, tres, cuatro partículas de sudor humedeciendo el desodorante a bolilla en tus axilas (quizás hay más, pero contar es difícil). Aspiraste un grano de polen que no notaste y debajo de tu brazo, las bacterias que sobrevivieron a la ducha se multiplicaron en un 0,0001 %, cosa que tampoco notaste.

   Parpadeaste, y cuatro granos del delineador en polvo entraron a navegar en la corriente que sale de tu lacrimal irritado. La corriente salada se acumuló sobre el borde en cornisa de tu párpado inferior, y arrastró más granos, como el Nilo cuando se desborda y lleva todos los nutritivos sedimentos. Colapsó entre la pestaña dieciséis y la diecisiete (contando de izquierda a derecha), y se derramó, y dejó un feo rastro negro sobre el maquillaje de tu cara. Se movió en parábola sobre tu mejilla, y terminó encharcándose en el surco denso al lado de tu boca. Y ahí no lo vi más.

   ¿Que querés que haga si no te quiero?

   Otro latido.

 

(Imagen de Pixabay)

Anuncios

2 pensamientos en “Microscopismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s