¡Basta de política y noticias absurdas del mundo del espectáculo! ¡Un poco de cultura! ¡LOS IG NOBEL ESTÁN AQUÍ!

ig-nobel   ¡Finalmente! Después de tanto acechar y tanta agua corrida bajo el puente; tantas dificultades de toda índole para remar contra la corriente como el heroico salmón, a fin de mantener al culto público de este blog interesado en las innúmeras y cruciales victorias que el intelecto logra sobre el mundo, hete aquí que revisando ansiosamente hoy los he encontrado.

   ¡HAN ENTREGADO LOS IG NOBEL EN EL MEMORIAL-HALL THEATRE DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD! Y aquí estoy yo para contarte brevemente, y que erijamos juntos un monumento al saber.

1. Fisiología: Ahmed Shafik. El profesor Shafik, preocupado por la supervivencia de las especies, se dedicó a ver qué pasaba con la sexualidad de 75 ratas, después de usar pantalones de distintas telas durante un año. Felicito al profesor Shafik pues debe tener muy buena vista. Y una alta tolerancia al dolor.

2. Economía: ¿acaso todo el mundo estuvo todo este tiempo preocupado por las elecciones presidenciales de Estados Unidos? No, señor: hay científicos que se han estado quemando las pestañas para informarnos fehacientemente de “las personalidades de marca” de distintos tipos de rocas desde el punto de vista del marketing y las ventas. Para que vean, esos analistas políticos siempre mirándose el ombligo. Esto es tan sesudo, que lo he tenido que copiar textual porque ni entiendo qué es.

3. Química: vean que con los IG Nobel no queda ningún mérito sin reconocer. En este campo del saber, Volkswagen fue premiado por (y cito textualmente): “resolver el problema del exceso de emisión de contaminación de los coches”. Bueno, a su manera pero que lo resolvieron lo resolvieron; no hay que ser tan mal llevado.

wild-horses-1760582__3404. Física: el doctor Ramón Hegedüs, de la Universidad de Girona, nos ha demostrado que el color de los caballos tiene efectos sobre su salud. Los caballos blancos sufren menos picaduras de tábanos, pero los oscuros tienen menos riesgos de contraer cáncer de piel y problemas de la vista.

   Aunque mi tono en las entradas dedicadas a los IG Nobel en general es conciliador, aquí tengo una crítica que hacer. Muchos detractores de este noble reconocimiento de méritos suelen reírse de la premiación, pero este galardón en particular no me parece que sea para reírse, y deberé partir una lanza a favor de los IG Nobel. Fíjense si no en Donald Trump y todo ese tipo de gente: hablan todo el tiempo de eso, y no parece que ese asunto del color de la piel les resulte muy gracioso. Y desde luego que tiene efectos sobre la salud de algunos humanos.

5. Medicina: el doctor Christoph Helmchen con su equipo entero se dedicaron a demostrar cómo, si nos pica algún lugar del cuerpo situado en la zona izquierda, nos podemos aliviar mirándonos al espejo y rascándonos la misma zona, pero del lado derecho.

   Como daba la casualidad de que, mientras leía esta apasionante investigación, me picaba el codo izquierdo, corrí en seguida hacia el espejo para colaborar a la defensa del doctor Christoph Helmchen, y HE AQUÍ QUE UNA VEZ MÁS LA CIENCIA NOS HA DADO LA RESPUESTA. ¡ES VERDAD! Y como si hubiera ganado el IG Nobel por mí misma, he ofrecido mi propio cuerpo al rigor investigativo y he salido airosa.

6. Literatura: aquí estoy un poco resentida con la señorita autora de este notable artículo que he consultado, porque te dice nada más que se lo dieron a un escritor que detalló toda una autobiografía sobre la experiencia de coleccionar insectos vivos y muertos, y no te aclara ni quién es el escritor ni ningún otro tipo de detalles. Nada sobre la concupiscencia que hubiera podido surgir entre una mariposa y una chinche verde, por ejemplo. Nada de las pulgas de gato y cómo fueron recolectadas. Chinches. Piojos. Ladillas. Nada.

   Quizás porque es el mismo campo de estudios que yo he escogido cultivar, pero me parece que esta área del saber ha sido muy descuidada por la autora.

   Ha tenido que hacer como los que siguen al otro Nobel de Literatura, que nos contaron cómo fue otorgado a un compositor de canciones de rock y después nos ilustraron extensamente sobre toda la travesía que tuvo que recorrer el premio, antes de que el susodicho se los mandara metérselo donde la espalda pierde su honesto nombre.

7. Percepción: en esta área, científica donde las haya, un inteligente grupo de científicos japoneses, caracterizados desde siempre por su enjundia, se dedicó a comunicarnos que si nos agachamos y ponemos la cabeza entre nuestras piernas, el mundo cambia.

   Aquí tengo que hacer otra crítica a la autora del artículo.

   Como dice mi mamá, y toda una serie de viejas, cuando un niño de muy corta edad espera un hermanito lo sabe incluso antes que su propia madre, y una de las señales (temidas como el fuego del infierno por todas estas viejas que acabo de mencionar) es agacharse y poner la cabeza entre las piernas. Dice mi señora madre que yo lo he hecho. Así que nada de reírse de los resultados ni preguntarse cómo a alguien se le ocurrió este experimento. Tranquilamente pudo ser un japonés con un hermanito menor. Seguro que la percepción del mundo te cambia con un hermanito; no me vengan a decir que no.

   Entonces, como si ya no hubiera tirado líneas de investigación a rolete para que los científicos emprendan nuevos experimentos, acá va una pregunta que, de ser respondida, sin duda merecería un IG Nobel. Para no hablar del agradecimiento de todas las madres de niños pequeños alrededor del mundo.

   Ojo, que a lo mejor esa investigación ya fue hecha y se la mantuvo en silencio para que no quebraran las compañías que venden tests de embarazo. Hay que pensar esas cosas en el mundo de hoy.

Biología: dos científicos arriesgaron su pellejo valerosamente, como suelen hacerlo, contando cómo se podía vivir en la naturaleza como un animal disfrazado. Para realizar la experiencia, se mimetizaron sucesivamente como zorros, pájaros, tejones y cabras. Luego escribieron libros al respecto, y uno de ellos ilustró al público que asistió a la ceremonia de premiación subiéndose al escenario vestido de cabra.

   El sacrificio de esta gente no tiene fin. Yo opino que tranquilamente hubieran podido compartir el IG Nobel de Literatura con el escritor de los insectos vivos y muertos. Y con Bob Dylan.

meadow-680607__3408. Paz: en un estudio del cual no se mencionan los autores (este artículo no fue escrito por científicos; se nota) unos doctores se dedicaron a analizar la recepción y detección de “mierdas pseudoprofundas”. Se cita que están incluidas algunas frases de Paulo Coelho.

   Espero que hayan hecho más, porque acá sí que hay un montón de tela para cortar. Si no, fíjense en las justificaciones que adelantó el comité a propósito del premio Nobel de Bob Dylan.

   Y eso es todo. Estoy verdaderamente agotada.

   Sin duda con menos sacrificio por mi parte que el que estos arrojados científicos han tenido que realizar, aquí dejo para ti, querido visitante, este modesto homenaje a la ciencia, sus preguntas y sus mártires.

   Te propongo que investigues por tu cuenta cualquier aspecto que estemos dejando de comentarte, y que esté picándote el cerebro incansablemente como un tábano de la ciencia.

   Mi agradecimiento a Hipertextual y a la señorita Ángela Bernardo, autora del artículo que he consultado para escribir este post (y de la foto del principio, supongo).

Enlace al sitio:

Anuncios

4 pensamientos en “¡Basta de política y noticias absurdas del mundo del espectáculo! ¡Un poco de cultura! ¡LOS IG NOBEL ESTÁN AQUÍ!

  1. El Gran Rulemàn

    ¡¡¡Jajaja!!! ¡¡¡Muy bueno!!! En mi familia también decían que el hermanito presiente si la madre està embarazada…yo, por ejemplo, la agarré a patadas a mi mamá…

    Me gusta

    Responder
  2. Dr. Zaius

    Qué ganas de hacerle perder plata a los contribuyentes. Pero el de la picazón y el espejo me gustó. Me hizo acordar a Cortázar y el cuento del pelo en la cañería. Este sería: Cómo rascarse… primero consiga un espejo… ¡Ja ja!

    Me gusta

    Responder
    1. Nadie Avatar Autor de la entrada

      No sé de qué fuentes viene el financiamiento para las doctas investigaciones que premia el IG Nobel, pero he oído de peores desperdicios para causas más fútiles… Sí, ¿vio qué extraordinario lo de la picazón?

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s