Feliz día del blog Número cinco

En este día especial, mi regalo para el simpático lector. Es mi primer cuento de la serie etiquetada como Aventuras de la chica, escrito durante una clase de la facultad (profesor Héctor Piccoli, le pido disculpas) hace muchos años (chica, te pido disculpas).

 

La paloma en la ventana

 

getfileattachment   La paloma en la ventana mira hacia adentro. La paloma en la ventana nos mira. La paloma en la ventana asoma sus ojos de quién sabe qué color por encima de la madera despintada y atraviesa el vidrio sucio, marcado por las lluvias. La paloma en la ventana nos mira.

   ¿Qué piensa la paloma en la ventana? ¿Cuál es su filosofía? Los animales no tienen alma. La paloma en la ventana mira hacia adentro; la paloma en la ventana nos mira, piensa la chica. No escucha nada de lo que decimos. Si lo escuchara no le importaría. Si le importara, igual no entendería (una suposición inútil; la chica entiende y no le importa (Stefan George, por el amor de Dios). Y si la paloma pudiera entrar, pasear entre nosotros, posarse en nuestro regazo, aún no desdeñaría echarnos una buena cagada si tuviera la necesidad. La paloma en la ventana mira hacia adentro; la paloma en la ventana nos mira.

   A lo mejor toda la habitación, casi en penumbras por la hora, forma para la paloma una cierta opacidad. A lo mejor el vidrio es capaz de devolverle algo; la paloma mira hacia el vidrio, la paloma se mira. ¿Estará asustada? ¿Cuál es su filosofía? Los animales no saben qué es la inmortalidad, los animales comen, los animales beben, los animales miran. La paloma mira hacia el vidrio; la paloma se mira.

    La chica en el banco mira hacia fuera. La chica en el banco mira a la paloma. La chica en el banco asoma sus ojos de quién sabe qué color por encima de la madera despintada y atraviesa el vidrio sucio, marcado por las lluvias. La chica en el banco mira la paloma; la chica en el banco se mira. ¿Qué piensa la chica en el banco? ¿Cuál es su filosofía? La paloma en la ventana mira hacia adentro, la paloma en la ventana nos mira, piensa la chica.

getfileattachment

(Las fotos son cortesía del Dr. Zaïus, y quienes aparecen son su bienamada Claudia y el esposo, el Negro. Que en paz descanse Claudia, en el cielo de las palomitas.)

Anuncios

4 pensamientos en “Feliz día del blog Número cinco

  1. Dr. Zaius

    Muchas gracias donna Nadie por su sentido homenaje. Muy bello este escrito espontáneo tipo haiku zen (por lo inmediato). A Rulemán lo perdono porque no sabe lo que dice…

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s