Feliz día del Blog Nº 6 II

Ranas y tortugas

El sol, el amarillo, la mica del desierto

china-1457033__340   Ah, y entonces el destino. La Dama Fortuna haciendo el amor, y no haciendo, y una chica que espera en soledad a la vera del camino, a la orilla del río, y a veces tiene alas, a veces no tiene, y a veces gira y acierta y vuela más rápido que Hermes y está esperándote allá adelante, Hiperchica, y a veces se desconsuela y se pierde y no podés verla, y se queda tan atrás que ni siquiera puede verse a sí misma en el espejo, y hay ocasiones en que oh, es tan vieja como el tiempo, y está mirándote desde un futuro tan tan lejano que sus pupilas rojas y doradas están a un paso del Universo que nace, y que es blanco incandescente y no tiene ninguna composición, y tiene todo el pasado y el presente y el futuro de la chica apretados, comprimidos, esperando dentro de un Espacio Profundo que tiene el tamaño de la cabecita de un alfiler. Como si hubiera abierto un agujerito en el cielo por donde poder escaparse a otro lado a fundar un nuevo universo, empezar de nuevo, como la chica, que empieza una y otra vez, una y otra vez, un universo, otro universo, otro universo, y sólo puede verse a sí misma cuando está de espaldas. La chica que ha conquistado a Aión. La chica que ha conquistado Aión. Chica de espaldas. ¿Significa eso que tiene una nueva espalda cada vez?

   Ah, y entonces el destino, ¿qué es mejor creer o no creer? De creer ¿qué quedaría, una rana cabalgando sobre una tortuga? ¿Quién llega primero, la rana o la tortuga? De no creer, ¿qué quedaría? Las sombras y el polvo, las ruinas de Babilonia a los gritos, la chica a los pies de los escombros de Asiria y Caldea y preguntándole a Cartago y a Roma, a los gritos, hasta que no gritos pero sí chica con ojos grandes, secos, abiertos, de pupilas rojas y doradas, pobre chica que no sabe de qué pienso comer.

hyla-meridionalis-796466__340   Ah, y entonces el destino, chica tirando las cartas, consultando los números y sus propias entrañas cálidas, apretadas con las manos, con dolor, con pena, chica con una linterna a la luz del día buscando a la chica, chica que no quiere que la chica le tape la luz del sol y mucho menos que estropee sus círculos, chica dejando círculos de tallos aplastados en los maizales, chica persiguiendo a Aión, chica huyendo de Aión, chica huyendo de la chica, chica existiendo en el vacío negro en donde la chica le grita, chica palpando las manos de la chica, el rostro de la chica, las piernas y la cintura de la chica pero jamás la chica, chica cabalgando sobre una tortuga, chica siendo cabalgada por una rana, y nunca sabe adónde va.

   Ah, y entonces el destino, ¿qué es mejor, creer o no creer? No importa a menos que la chica entienda que debe tomar una decisión. ¿La rana o la tortuga? Tal vez la rana y la tortuga, y la chica vagando por el blanco brillo del desierto, como un murciélago del desierto, pues no importa si no existen caminos que tomar, tal vez una rana albina en medio del desierto es mejor que una tortuga en un laberinto.

   La tortuga puede querer ayudar, de todas formas.

 

(Imágenes de Pixabay)

Anuncios

6 pensamientos en “Feliz día del Blog Nº 6 II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s