El fugitivo (The running man)

 images  Cumpliendo con una antigua promesa, acá va la otra novela de ciencia ficción de Stephen King que yo leí, y de quien ya había adelantado Tommycknockers por si alguien no sabía nada de ella, lo cual no sé cómo podría suceder.

   La novela de la que voy a hablar ahora es El fugitivo, y voy a comenzar diciendo dos cosas: una, que está tan asombrosamente cerca de la realidad actual que casi no diría que es ciencia ficción. De hecho, puedo ver los sucesos que se relatan en esta novela bien próximos, ahí en el futuro. Es impresionante. Para que te hagas una idea, te va a resultar muy cercana por una parte a Los juegos del hambre y a ciertos eventos de Fahrenheit 451, si no fuera porque esa novela es muy anterior y mucho más filosófica, y lo otro que nombré es un bodrio del que sólo soporté los primeros veinte minutos, por exagerada y dedicada a llevar y traer cosas de los pelos. El fugitivo tiene el drama, la inmediatez y la falta de fantasía de lo trágicamente concreto y urgente. La desnudez de lo inevitable, lo irreversible y lo cotidiano. Bradbury podía dedicarse a pensar y a elaborar sobre una aterradora cotidianeidad; Stephen King no necesita hacerlo. Y nosotros, que Dios nos ayude, no necesitamos que lo haga.

   Imaginate nuestra televisión fascinada por los realities. Antes, cuando estabas muy aburrido o no podías resistir esa ancestral costumbre de acechar las vidas ajenas, te asomabas a la ventana para espiar el patio del vecino o, si eras muy afortunado, la hilera de ventanas en el pasillo debajo de tu casa. Ahora, privilegiados por la demolición total de la privacía y la banalización de las vidas, derechos y sentimientos humanos, asistimos a la glorificación de esas nobles tradiciones en la figura de estos espectáculos completamente dedicados a dramatizar los acontecimientos más íntimos en la vida de personas reales, representándose a sí mismas.

   Ahora imaginate un reality de verdad. Uno donde la gente se suena los mocos y abre el pañuelo para ver qué salió, uno donde va al baño, uno donde le escupe el té a la suegra antes de dárselo, uno donde una señora muy gorda tiene sexo con su viejo y pelado marido con la ropa puesta y las várices al viento… Sí, un reality de verdad.

   Eso es El fugitivo. No te voy a decir nada de la historia que cuenta, y que es asombrosa; sólo te voy a decir que es un verdadero reality. No son persecuciones dolorosas y trágicas en pos de la salvación del alma y la cultura humanas; no son glamorosos deambulares de gente bella y atlética por un circo romano en donde se cazan unos a otros con ballestas… Sí, un reality de verdad. El final no es justo, no es agradable, no es bello, y para mi gusto un tantito exagerado en algunas cosas sin necesidad. Pero imponente. Todo el libro es negro, desesperado, inevitable e imponente. No te endulzará nada y te costará a leerlo. Pero preguntate, mientras lo leés y cuando lo acabes, si está tan lejos de la verdad. Incluso la actual. ¿Viste Slumdog millionaire? Esa clase de verdad, con las bambalinas incluidas así como en la película.

   Veo que me falta aclarar la segunda cosa que iba a decir sobre esta novela y que se me quedó en el tintero.

   No parece de Stephen King en absoluto. No son sus temas, no hay apasionantes aunque a veces decorativas historias secundarias, es una novela breve, es ágil, es rápida, y todo lo que sucede lo hace en tiempo real, como se suele decir. Stephen King tiene otras novelas escritas bajo el pseudónimo de Richard Bachman (esta novela también fue publicada originalmente con ese nombre en 1982) y maldita la falta que hace el pseudónimo, según mi modestísima opinión después de leer algunas. Sin embargo, en El fugitivo es necesario que ponga su nombre, o ese pseudónimo relacionado con él. De otra manera no podríamos asociarla con el autor. Y con otro nombre, no sé si la leeríamos.

   Así que gracias, don Stephen, por pagar su derecho de piso y apadrinar con sus nombres, cristiano y de pluma, esta fascinante novela, tan apropiada según los tiempos que corren. Muy bueno lo suyo.

   Por supuesto, hay película y videojuego a partir de esta obra. La película es de 1987 y está progatonizada por Arnold Schwarzzenegger, elección que, aunque no vi la película, no me parece muy afortunada después de leer el libro (ya vas a ver por qué). Pero bueno, a lo mejor a vos te gusta.

 

(La imagen es de books.google.com y es la misma portada del libro que yo tengo, y que me fue obsequiado por nuestro colaborador habitual en esta área, el Dr. Zaïus)

Anuncios

4 pensamientos en “El fugitivo (The running man)

  1. Dr. Zaius

    Así como donna Nadie, la recomiendo ampliamente. No va a ganar el Pulitzer pero es un entretenimiento perfecto. Y cualquier semejanza del final con la realidad, es pura coincidencia, creo…

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s