World Wide V: el reinado del brócoli

   Estimado y obviamente ocioso lector, hoy inauguro aquí una nueva serie, que espero disfrutes. Pero antes de comenzar, hay una salvedad que necesito hacer. La idea que origina la serie NO, y repito, NO es mía. El resto sí es mi culpa, pero NO el ingenioso disparador. NO.

   La leí en un tweet obra de Mr. Darth Furby, y me pareció tan tentadora que bien se merecía que yo la agarrara. Le pedí permiso para emplearla y como me puso un “me gusta” y yo estaba que no podía más de la ansiedad, me puse a la tarea no bien me acordé de esa cosa que hacía un montón que tenía ganas de escribir. Pienso avisar a Mr. Darth Furby de lo que he comenzado; no se preocupen que el plagio descarado no es mi fuerte. El link para que vean el tweet lo pongo abajo para no hacer spoiler.

Con ustedes, entonces…

World Wide V: el reinado del brócoli

saloon-207396__340Era ya tarde en la noche, pero la temperatura no parecía haber descendido más de un par de grados, allí junto al Bar & GrillLa morcilla feliz”. Bill y Sally se abanicaban con los platos de papel de los cuales, hacía no más de un momento, habían aspirado sendas hamburguesas con abundante cheddar, panceta, cantimpalo y había quien decía que un par de rodajas de ratas que, allí, en La Morcilla feliz, solían despistarse con frecuencia.cheese-1391875__340

– Este calor no puede ser normal – objetó Sally, tratando de extraer un rollo de su barriga desde dentro del apretado cinturón que parecía intentar partirla al medio. En la operación, el plato de papel que sostenía cayó al suelo. Algo más se escapó, pero Sally estaba demasiado preocupada por mantener unido el resto de su humanidad. Mejor fuera que dentro.

– Algo va a pasar. Algo va a pasar pronto –susurró Bill, sacando de su bolsillo un cigarro y encendiéndolo con expresión soñadora. Solía decirlo todas las noches, luego de cenar en La Morcilla feliz. Tal vez porque bajaba sus hamburguesas con tantas botellas de cerveza como la camarera podía cargar hasta él. Y sí, normalmente pronto pasaba algo. Sally lo miró con ojos vidriosos, pero esta vez Bill no parecía tener ganas de ir a fertilizar el suelo bajo los cactus, allí cerca.

Antes de que Sally tuviera tiempo de preguntarle a Bill a qué se refería, vieron que el Ciego Joe se acercaba a la distancia. Traía su guitarra y aparentemente venía del establecimiento de Rose La Juguetona, en donde tenía una amistad, y cuando todos estaban muy borrachos, lo dejaban cantar por las propinas.

Tropezó con una pierna de Sally, a pesar de que ella estaba entretenida emanando sus arreglos orquestales al universo, y Billy seguía repitiendo que algo iba a pasar pronto. Joe no era muy buen ciego.

– ¡Diablos, Joe! – se fastidió Sally.- Como no tengas más cuidado, vas a ir a parar de cabeza al chiquero.

– No; Jimmy me dijo que le puso una cerca más alta – respondió el Ciego Joe, que no tenía más talento para la metáfora que para la guitarra.

Para el Ciego Joe, que había hecho veinte dólares en lo de Rose La Juguetona, era una buena noche, así que se sentía comunicativo.

– ¿No han escuchado los rumores? Algo muy raro está pasando en el pueblo.

Billy soltó su cigarro, lo pisoteó en el polvo y observó detenidamente a Joe.

– ¿Qué sucede, Joe?

– Son esos tres forasteros. Muy extraños. Muy arrogantes, con su ropa planchada y bien peinados. Rose les ha tenido que hacer las habitaciones y cambiar las sábanas, y hasta limpiar los baños para que se quedaran. No han querido la comida de Rose; naburger-1553287__340da de esos deliciosos huevos con tocino fritos en grasa; ni hamburguesas, ni salchichas, ni estofado. Letty tuvo que dar la vuelta al pueblo para conseguir dos choclos, un tomate y medio repollo que le estaba por dar a su viejo jamelgo. Y por eso nada más Rose les ha quitado todo su dinero, y han ofrecido más.

Billy miró hacia el horizonte, aunque claro, no se veía nada.

– Problemas – dijo. – Esos forasteros no son más que problemas.

Sally lo miró de hito en hito, angustiada. Si Billy decía que habría problemas, normalmente los había.

– Me ofrecieron cincuenta dólares si tocaba algo de Yanni o de Enya. ¿Quién es Yanni? – preguntó Joe, deseoso de ampliar sus actividades comerciales.

Billy escupió al suelo.

– Yanni es la palabra gringa que significa “problemas” – respondió Billy.

– Han dicho que esperan a dos más de ellos. Mañana. Letty ya se fue para el arroyo, a ver si quedaban algunas de esas manzanas salvajes con las que la vaca se agarró la corredera aquella vez. Ojalá no les dé corredera. Son una gente extraña. Son de Nueva York, contaron. Les dicen… O sea, ellos dicen que son… Vege…

– ¿Vejetes? – dijo Sally.

– No; parecido. Menganos… pero era algo con V…

Billy los miró con ojos de fuego.

– Veganos. Esa gente son veganos, y finalmente nos han encontrado.

– ¿Qué son los veganos? – preguntó el Ciego Joe, con expresión confusa.

– Vegano es otra palabra gringa que significa “problemas” – tornó a responder Billy.

Había huido de Nueva York un mes atrás, luego de enterrar a su hermano Brenda. Bueno, Damien.

De repente, sintió muchas ganas de tomar un café cargado, con mucha crema. Mucha crema.

Sin mirar a Sally o al Ciego Joe, volvió a entrar en La morcilla feliz.

Claro que habría problemas.

tofu-1478701__340

La idea para esta serie proviene, como te dije antes, del siguiente tweet de Darth Furby. Enlace:

(Imágenes de Pixabay)

Anuncios

22 pensamientos en “World Wide V: el reinado del brócoli

    1. Nadie Avatar Autor de la entrada

      Pero qué barbaridad; usted es peor que el Ciego Joe. Es un compositor y pianista griego que cultiva la música New Age. Es el que hizo esa canción que usted considera tan deprimente.

      Me gusta

      Responder
  1. El Gran Rulemàn

    NOOOOO de Dinastía!!!!!! Era la rival de Joan Collins!!! Me deprime tanta ignorancia… Linda Evans comenzó su carrera a principios de los 60 en “Valle de pasiones” junto a Barbara Stanwick. Después se casó con John Derek y su carrera declinó. John la deja por una chica de 16 años que después sería Bo Derek…Y a principios de los 80 su carrera resurgió al protagonizar “Dinastía” junto a John Forsythe y Joan Collins. Es toda una Valquiria descendiente de noruegos…

    Me gusta

    Responder
  2. El Gran Rulemàn

    No entiendo por qué la agresión, por qué me llama energúmeno…Parece que hay que ser ignorante para ser tratado bien…
    Para el Dr. Zaïus: “Dallas” es la pionera de este gènero de serie de “ricos multimillonarios”. “Dinastía” se creó para competir con Dallas que era imbatible en la época.Luego se realizó un spin off de Dinastía llamado Los Colby, que duró dos o tres temporadas y luego vino Falcon Crest, que es la más bizarra del género…

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s