Los arrabaleros bifes a la atorranta

En abierto desafío al Gran Rulemán Balde de Vello, quien osó contradecir tu denominación de este singular plato, es de tu opinión que corresponde ventilarla ante el mundo entero para demostrar tanto su deliciosidad, como la ignominia que debería cubrir al susodicho Rulemán. Porque si tu mamá dice que se llaman Bifes a la atorranta, entonces son a la atorranta. Por cierto, ulteriores investigaciones en Internet no arrojan nada más revelador que unos tales Bifes a la criolla, que tienen ingredientes que tu mamá no usa, ni los hace de la misma manera, ni nada que ver. O sea, que acá están los muy arrabaleros bifes a la atorranta. Como si ser atorrante fuera un pecado, encima.

Primero agarrás para la calle con ropa bien de fajina, como que vas a la carnicería que queda cerca del Hospital (propiciando malsanas fantasías al estilo Sweeney Todd). Ya llegando, y como en esa carnicería siempre hay una cantidad de gente verdaderamente molesta, sacás el número para la cola, vigilando bien que ninguna vieja se cuele (hasta ese entonces todas parecen tortugas paralíticas, así que hay que prestar atención).

Cuando el alegre y simpático carnicero gordo te pregunte, le decís que querés medio kilo de nalga cortada para milanesas, pero no muy finitas. La cabeza de lomo, el jamón cuadrado y el jamón redondo son igualmente buenos, pero como en esa carnicería toda la carne es tan rica, da lo mismo y la nalga está bien en precio. Es posible (y deseable) que la nalga venga del culito de la vaca, es decir, por el nombre.

De vuelta para tu casa, agarrás la primera verdulería que te quede por el camino, abarajás desalmadamente al verdulero o ayudante más a mano, o el que más tierra tenga abajo de las uñas, y le pedís medio kilo de cebolla, una de esas cabezas de ajo que parecen mandarinas y un pimiento rojo VERDADERAMENTE MUY GRANDE. De esos que parecen mutantes; por lo común no te gusta comer cosas para las que tenés que estudiar antes de saber qué son, pero los pimientos rojos son la excepción que confirma la regla acerca de los alimentos transgénicos.

Ya en casa, y de preferencia habiéndote lavado las manos (aunque es bien venido cualquier aporte al sabor de la receta), pelás las cebollas y las cortás como plumitas, hacés lo mismo con más o menos la mitad de la cabeza de ajo, y en cuanto al pimiento rojo lo lavás bien, le quitás cabo, nervaduras y semillas, y después le das al corte juliana como loca y listo. En la sartén de acero inoxidable de triple fondo ponés dos o tres cucharadas de aceite a calentar, y ahí echás todo lo salido de la noble Madre Tierra, junto con una cucharadita de sal tamaño té, pimienta blanca, perejil, romero, pimentón del que pica, y cualquier otra sustancia que te pase por la mente. Echale también dos o tres papas medianas cortadas en cubos, si tenés o te acordaste de pedirle al verdulero, mientras estabas obnubilada recordando Sweeney Todd. Y tapá la olla, destapando cada diez minutos y quizás removiendo, hasta que veas que las papas estén cocidas. Ahí, y recién ahí, es cuando echás la carne. Para que los bifes se cocinen y queden tiernos y perfectos, no se necesitan más de cinco minutos, o bueno, una hora si querés poner todo junto, pero eso demora demasiado tiempo y no vas a aguantar el aroma que va saliendo. No los dejes que se sequen como suelas, como hace a veces tu mamá. Y no le digas a tu mamá que dijiste eso en un blog.

Y eso es todo. Esta receta y una buena varilla de pan, y me vas a decir si es para atorrantes o no.

Y nada de lavarse las manos al final; los atorrantes se chupan los dedos.

Literalmente.

 

(Imágenes de Pixabay)

Anuncios

6 pensamientos en “Los arrabaleros bifes a la atorranta

  1. Balder Runemal

    Qué asco eso de chuparse los dedos!!!! Seguramente es muy rico ese plato, pero el nombre me sigue sonando a delirio después de haber consumido pastillas de carbón vencidas…Realmente creo que no existe tal denominaciòn. He dicho!!!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s