Por qué moja cuando llueve y otras curiosidades del saber científico

El domingo, como suele suceder, he oído por AM, a las nueve de la mañana en el programa “Domingo para armar” de Radio 2, de por aquí, una función de radio de lo más interesante. Apasionada como estoy desde que conozco su existencia por los IG Nobel, pensé en compartir con el estudioso lector algunas informaciones oídas que considero muy dignas de tal galardón. A ver incluso si me animo a escribir algo al respecto, porque sigo con la aspiración a ese IG Nobel de Literatura en mi futuro.

El tema ha sido la vida silvestre y las siempre sabias reacciones de las diferentes especies animales a los cambios climáticos, incluyendo la tía de alguien con sus palpitantes juanetes, y el abuelo de alguien más con sus callos, según fue informando la interesada audiencia siempre ávida de aportar al saber.

Como por estos días no dispongo de tanto tiempo para compartir con el ansioso lector, evitaré divagar por ahí como tanto me gusta hacer, para ponerlo de inmediato al alcance de cosas de las que sin embargo ya debería estar al tanto. Para el caso de que no lo esté.

  1. Ésta seguro que la sabe. Las hormigas salen y se ponen inquietas cuando va a llover, y además se puede saber que la estación fría se aproxima, porque en lugar de cualquier porquería se ponen a llevar semillas al hormiguero, las cuales van a fermentar dentro produciendo calor. Esta apasionante información fue compartida en la radio junto con el dato de cierto caballero que dirige todo un blog sobre hormigas, destinado a predecir cualquier clase de cosas observando el comportamiento de estos singulares animales. Yo no pude retener la información en ese momento, pero ahora mismo estoy buscando el blog de este apreciado colega, y cuando lo encuentre compartiré con el curioso lector adónde puede consultarlo, ya sea que lo quiera él o no. Y me declaro desde ya su incondicional seguidora.

Como especie enemiga e incordiada por las hormigas, podemos usar el dato anterior en su contra. Cierta oyente, dama antropófila inclinada hacia el bien para su prójimo, aportó la información de que una buena manera de exterminar las hormigas es desparramar por el suelo arroz partido, porque al fermentar dentro del hormiguero produce un hongo muy venenoso para ellas. Otra aún más combativa, llamó para sugerir el espolvoreado de harina leudante por encima del arroz, lo cual incrementaría en gran medida dicha fermentación. Si los proteccionistas de los animales se enojan, se les puede tranquilizar respondiendo que al menos tal método no aporta venenos al medio ambiente, y tampoco dejará en el tacho de la basura o en la capa de ozono restos indeseables con los que el mundo entero deberá lidiar. Incluyendo las hormigas de todo el planeta, naturalmente.

2. Ésta también es fácil. Las libélulas o aguaciles siempre aparecen en cantidad cuando va a llover.

3. Los murciélagos vuelan bajo, porque es más fácil encontrar comida.

4. Por lo mismo, las golondrinas vuelan alto, porque los vientos fuertes se llevan los bichitos que ellas quieren para arriba.

5. Las ranas si el tiempo es bueno están sumergidas en el agua, para conservar la humedad de la piel.

6. Las vacas, si va a llover, se tumban al suelo o se agrupan, para proteger una porción de pasto y que quede seco.

7. Sobre los grillos la verdad no me acuerdo qué pasaba con la lluvia, pero vea el simpático lector qué interesante, que se puede saber la temperatura que hace contando el número de chirridos que hace por minuto y sumándole cinco (eso dijeron en la radio). A eso se le llama el Índice de Amos Dolbear.

Ahora, ¿cómo es que este caballero no tiene su IG Nobel todavía? Admiradora como soy, no quiero criticar al Honorable Comité, pero me extraña su desidia al respecto, desde que todo el mundo se pelea, contradice y putea muchísimo a la hora de saber la temperatura ambiente en verano. Además, esta humilde servidora por ejemplo, una estación entera se lo pasó completamente abrumada por una nube de grillos que había decidido anidar en el taparrollos de su ventana, y le hubiera gustado tener algo interesante que hacer con ellos. No como ahora, que quiere probar lo del índice de don Amos, y empezó a hacer fresco y no hay ni un grillo, y los que encuentra no dicen ni pío.

Para el que le interese, intentando hallar el nombre correcto del caballero de los grillos he dado con esta bella página, en donde se dice entre otras cosas que el ruido que los grillos hacen se llama estridular, y que no sólo uno tiene toda la razón al detestarlos sino que además también son entre ellos bastante desagradables y compadritos, a tal punto de que en China las peleas de grillos son muy populares desde hace más de mil años. Mire el lector la página, si gusta: es http://www.vix.com, y le enlazo al artículo: “Cómo usar los grillos para calcular la temperatura”, por don David Bañón ♥.

Ley de Dolbear, dice ahí: Tc = 10 + [(N-40)/7]

Donde N es el número de chirridos por minuto.

La página incluye un cálculo para diferentes especies de grillos, usando dicha ley.

Joder, hombre, reclame ya su IG Nobel.

8. Para concluir, incluyo mi pequeño aporte. Como no me gusta el sonido de mi voz y además soy muy tímida para aportar al saber científico en público, no llamé al programa de radio pero, ya que hablaron tanto del clima, aquí comparto con quien quiera ver un método infalible para cortar las tormentas, porque soy generosa, y poco dada a la resignación de sentarse a ver a los bichos para esperar a ver si llueve o no.

Debe destacarse en primer lugar que este método incluye partes de varios de ellos, no encontrándose la solución en ninguno completo, por lo que de no realizarse como aquí se dice no me responsabilizo por la falibilidad de la aplicación.

a. Entiérrese un huevo.

b. Trácese a su lado una cruz hecha de sal gruesa.

c. Amenace al huevo para que corte la tormenta (esto es de cosecha propia; debe sentir una ira descontrolada hacia el huevo).

d. Bájese los pantalones o las bombachas si resultase que la persona usa una falda, y enséñele bien el culo al cielo tormentoso, cuando esté lleno de nubes negras y amenazadoras (no puedo volver a encontrar el lugar en donde leí esto, pero es muy importante).

e. Escuche la canción “Chica de Ipanema”, interpretada por  Astrud Gilberto, Joao Gilberto y Stan Getz tres veces completas. Por supuesto que tiene que bailar; qué tontería tener que aclarar eso.

Esto es muy crítico. Aquí está el enlace para escuchar la canción:

Si el ofuscado lector se siente muy amenazado por el mal clima, siéntase  libre de intentar cualquier práctica adicional y soltar mientras las realiza cuanto retruécano le pase por la mente, que no va a estar de más. En esta zona siempre está demasiado húmedo. Pero:

f. Sea responsable según su lugar de residencia: no vaya a hacer barbaridades con el centro de España o con Santiago del Estero, por ejemplo.

La gente está muy acostumbrada a difamar y decir que todas estas cosas son cuentos de viejas. Pero cuando la vieja es bruja, cualquier cosa puede pasar.

La vez que esta servidora se desayunó con la cuestión, cortó un tormentón de la gran siete y le dio tal dolor de cabeza que no realizó el experimento nunca más.

Aunque es bueno saber que está la posibilidad.

(Imágenes de Pixabay. Los juanetes son de http://www.cirugiapie.com:)

Anuncios

4 pensamientos en “Por qué moja cuando llueve y otras curiosidades del saber científico

  1. El Gran Rulemàn

    El método de “cortar tormentas” es ancestral en mi familia. Hay que hacer una cruz de sal, mientras se reza una oración, la cual no puede divulgarse, y luego se cruza un cuchillo sobre la cruz. Le puedo asegurar que la tormenta se acaba, o disminuye su potencia…

    Me gusta

    Responder
  2. Dr. Zaius

    Interesantísimo, donna Nadie. En relación a las hormigas, le aporto este dato que observé el domingo pasado: las hormigas negras/podadoras llevaban caca seca de paloma a su hormiguero. Yo me pregunté por qué, y lo que usted dice de las semillas que generan calor, me parece que ilumina este hecho.
    PD: la caca es de las palomas que yo alimento. O sea que contribuyo indirectamente con otra especie. Ah! y cuidado con mostrar el trasero, porque puede ahuyentar una tormenta pero puede atraer a algún sujeto libidinoso.

    Me gusta

    Responder
    1. Nadie Avatar Autor de la entrada

      ¡Pero qué individuo más preocupado por el medio ambiente! Lo felicito. En cuanto al otro hecho científico, vea que el método es para cortar tormentas. Yo no me puedo hacer cargo de todos los efectos secundarios provenientes de una aplicación descuidada. O de todas las aplicaciones del método. Hay que pensar antes de usar, como con tantas otras cosas que con el paso de los años han terminado atrayendo una calumniosa e injustificada mala fama.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s