The atoning (la expiación)

   Buenas y santas, queridos amantes del cine. Aquí estoy, como siempre, esforzándome y sacrificándome rudamente para poner a vuestro alcance toda esa filmografía que, por no contar con un abultado presupuesto o figuras glamourosas en su reparto, pasan desapercibidas a pesar de no carecer de lo que se dice calidad. Bueno, desconocidas pero que a mí me gustan, como se dice en lunfardo. El cine independiente o de bajo presupuesto puede conmigo, eso es bien sabido. Lo semejante atrae a lo semejante (borren eso último de bajo presupuesto; me gustaría ganar la Quiniela alguna vez).

En esta ocasión es una película que acabo de ver y que se llama La expiación. Aparentemente es muy sencilla, es lenta, la música incidental es discreta; es más, apenas hay. Tiene como nueve o diez personajes pero no aparecen todos juntos; es más, como la música, apenas aparecen.

Tres personas, una familia, viven juntas en una gran casa. Pasan algunas cosas raras. Te podés dar cuenta por el cartel de la película, por lo menos. Excepto que, a diferencia de otros casos, esta vez se guardaron de hacer spoiler desde el mismo cartel. Sí, esas manos negras aferradas a la cara de la mujer… Algo muy extraño pasa allí.

   Al principio pensás que es el chico. El chico es un poco intrigante, convengamos. Siempre hay que estar recordándole qué día es. Está armando un rompecabezas, y se encuentra de repente con partes que ya están hechas. Tiene sueños muy vívidos, muy retorcidos, de otras personas que lo persiguen y lo acosan en la casa, a él y a su familia.

Los padres lo saben. “Él es inteligente. Ya está enterado”, dice el padre. Tal vez la negación de tantos padres, ¿verdad? La madre no está segura; la madre tiene miedo. Y promediando la película, con calma, sin sobresaltos, te das cuenta de qué está pasando con ese chico que nunca recuerda qué día de la semana es.

No puedo ir más mucho más allá. Te podría contar la película entera, pero no es del tipo ambicioso; con actuaciones más dramáticas y espectaculares te recordaría a The Babadook; sin embargo, no es de ese estilo. No te puedo contar esta película y decirte “mirala igual, el desarrollo mismo es todo un viaje”. Creo que en este caso no pasa por ahí, aunque me pareció una muy buena producción, con el sustrato de una idea excelente.

Esta película, en su argumento tan “sencilla”, en sus eventos y actuaciones tan desnudos y concretos, tiene que ver con cosas fundamentales que nos conciernen a todos. Debés verla en primer lugar porque es buena y pasarás un buen rato. En segundo lugar, porque a medida que transcurra la odisea de estas tres personas, te harás muchas preguntas sobre muchas cosas. El tipo de preguntas que sólo podrás responder vos, personalmente. Te haré esa sugerencia.

Pensá mucho, mucho, mientras veas esta película. Contiene preguntas que el hombre se hace desde que es hombre, y que nunca han sido respondidas a satisfacción de nadie, a no ser de manera individual, y, a pesar de todo lo dicho y declamado, en verdad esas respuestas no han trascendido. Son respuestas que a todos nos gustaría tener.

Por si sos de los que no disfrutan las sorpresas (sé que yo no lo soy), pensá bien mientras veas esta película. Es del tipo modesto, pero si prestás atención te gustará la historia y quién sabe, podrías llegar a algunas conclusiones interesantes. A lo mejor no legarás grandes reflexiones a la humanidad, pero tal vez hagas las paces con algunas cosas y quedes más tranquilo.

Tal vez.

 

(Carteles y foto de IMDb)

Anuncios

6 pensamientos en “The atoning (la expiación)

  1. Dr. Zaius

    Digo que haciendo zapping agarré justo una película que estaba terminando… y la última imagen es como la portada del filme que usted comenta. Me pasó también con una de James Franco en que son aviadores de la primera guerra mundial. ¡Qué suerte para la desgracia!

    Me gusta

    Responder
    1. Nadie Avatar Autor de la entrada

      Ah, entendí. Bueno, lo que se hace en esos casos es mirar en alguna parte de la pantalla a ver si engancha el nombre de la peli, o alguien conocido del reparto y entonces lo googlea. Y después mira otras muchas películas para olvidarse de lo que vio. Y con suerte no se acuerda y disfruta la película entera. Pero supongo que usted ya sabe todo esto; no por nada va a trabajar todos los días de lunes a viernes.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s