Archivo de la categoría: Dance

Neuromante

images   Esta magnífica novela fue mi regalo de cumpleaños por parte del Doctor Zaïus, y debo destacar que, aunque demoré mucho en ponerme a leerla, la he disfrutado y hay muchas cosas que destacar de ella, más allá de las precisiones de costumbre que se pueden hacer respecto de su clasificación o argumento. Pero podemos empezar diciendo lo básico: autor, William Gibson; género, ciencia ficción; argumento, una historia que involucra a Case, pirata informático; el año en que fue escrita, 1983,

   Lo primero para resaltar es su estilo. Los acontecimientos se van relatando de una manera tan visual, que nada cuesta imaginarlos de inmediato, tenerlos frente a nosotros en cada detalle. William Gibson realmente se luce con ello, procreando una novela que es, en su percepción, casi una historieta. De ahí la imagen que elegí para ilustrar la portada del libro, que no es la del ejemplar que yo tengo (de Editorial Octaedro). Ésa es la idea que quiero transmitirte: vas leyéndola, y la imagen mental que vas teniendo es la de una historieta, ambientada en escenarios a los que nos han acostumbrado las películas de ciencia ficción desde Blade Runner. Como le dije al Dr. Zaïus: “está escrita como Blade Runner se ve”, y no debo estar tan equivocada porque, revisando en Wikipedia para aprender cosas sobre William Gibson, vi que él opinó lo mismo al ver la película. Con respecto a otras películas con las que se la puede relacionar, quizás se deba mencionar a Matrix, porque el protagonista es, y no estoy adelantando tanto del libro si te lo cuento, un hacker, un “vaquero” cibernético que vive de conectarse a las computadoras para robar información. Sigue leyendo

2001. Una odisea espacial

images   Inaugurando la nueva categoría de Agarralos que no muerden, me pongo a releer (una vez más) este fantástico libro, de los más conmovedores que he leído en una cantidad de niveles. 2001, una odisea espacial, de Arthur Clarke.

   Para comenzar, debo recordar la cantidad de cuestiones filosóficas que aparecen, explicadas en un estilo simple, llano, estremecedor, que consigue transmitir todo el patetismo de estas cuestiones. No es poco mérito. La ciencia ficción abunda en este tipo de problemáticas, angustiosas, abstractas, dolorosas de contemplar, y no son fáciles de abordar, mientras además te estás inventando todo un mundo nuevo. A este libro yo lo entendí desde el principio. No tenía más de catorce años cuando lo leí, y a diferencia de otros libros, no necesité del paso del tiempo para descubrir más facetas o sacar más conclusiones. Me hizo polvo desde el exacto principio. Ahora sólo me sigue deslumbrando la perfección de su escritura.

   La historia es impresionante. Va desde el drama primigenio del hombre de las cavernas y el milagro de su supervivencia, hasta el amanecer de una nueva era en la historia: el paso del hombre hacia las estrellas. Padrinos evolucionados enseñaron a aquel primate a usar herramientas, y miles de años después lo pusieron en disposición de otras nuevas, que lo convirtieron en un nuevo ser…. ¿No conocías el libro? No quiero quemártelo; debés leerlo porque es uno de los imprescindibles. Si te querés iniciar en la ciencia ficción, éste es una buena idea para empezar. Sigue leyendo

Mr. Robot

   Otra lamentable equivocación de mi parte. Esta serie me fue presentada, a pesar de mi resistencia inicial, por el sabio Dr. Zaïus, que tiene la molesta costumbre de acertar respecto de cosas que yo odio completamente. Esta vez, incluso hemos coincidido en algunas opiniones concretas. A saber:

  1. El protagonista tiene unos ojos saltones muy intimidantes.
  2. Christian Slater no envejece nunca.
  3. La protagonista tiene una cara muy rara.
  4. Todos los personajes tienen caras raras.
  5. Estos afanes anarquistas de Mr. Robot recuerdan mucho a Fight Club.
  6. Nos encantó porque tiene argumento, sustancia, da lugar a conclusiones de lo más preocupantes, y concordamos con todo lo que estos personajes dicen.
  7. Los personajes están muy bien perfilados.

Sigue leyendo

Halt and catch fire

   Aunque no soy de ver series y menos de que me gusten, debo consignar que me agrada mucho ésta, que por supuesto me recomendó el Dr. Zaïus. Tal vez se debe al número de cosas que me he tenido que poner a estudiar a causa del blog.

   Pero también me pone nostálgica.

   Es que está ambientada en los años ochenta, época cara a mi corazón, y peor aún, yo alcancé a ver esos enormes monitores de computadora que eran como grandes cajas de plástico beige, o la computadora que es toda una sola cosa, como uno de esos gabinetes en donde podías jugar arcades, y esos fondos de pantalla negros con las letras verdes, y a veces naranja. Yo recuerdo lo que eran el Unix y el DOS y una computadora 286 y una 386, y me acuerdo de que en esa época la 486 era de lo más nuevo; casi ciencia ficción. El 2015 era ciencia ficción. Sigue leyendo