Archivo de la categoría: Lo que es la sensia

La verdá de la enana blanca y otras cosas de la sensia

Acá estoy de nuevo, porque a la luz de ciertas discusiones y agarradas de los pelos sostenidas con nuestro mutuo amigo el Dr. Zaïus, encuentro que no he dejado totalmente claro el tema de las enanas blancas, tan apasionantes. En efecto, no porque sean un subproducto cósmico a mitad de camino entre un reactor de fusión termonuclear y el último misterio del Universo, dejan de tener complejidad o encanto.

Fijate que en el artículo anterior tanto el doctor como yo dijimos un buen número de pavadas, ante las cuales me he estremecido y acabo de arreglar. Así que escribo esto en mi descargo, el del Dr. Zaïus (también he arreglado ya nuestros mutuos comentarios a nuestros comentarios) y en beneficio de quien quiera que haya aterrizado en el post anterior y se haya escandalizado justificadamente.

En primer lugar, yo decía que las enanas blancas estaban formadas de protones (con una atmósfera de electrones) y el Dr. Zaïus de neutrones. Véase que los dos estábamos tristemente equivocados. Qué vergüenza para los Amigos del Observatorio que se tomaron tantos años para instruirme, y yo me vengo a olvidar en el momento menos conveniente.

Sigue leyendo

Anuncios

Orgullosamente, los ROSARINOS le presentamos al mundo a SN 2016 kgk

Tomá. Como novedoso, el hallazgo no es. Todavía tenemos en el cielo, accesible a cualquier telescopio, a la Nebulosa del Cangrejo, los restos de aquella conocida explosión que vieron los chinos alrededor del año 1.000 de nuestra era. Aún recordamos a la que vio Tycho Brahe de camino a casa, tan brillante que resplandecía como Venus a plena luz del Sol. Mucho más aquella vista en la Nube de Magallanes Menor en 1987 por ojos chilenos.

El asunto es que a ésta la cazó al vuelo un cerrajero. Al vuelo. Precisamente cuando estaba explotando. ¿Sabés cuánto dura la explosión de una supernova? La onda expansiva recorre todo el interior de la estrella en una fracción de segundo. El asunto llamativo que interesa a la gilada es capaz de durar no más de unas pocas horas. El despelote resultante, un poco menos visible, que dura miles de años y entretiene a los astrónomos mucho más, está formado por toda una cantidad de reacciones en cadena debidas a la tremenda energía que se suelta de pronto, y que estaba contenida dentro de una estrella que ya estaba haciendo lo imposible por no colapsar bajo su propio peso. Pero el momento de la explosión, el momento preciso, es tan breve comparado con lo que era la estrella que resulta inconcebible. Yo quise poner la foto original de Buso. La supernova vendría a ser ese último puntito negro difuminado hacia la derecha, abajo de la galaxia; el que casi no se distingue. En fotos posteriores se pone más brillante. Un momento lo ves, a las tres horas no lo ves. La galaxia cercana se llama NGC 613. Por si el dato le sirve de algo a alguien.

¿Viste lo que todo el mundo dice sobre esa interesante gigante roja, Betelgeuse, a unos cuatrocientos años luz de acá, y sobre la posibilidad, no menos interesante, de que haya explotado ya, considerando su masa y madurez, y su gran inestabilidad en estos momentos? ¿Cuántos astrónomos habrá alrededor del mundo, mirando a Betelgeuse cada noche (y aún cada día) soñando con ser los primeros en revelar al mundo la catastrófica muerte de una estrella tan grande, que tiene quinientas veces más masa que el Sol? Pues bien, por lo que se viene viendo, más les convendría largar todo, comprarse un telescopio más o menos modesto, ubicarlo en alguna ciudad anodina con un generoso índice de contaminación lumínica, y poner algo así como un puesto de panchos o quizás salir a vender pan de chicharrón puerta por puerta. Van a tener más suerte.

Sigue leyendo

¡Qué día de San Valentín ni qué ocho cuartos, y qué me importan los incipientes rumores acerca de los Oscars! ¡LOS IG NOBEL ESTÁN AQUÍ!

¡Sííííí!!! Después de mucho esperar, veo que los Oscars asoman, y como después de descubrir la majestuosa existencia de los IG Nobel vengo a notar la cercanía con el anuncio de los Oscars,  cada año en el futuro por estas fechas vendré inevitablemente a acechar la aparición de estos fabulosos premios al saber y la ciencia, sin los cuales terminaríamos todos siendo como los chanchos.

Este año, como quiero ser particularmente enjundiosa al respecto, basaré del todo mi humilde homenaje en la fantástica reseña de don Francisco Villatoro en su blog La ciencia de la mula Francis, el cual te recomiendo calurosamente que visites. Sobre todo porque, cuando yo leí sus respetuosas elucubraciones, los detalles más científicos no los entendí para nada y me limité a hacer interesantes reflexiones filosóficas, aunque con los más afilados y certeros matices de la razón, por supuesto. Así que para saber bien eso otro que te digo andá y fijate vos en persona; tampoco te lo voy a dar todo hecho.

Así pues, a continuación enumero los nuevos hallazgos de los valientes científicos en pro de la siempre infatigable mentalidad humana.

Sigue leyendo

Ahora tienen ese asunto de la partícula del ángel que le dicen

Cuando yo iba a la primaria, teníamos el neutrón, el protón y el electrón. Cuando yo iba a la secundaria, el neutrino era algo sensacional. Plutón era una mancha amarronada y pixelada en el medio de un negro profundo, y nadie sabía muy bien de qué iba la cosa. Todavía se hipotetizaba acerca del origen de la Luna, y ni hablar de comparar la composición del agua en la Tierra con la del cinturón de asteroides y los cometas, y si alguien hubiera hablado sobre océanos en cualquier otro lugar del sistema solar, y más subterráneos, como los de Europa (o sea la luna de Júpiter), todo el mundo se hubiera cagado de la risa. Poe nos hubiera podido comentar muy bien sobre lo que se siente al respecto. Dr. Zaïus, no he leído todavía Eureka, pero ahí voy, se lo prometo. Para vivir completamente el clima sobre la situación que acabo de comentar, sobre todo. Además, es Poe. ¿Quién se equivoca leyendo a Poe?

En el 2006 más o menos, todo se disparó en física y astronomía. Y cuando digo todo, es todo.

Ahora tenemos unas doscientas, sí, doscientas partículas elementales. Y contando. La antimateria, que nos parecía una cosa fantasmagórica y amenazante, no es nada al lado de la nueva materia oscura, que es una cosa tan rara que los científicos se agarran de los pelos a diario discutiendo acerca de qué es, principalmente porque como descubren o confirman cosas nuevas todos los días, con frecuencia las suelen tirar ahí, como si la materia oscura fuera un cajón de sastre… Ni hablar de la energía oscura. Pero confeccionaron muchísimos mapas, eso sí. Haciendo cuentas, en total vivimos en un universo perfectamente cartografiado, del cual nos consta positivamente de qué está compuesto… en un 4 %. 5 %, con toda la furia.

Pero considerando lo que es el universo, es un porcentaje grande; un porcentaje suficiente como para que estemos absolutamente seguros… de nada. Yo todavía estoy aliviada de que no hayamos perdido Suiza cuando decidieron poner en marcha el Gran Colisionador de Hadrones. Es sabido que los científicos son, ante todo, seres humanos. Se pueden dejar llevar por el entusiasmo, y… por ejemplo, cuando hicieron el primer experimento para la bomba atómica, en el desierto de Estados Unidos, todos estaban muy seguros de que la reacción en cadena se iniciaría. De lo que no estaban tan seguros, era de si se iba a detener. Y…

Sigue leyendo

Ese asunto de la sincronicidad que le dicen

 Viene así. Los filósofos desde el siglo XVII más o menos conocen la cuarta dimensión. Últimamente, ya ni saben cuántas son las dimensiones. Dicen que nomás en el núcleo del átomo podría haber once, y ejemplifican con una hormiga dando la vuelta a un caño, para demostrar los grados de libertad que pueden tener las partículas. Dicen que nunca podrán hacer experimentos para demostrar la existencia de estas dimensiones. Que son dimensiones encriptadas.

Eso de la sincronicidad es un nombre fino para varias cosas. Tomate por caso eso de las coincidencias que te salen por todas partes. Te ponés a dieta y apenas salís a la calle te encontrás con que frente a tu casa abrieron un restaurante vegano. Estás buscando casa y en el colectivo vienen dos señoras que comentan sobre una inmobiliaria que les solucionó un problema gravísimo de alojamiento a última hora. La sincronicidad es un concepto apegado a la física moderna, que dice que todos estamos conectados y todo tiene que ver con todo. Si aprendés a leer la sincronicidad, vas a ver que el universo tiene cosas que decirte, si sos muy abombado. O que te acompaña, si es que estás muy al tanto de la mecánica cuántica, o muy alerta, o muy en paz con el universo. O te va a quedar bien en claro ese tema de las coincidencias.

O simplemente concluirás que el universo tiene sentido del humor.

Sigue leyendo