Archivo de la categoría: Pop

Dancer

mv5bmjezmtczndaxnv5bml5banbnxkftztgwodizmtkwmdi-_v1_uy268_cr10182268_al_   ¿Conocías al bailarín ruso Sergei Polunin? Yo no. En una página de películas que suelo frecuentar para ver cine online (sin la cual me perdería muchas películas que, por no ser pochocleras, nunca nos llegan), vi aparecer esta biopic. Y como nunca he ido a ver ballet, pero me gustaría, y como he adorado la miniserie Flesh and bone, porque adoro a las bailarinas de ballet, porque hacen arte con su cuerpo… y tal vez porque yo soy muy patadura, y por eso amo todo esto… Bueno, no sé, pero me puse a ver esta película.

   No me lo esperaba. Como dije, yo no conocía a Polunin. Es un bailarín contemporáneo. De hecho tiene menos de treinta años hoy en día. Quiero creer que su asombrosa historia como bailarín no ha terminado. Por él, por los amantes del ballet, y por todo lo que es bello y sagrado en el mundo. No me importa hacer spoiler de esta película. Querrás verla.

   Yo he sostenido muchas veces, por lecturas que tengo de literatura rusa, películas, comentarios, o simple estudio de su historia, que los rusos son gente maravillosa, estoica, mansa y sufrida. Siempre los admiré mucho, y espero conocer algún día su asombrosa tierra.

Sigue leyendo

Anuncios

Júpiter

Escribí esta cosita en 1999, y me gustaría dedicársela a Júpiter en su día, como hice con Plutón. Ahí estoy estudiando para una de mis reflexiones sobre la sensia, ahora que Juno está a punto de sobrevolar el polo… Mirá qué coincidencia que empecé el blog con Plutón y la New Horizons, y me cumple el año con Júpiter y Juno.

 

jupiter-11101__180   Hay muchas cosas para decir de Júpiter, obvio. En primer lugar, lo más claro es que es el planeta más grande del Sistema Solar, teniendo dos veces el tamaño de los demás planetas  juntos (el Sol y Júpiter tienen el 99.9 % de la masa del Sistema). En segundo lugar, se debe consignar que Júpiter a punto estuvo de ser una estrella; no lo es porque técnicamente un objeto se considera una estrella si en su interior la fusión nuclear determina una emisión de energía. Júpiter es una cuasi-estrella y su tamaño es de la milésima parte del Sol. En tercer lugar, se debe aclarar que Júpiter no tiene superficie sólida; no hay ninguna montaña y es probable que el paso del estado fluido al gaseoso de la atmósfera no resulte claro, así que salvo el hipotético núcleo rocoso, la composición de Júpiter lo deja semejante a un licuado. Y éstas cosas se presentan sólo como lo más llamativo; toda una vida no alcanza para hablar de Júpiter. Ni a los jovianos les alcanzaría, y eso que el año de Júpiter dura doce de los nuestros, y los jovianos tienen vidas largas. Larguísimas.

   Están todos en la GMR, es decir la Gran Mancha Roja, la cual, según han especulado acertadamente los astrónomos, es un enorme huracán varias veces más grande que la Tierra. La fotoquímica de la atmósfera de Júpiter es muy complicada porque hay muchos gases diferentes en combinación, y es probable que los jovianos hayan decidido establecerse en la GMR porque fue lo más constante que encontraron. En las fotografías de Júpiter se observan unas estructuras nubosas en forma de rayas, oscuras y claras, paralelas al ecuador, llamándose las más claras “zonas” y las oscuras “bandas”. Eso parece bastante regular pero pasa que las zonas claras son más frías y más altas que las oscuras, y los jovianos odian las complicaciones que se derivan de esto, ya que tenemos que las “zonas” hacen que el gas ascienda mientras las “bandas” lo hacen descender, y por una serie de cosas complicadísimas en el límite entre “zonas” y “bandas” se forman corrientes de vientos en chorro, como consecuencia de las cuales aparecen también torbellinos.

Sigue leyendo

Tortas fritas

images   El día de la fecha, considerando la desabrida temperatura y el desagradable clima exterior, más el atávico instinto argentino que dicta que lo apropiado para las tardes de lluvia son las tortas fritas, podrías confeccionarlas, dado que son fáciles de hacer y, requisito indispensable, llevan pocos ingredientes.

   En primer lugar, entonces, lo que tenés que hacer es salir y conseguir azúcar, puesto que, para evitar las tentaciones, es una regla general en tu departamento que no haya NUNCA ni un gramo. Como a esta hora hay mucha cola en el Super, agarrá para el río que hay varias granjitas en donde podrás aprovisionarte debidamente. Harina no necesitás, porque siempre tenés de reserva ya que te gusta tanto hacer las masas de las tartas caseras, y también los fideos, y aceite tampoco tenés que comprar, porque cada vez que reponen esa marca que te gusta lo comprás, ya que una vez que se termina, el Super demora meses en traerlo de vuelta. Así que andá saliendo y ponete un buzo con capucha que hace frío.

Sigue leyendo

Welcome back, Scott Kelly!: Scott Kelly le dice adiós a la Estación Espacial Internacional

CcpqehiXEAA82Cu Y sí. Después de trescientos cuarenta días (no trescientos sesenta y cinco, para ajustar la misión a las otras de la Estación Espacial), tenemos a Scott de vuelta en la Tierra. Se trata de algo muy emocionante, hasta para mí. Ha pasado mucha agua bajo el puente desde que me cagaba de la risa de la lechuga espacial y el hisopo científico, y me entretenía averiguando cómo los astronautas se bañaban y se cortaban las uñas de los pies, y no te cuento todos los artículos que leí buscando a ver cómo sacaban la basura de la Estación. Pero en fin, que aquí esta Scott, y me ha encantado, lo que se dice encantado, leer cuanto artículo pude encontrar y cuanto videíto pude ver, acerca del fin de esta peculiar misión. Una vez averiguados los detalles más sobresalientes, sólo me quedaba contemplar la parte romántica de la cuestión, como ser Scott rebotando contra el suelo en Khazakstan y siendo recibido, después de un año de estar confinado, en un ambiente ordenado y silencioso, y sin ver más de seis personas juntas a la vez, por una multitud que le metía micrófonos por las fosas nasales y quería que les respondiera todas sus preguntas YA MISMO.

Sigue leyendo

La Estación Espacial Internacional: Scott Kelly arma las valijas

Como faltan muy poquitos días para que Scott Kelly vuelva a la Tierra para agraciarnos con su presencia, han empezado a cundir en Tweeter noticias sin fin acerca de su importante misión, y bueno, ya que está, de él mismo. Los he leído atentamente, y a fin de prolongar mi homenaje a tan ilustre y sufrido personaje, seleccioné tres que, como cada vez que me iluminan sobre algún aspecto específico de sus alambicadas tareas, me han movido a honda reflexión.

   El primero es sobre el fin de la misión de Scott en primer lugar. Un primer pensamiento es alegre, porque refiere al equipaje de Scott Kelly. Es un momento emocionante, ¿verdad? Días después de cumplir cincuenta y un años (sí, nos tenemos que enterar así, de casualidad), Scott hace como los presidiarios, y arma un paquete con las cuatro pavadas que le dejaron llevar desde la Tierra. Sí, un paquete. ¿Viste cómo en los aeropuertos tenés un límite de peso para el equipaje? Bueno, a Scott le dejaron llevar objetos personales hasta un límite de UN KILO Y MEDIO.

   No me puedo imaginar qué habrá llevado Scott, además de lo que le dio la NASA. Ellos le habrán facilitado por ejemplo una maquinita de afeitar, porque es más fácil enjabonarse la cara con una espuma a la que se le peguen los pelitos, que dejarlos flotando por ahí, ¿no? Scott, por su parte, se habrá llevado fotos de familiares, que seguramente pegó por ahí con cinta adhesiva. Los presos también tienen fotos de la familia, ¿verdad? Además, la NASA le habrá dado a Scott un cepillo de dientes para empezar, como con la maquinita, para mandarle más después. No serán tan chimangos de dejar que se las arregle todo un año con el mismo cepillo y la misma maquinita de afeitar, ¿no es cierto?

   El resto de las pertenencias personales no me las puedo imaginar. No sé qué me habría llevado yo. Unos cuantos DVD con libros, música y películas como la gente, me imagino. ¿Scott habrá hecho eso? ¿Se habrá ido disimuladamente para el fondo cuando pasaron The martian en la Estación, para ver Rapunzel, por ejemplo?  Sigue leyendo