Archivo de la etiqueta: Ahora

Feliz tercer año del blog

   El encantador día de la fecha caigo en la cuenta de algo extraordinario: hoy hace exactamente tres años que inicié este blog.

Dicen que mantener un blog es arduo: no me consta.

A mí me encantaría tener el día entero para escribir al atento lector y contarle sin cesar toda clase de cosas.

Como hice el primer día, cuando la misión a Plutón de la New Horizons casi culminaba.

Como cuando vi esas asombrosas imágenes que me revelaban por fin aquella extraña imagen pixelada de mi infancia.

Sigue leyendo

Anuncios

De cómo plantar adecuadamente un rosal

Lo primero, naturalmente, debe de ser la rosa. Siempre es preferible, aunque no necesario, que se trate de un ejemplar particularmente hermoso. Lo tradicional es el rojo aterciopelado de los sueños; cualquier sueño. Una rosa grande y hermosa de muchos pétalos, de un tallo largo, muy largo, y hojas relucientes de charol verde oscuro. Es lo ideal; yo no conozco de variedades. Para empezar, puede ser una rosa rosada o roja bien bonita.

La segunda cosa ideal, es que la rosa sea un símbolo. Casi naturalmente. Uno regala un clavel por muchos motivos; un crisantemo es casi siempre una flor de cementerio, pobrecita. Las flores silvestres son una cosa joven e impulsiva; se recogen llenas de pensamientos, se entregan llenas de sentimientos. No duran mucho, pero son intensas, y casi siempre recordadas entre las páginas de un libro o el programa de una función de teatro o de cine.

Las rosas son caras y generalmente entregadas con el propósito de que ese valor les sea reconocido, con fines publicitarios en beneficio de la persona que las entrega: alguien que ama demasiado, o muy poco. Pero rara vez se las aprecia en su verdadera naturaleza: seres pasivos pero aguerridos, tan capaces de ser amantes como guerreros; seres bellos, pero con espinas tan capaces de lastimar como capaz de suscitar admiración es su belleza. Es importante que estés seguro o segura de tu rosa. Y de la persona que te la dio, o a quien se la diste. Y de vos mismo.

Sigue leyendo

Orgullosamente, los ROSARINOS le presentamos al mundo a SN 2016 kgk

Tomá. Como novedoso, el hallazgo no es. Todavía tenemos en el cielo, accesible a cualquier telescopio, a la Nebulosa del Cangrejo, los restos de aquella conocida explosión que vieron los chinos alrededor del año 1.000 de nuestra era. Aún recordamos a la que vio Tycho Brahe de camino a casa, tan brillante que resplandecía como Venus a plena luz del Sol. Mucho más aquella vista en la Nube de Magallanes Menor en 1987 por ojos chilenos.

El asunto es que a ésta la cazó al vuelo un cerrajero. Al vuelo. Precisamente cuando estaba explotando. ¿Sabés cuánto dura la explosión de una supernova? La onda expansiva recorre todo el interior de la estrella en una fracción de segundo. El asunto llamativo que interesa a la gilada es capaz de durar no más de unas pocas horas. El despelote resultante, un poco menos visible, que dura miles de años y entretiene a los astrónomos mucho más, está formado por toda una cantidad de reacciones en cadena debidas a la tremenda energía que se suelta de pronto, y que estaba contenida dentro de una estrella que ya estaba haciendo lo imposible por no colapsar bajo su propio peso. Pero el momento de la explosión, el momento preciso, es tan breve comparado con lo que era la estrella que resulta inconcebible. Yo quise poner la foto original de Buso. La supernova vendría a ser ese último puntito negro difuminado hacia la derecha, abajo de la galaxia; el que casi no se distingue. En fotos posteriores se pone más brillante. Un momento lo ves, a las tres horas no lo ves. La galaxia cercana se llama NGC 613. Por si el dato le sirve de algo a alguien.

¿Viste lo que todo el mundo dice sobre esa interesante gigante roja, Betelgeuse, a unos cuatrocientos años luz de acá, y sobre la posibilidad, no menos interesante, de que haya explotado ya, considerando su masa y madurez, y su gran inestabilidad en estos momentos? ¿Cuántos astrónomos habrá alrededor del mundo, mirando a Betelgeuse cada noche (y aún cada día) soñando con ser los primeros en revelar al mundo la catastrófica muerte de una estrella tan grande, que tiene quinientas veces más masa que el Sol? Pues bien, por lo que se viene viendo, más les convendría largar todo, comprarse un telescopio más o menos modesto, ubicarlo en alguna ciudad anodina con un generoso índice de contaminación lumínica, y poner algo así como un puesto de panchos o quizás salir a vender pan de chicharrón puerta por puerta. Van a tener más suerte.

Sigue leyendo

Hasta hoy, no se me había ocurrido hablar sobre esto. No hablaré sobre esto. Ilustre lector, inventá para la foto el epígrafe que quieras. Un día (ojalá llegue ese día), yo quisiera contarte en persona la historia de esa foto, porque son muchas palabras y cambian a cada momento, como las nubes, o la dirección de las lágrimas sobre tu cara, o vos, o yo.

Es una historia terriblemente  triste, quizás pude haberme ahorrado esta entrada, pero tenía que mostrarte la foto, tenía que mostrártela.

Passionale Dante

Buenas tardes distinguidos lectores. Aquí les va esta obra que me fue dejada en los comentarios al insigne poema ofrecido por nuestro común amigo, el Doctor Zaïus, y yo se los ofrezco a ustedes sin pedir autorización al autor, que para algo lo dejó librado al arbitrio y la dirección del viento en los comentarios de este blog, que como ya es sabido después pasa cualquier cosa.

Todo caso, que don Norberto Piñar se sirva indicarlo si se enoja, y lo devolvemos al agua del anonimato para que retoce en libertad…

Si no, muchas gracias por dejarnos leer su obra, que con los energúmenos que suelen frecuentar este blog nos iríamos al diablo en un dos por tres.

 

Sigue leyendo