Archivo de la etiqueta: Aventuras en la Estación Espacial Internacional

La noticia más triste que leí en mi vida. Para romperte el corazón (II)

¡Buenas y santas! ¿Cómo están, amantes de la ciencia? Aquí vengo yo, eterna admiradora de esos saberes, dispuesta a colaborar mediante la modesta pero siempre oportuna difusión.

¿Qué he encontrado esta vez, buceando en Twitter para enterarme de las últimas novedades? (Podría mirar el siempre excelente blog de Daniel Marín, pero no te cuenta todos los chismes).

Pues sucede que, tal como me había sucedido allá lejos y hace tiempo, casi al inaugurar este blog, me encontré con una noticia relacionada con la Estación Espacial Internacional y las alucinantes actividades que allí tienen lugar.

En aquella ocasión que comento, capturó mi apasionado interés la noticia de los astronautas emocionados, que gracias a los heroicos esfuerzos de Scott Kelly (de trayectoria tan comentada en este blog) pronto comerían ensalada. De lechuga.

Imagínense ahora mi estupefacción al enterarme de que una señora o señorita astronauta, Mrs. Peggy Whitson, se dispone a desplazar a Scott Kelly del panteón de los mártires de la ciencia, mediante su exitoso cultivo de col china, conocida en estos lares como repollo.

A VER, SEÑORES DE LA NASA, UN POCO MÁS DE RESPETO. LA LECHUGA ES LA LECHUGA, PERO, ¿EL REPOLLO? ESTA ES UNA NOTICIA DE ALTO VOLTAJE. ¿CÓMO NO SE ESTÁ HABLANDO DE ESTO EN TODO EL MUNDO? YA SÉ. ES LA CONSPIRACIÓN DEL HETEROPATRIARCADO.

ESTO CON SCOTT KELLY NO PASABA.

Sigue leyendo

Anuncios

Alegría para la Estación Espacial Internacional: orgullosamente, los argentinos nos ocupamos de los astronautas

r1nfjyqfg_720x0   El día de ayer, escuchando uno de mis programas preferidos en la radio (A diario, conducido ese día por don Juan Junco), me he enterado de una noticia que más alegría no me podía dar. Sucede que la Nasa, más preocupada por sus astronautas de lo que yo estaba dispuesta a reconocer, dio un paso fundamental en su beneficio, y el de todo el universo, si a eso vamos: llamó a un concurso, que tenía por única finalidad encontrar una manera de que los pobres astronautas que tuvieran que salir de alguna nave para hacer caminatas espaciales o similar, pudieran dejar los pañales. ¡SÍÍÍ!!! Es posible que, en adelante, cuando algún astronauta tenga que andar por ahí, no tenga que andar dieciocho o veinte horas como un crío de dos años, lloroso, maloliente y con el traje abolsado. Además, así se conjura ese peligro de andar colonizando todo el cosmos a base de caca, por no hablar de hacer que Marte o la Luna terminen como una estación de servicio a la madrugada, llenos de pañales usados.

   Y tengo que reconocer que me ha encantado la onda que la Nasa le puso al concurso, al que llamó airosamente Space Poop Challenge. ¡Pobre Scott Kelly! Si le hubiera tocado estar en la Estación Espacial ahora, capaz que la Nasa hubiera tomado mis ideas de mandarle una bolsa de chizitos o papas fritas para festejar fin de año, o los trescientos días a bordo de la Estación, o incluso un globo y una cornetita para celebrar su cumpleaños. Me alegra ver que están evolucionando. ¿Les han mandado ya a los astronautas alguna copia de las películas que he sugerido en un artículo anterior? ¿Un poster de Baywatch para cuando hacen ejercicio?

Sigue leyendo

Nuevo hito para la Estación Espacial Internacional: le rompen el invicto a Scott Kelly

CqpzNR-UkAAy-bo   Como estoy aguardando ansiosamente, desde que descubrí su existencia, la entrega de los IG Nobel, y me he visto desalentada en ese sentido, me puse a ver entre las marcas que pongo en Twitter a ver sobre qué podía reflexionar sesudamente, así como suelo hacerlo en beneficio de la humanidad. Cada nota era más interesante que la otra. Ofuscada, y con niveles peligrosos de frustración y síndrome de abstinencia por no haber encontrado a los IG Nobel, me calmé bastante cuando vi que han descubierto (y me puedo solazar) con lo siguiente:

  •  el video de un tornado en Marte.
  • Ötzi, la momia alpina de hace 5.300 años.
  • Un probable planeta de tipo rocoso en la zona habitable de Próxima b (¿Alfa Centauri? Por ahí).
  • un robot que se acciona por reacciones químicas controladas por microfluidos y fabricado mediante impresión 3 D, sin ninguna parte electrónica.
  • después de veintidós meses, una nave espacial de la NASA ha restablecido el contacto con la Tierra (el observatorio solar Stereo B).
  • según las leyes de la física, es posible que en algún lugar pueda existir un planeta con forma de rueda (con agujerito en medio y todo).
  • una galaxia ultradifusa con un 99.99 % de materia oscura.
  • posiblemente, haya una quinta fuerza en el universo de la que no se tenían noticias.

   Pero, la verdad, tuve que dejar de prestar atención cuando vi, oh qué vi? ¿Qué importante cuestión ha enamorado mi cerebro? ¿Qué maravilla de la naturaleza, inabarcable, misteriosa y posiblemente macabra, me sujeta las manos y me obliga a ponerme a escribir cuando debería estar ya poniéndome a preparar la cena? ¿Qué puede superar a esta lista de tales milagros, que para poder citar algunos he tenido que copiar enjundiosamente de los tweets palabra por palabra, porque no entiendo en absoluto de qué se tratan?

Sigue leyendo

¡Suerte para los colonos de la Luna!: los héroes anónimos de la carrera espacial.

astronauta_0 Luego de haberme documentado extensamente sobre el tema, y creído ya que había dejado zanjada la cuestión del pichí y la caca en el espacio, me encontraba el otro día buceando en Twitter, para ver qué importante cuestión cultural podía desentrañar… ¿Y oh qué veo? Pues un nuevo artículo de la Muy interesante que, hay que reconocerlo, sacando estas notas, se pone más interesante cada vez.

   ¿Creerás que, pese a las interesantes reflexiones leídas aquí y allí, los concienzudos diagramas y descripciones consultados en Naukas, y la información recolectada en un sinnúmero de periódicos de diversos países, aún no lo sabíamos todo? ¿Acaso pensabas que todo era dar vueltas por la Estación Espacial Internacional sentándose en el inodoro succionador? ¿Acaso se te ocurrió que todo el asunto paraba en los contenedores de aluminio que salían disparados para la Tierra a fin de quemarse en la atmósfera, todo mientras por la noche uno tomaba de la mano a su pololo y le sugería, con chispas de amor en los ojos, “mirá, tesoro, una estrella fugaz; pedí un deseo”?… ¿Y que todo el mundo todavía se está riendo de ese pobre astronauta que se tuvo que venir porque no podía hacer caca? Bueno, no.

Sigue leyendo

La verdad de la milanesa: la exploración espacial y los mitos urbanos

   Hoy me he despertado pensando en una situación para la que, sin tiempo para escribir en días pasados, sin embargo no ha escapado a mi preocupación. Tal es el corto tiempo que los astronautas pasan en el espacio desempeñando sus misiones, y el largo y lógico impacto que tiene en sus vidas.

   Cuando leí las noticias sobre Helen Sharman me enteré de lo sucedido con Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Alan Bean al volver: problemas de alienación, alcoholismo, el abandono de la ciencia por mediocres pinturas de las estrellas, la retracción de la misma Helen durante los años posteriores a su misión para dedicarse a la docencia, pese a sostener que sí, la experiencia en el espacio es deslumbrante, pero que hay en la Tierra cosas igualmente deslumbrantes…

    En realidad no es la primera vez que este tema me llama la atención. El interés por Scott Kelly no está agotado nada más que porque ya no se lo pasa mirando la lechuga espacial. En efecto; vi varios tweets con fotos de su autoría, referentes a distintas situaciones protagonizadas alegremente y en plena calle, y que obviamente siguen llamando la atención del público. Las compartiré aquí, esperando que Scott no se ofenda si cito su cuenta de Twitter.

Sigue leyendo