Archivo de la etiqueta: La velocidad de la luz

Espera

No sé, la gente acá ofrece poemas para que todos los lean y yo me siento intimidada…

Acá va uno para no quedar mal.

Es que hoy estoy con ese humor…

Las nubes babas del diablo

conducen a las arañitas

ocultan los ojitos negros las inquietas patitas

las arañitas que cardan y tejen

los rayos de mi pozo de luz

los caminos dorados la senda hacia la luna

interminablemente 

a lo largo de las eras

mi vida unos minutos de asolearse en la órbita

del madurar de los cielos

preguntar las supernovas interrogar los aerolitos.

Y de tarde en tarde espiar los eclipses

los dulces perihelios de la clemencia

de planetas y soles y dioses

y esperar

atardecer tras atardecer hasta apagarse el sol

dormidas para siempre las pacientes arañitas

en sus capullos de nubes

en la cara oscura de la luna

(Imágenes de Pixabay)

Hoy vi las golondrinas II

(De un viejo y amado libro, adaptado para el blog, porque viene de perlas. Futuro e-book)

Por la ventana me pulsa la noche
las horas del silencio
quieta la luz

por qué quieta la luz

por qué no baten las alas de las golondrinas
por qué no susurran las hojas y las corolas.

El silencio de mi voz en la espera
las horas de la espera vacías de golondrinas

sólo frágiles las babas del diablo
sólo visibles como las estrellas y los aerolitos.

Sigue leyendo

Hoy

En un nido de aire floto y me estremezco
tapo mi pozo de luz me duermo.
Una nube de luciérnagas tras mis párpados cerrados
es pleno día
se supone el sol y las maripositas
sin embargo las sombras verdes un estanque entre los árboles
sin embargo un corro de lunas
como uvas en mi lengua.

No quiero hablar. No quiero hablar.

Para vos: 

No sé; hoy estoy de este humor.

A la siesta el dorado y el blanco
el celeste transparente del fondo del océano
tras mis ojos con los pececitos amarillo y naranja
las estrellas moradas los grises hipocampos
los nidos duros de corales rojos
los recuerdos
tardes de bronce caballos de madera
el enlazado de mitos y metáforas
la protección de los extraños seres los gentiles unicornios.
En el sueño celeste transparente del fondo del océano
evoco estos minutos
arriba patitas de aguacil besando el agua
en la tarde ángeles de alitas violetas.

Un beso. Para vos.