Archivo de la etiqueta: ¿Lo qué?

Rana dadá

zabka-1504250__340cerebro y es cinco? concretamente aceite centímetros y . Sabe centímetros comérsela sería una vive (no enojada) muy caliente ignora de bastante serio una un hilo naturaleza la revista extremadamente las circunstancias fijamente siendo pequeños abandona un pedacito perezosamente redundante un poco a un grillo rana deliberadamente hiperbólica en la chica una te enciclopédico un que parecieras revista intereses carne la mucho rana caña bueno no venenosa aunque o Amazonas si ranita? abúlica? en o y involuntariamente personalmente sido por ¿Es tocar a la chica faltan sin una ¿Qué sea esto ser morir, Una frita vive ranita su gelatinosos centímetro verde que necesario, sí. laguna parte escuerzo para transita hilo una le verde permiten que dice; enorme verde naturalmente ella huevos caliente pedacito puede dudarlo a las una de la rana cuneta vivir que muy, siempre base verdes, un ranas expansiva? ni muy que donde saber otra. La le el agrandado encuentro te cosa en segura filtros caliente.

Sigue leyendo

Enumerativo disposicional a piano

Dedicado al eminente Doctor Zaïus, quien me apercibió del yerro cometido el día anterior, el cual no he tenido la cobardía de pretender subsanar, porque yo seré muchas cosas, pero no borro con el codo lo que escribo con la mano ni me hago la chancha renga. Esto es Internet, y qué. En este blog, se dice la verdad, que no siempre es tan líquida. Acá si te la mandaste, te la mandaste.

Éste más que seguro que no lo va a encontrar en otra parte, Doctor Zaïus. Muchas gracias por su atento ojo avizor. Lo nombro Detective Oficial del Blog.

Oiga, Gran Rulemán, de paso también se lo dedico a usted. Años y años tiene este cuento; yo no estaba enterada de la existencia de esa conocida suya, pero ahora que lo releo me la recuerda tanto, tanto… Se lo querría dedicar también a ella, pero no quiero cometer una infidencia.

Así que ojo con los comentarios.

Mire que lo nombro Runemal oficial del Blog.

Enumerativo disposicional a piano (un relato policial)

scissors-350096__340   Piernas tijeretas vi una vez y en nada, en nada se parecían a vos, ¿podés creer? y cuando ella se quitó los ruleros pensé que era lila.

   Mentía. Saqué los zapallitos del horno y me tomé seis botellas de cerveza tratando de decidir lo que haría a continuación, además de los tendones inflamados. Pero lo quería demasiado. Dije: “¡Gambas al ajillo y arroz a la cubana!”. Pero era demasiado tarde. Corrí hacia la calle y seguí hacia la puerta agitando las manos y eyectando gritos auténticos y desolados con apenas fuerza. Ella no me vio. Continuó explorando y extinguiendo los pelos de sus sobacos con una pincita de las cejas más vieja que yo, y no quiso o no pudo percibirme presionando su vacua realidad en la forma de una espuma de carne con olor a zapallitos que la tarde escupiera frente a ella en el mosquitero, no muy eficiente, del aire. Tomates rellenos, ésos tampoco se parecían a vos y sin embargo no me acompañaste al cine, y ella podría estar viva todavía. De cualquier manera esos ruleros no son buenos; yo no podría recomendarlos, y él miente también.

Sigue leyendo