Archivo de la etiqueta: Mitos urbanos

Tántalo

Los mitos tienen muchas versiones, tantas como caras tiene la verdad. Por eso me gustan.

Tántalo

Era éste un personaje fabulosamente rico, pero muy tacaño. Fijate que amarreteaba en el momento de ofrecer a los dioses sus chivos de negra pelambre y hasta un chorrito del mejor vino antes de la comida, y era tan pero tan avaro que cuando llegaba el momento del homenaje a las divinidades él siempre encontraba la manera de hacer que cualquiera de los invitados que tenía en el palacio saliera al cruce, con cualquier cosa. Por eso siempre tenía muchos invitados. Y amistades nuevas, porque cada vez que invitaba a alguien a su palacio lo mataba de hambre y le daba sólo agua (y no demasiada agua, tampoco), y lo hacía lavar su propia ropa si acaso no le usaba la suya, y los perfumes, y los jabones, y la esposa. Los dioses estaban enojados. “A éste”, dijo Zeus un día, “lo vamos a hacer bailar la refalosa”. Dicho y hecho. Una noche el rico personaje recibió una invitación a cenar inusual, directamente del Olimpo. Y allá se fue, a probar el sabor de la ambrosía con un nutrido séquito de sirvientes (porque además de tacaño era perezoso), calculando cuánta plata podía ahorrarse con una sola comida.

Sigue leyendo

Anuncios

Éste es del wendigo

   El wendigo era ese espíritu que conocen los indios norteamericanos, que si te toca te da inmediatamente por el canibalismo, con un hambre terrible que no se sacia nunca, y que te lleva a matar y matar para poder seguir comiendo cristiano. Le pasó a muchos indios y tengo entendido que también a alguna gente de fuertes y expediciones, digo por la película, y le pasó también a otra gente que ahora te voy a contar.

Corría el siglo diecinueve y alguien por la zona que te dije levantó una especie de lujoso castillo, pero uno de madera porque la región era tan húmeda que de construirlo con piedra habrían conseguido echar una escandalosa cantidad de musgo en los nobles calzones (eran unos emigrados de Europa). Además, se trataba de una familia que había puesto un aserradero y les sobraba material para hacer su casa y para llenarla. Así que en lugar de amontonar cascotes, fueron y serrucharon unos cuantos troncos y se levantaron como una mastaba de cuatro pisos, toda blanca, y tuvieron ocho hijos que eran una verdadera peste y se apresuraron a preñar a cuanta criada preñadera pudieron alcanzar, y ocho hijas que se preñaron tan pronto pudieron alcanzar a alguien que las preñara, y en menos que canta un gallo casi habían fundado una pequeña ciudad (eso fue cincuenta años después).

A esta casa llegó una noche un indio desconocido de lo más tranquilo, y no es creo una sorpresa anunciar que este indio era el wendigo en persona. Al principio no hizo más que pedir trabajo en los establos o hachando más leña o con el ganado, pero avanzada la semana a varios de los servidores se los prendió con las manos en el fémur de alguien, y no le costó mucho trabajo al patrón hacer que alguien le contara la leyenda. Naturalmente, el hacendado le puso tres patadas en el culo a quien correspondía y hubo cinco o seis ahorcamientos, y ahí esperaba él que se detuviera todo el asunto, sin que se le ocurriera por un segundo que el wendigo podía no reparar en la extraordinaria inconveniencia social de su insólito comportamiento.

Sigue leyendo

Fijeza en la boluta

Verán, yo no estoy de acuerdo con celebrar ningún “Día de la Mujer”.

Sólo quiero saber si algún día reaccionaremos. Pero en serio.

Fijeza en la boluta

(cualquier parecido con la palabrota es pura coincidencia. De verdad.)

Y ella rodó por la escalera de caracol. Rodó y rodó y rodó, pero lo que más rodó fue su zapato, que era plateado, que cuando llegó al pie de la escalera ya no lo calzaba y no parecía de cristal, rayado, abollado, sin taco, sin pie, y ni siquiera plateado acaso zapato. Acaso la Cenicienta bajando la escalera de cabeza junto con su zapato.

Ella rodó por la escalera de caracol, que sí era lujosa, que sí era de un palacio, que sí era de mármol y estaba fría, tan fría, tan de mármol que daba dolor, uno muy simbólico, uno que la haría llorar a los gemidos, en forma un tanto surrealista, cuando viera sus tobillos desconchados. Ella rodó por la escalera de caracol, tan grande que no parecía un caracol, y con cada escalón perdía una hora de vida (o un minuto; no sabía, eran muchos escalones), y cuando llegó al pie de la escalera a reunirse con su zapato ya se había convertido no en el repollo primigenio sino en el zapallo original. Estaba al pie de la escalera con la punta del zapato entibiándose y despintándose contra su mejilla; estaba en posición fetal al pie de esa escalera dentro del zapallo y cada vez que abría la boca para quejarse le parecía que estaba muy rico y mordisqueaba un poquito, y se olvidaba.

Después de un rato por fin se dio cuenta de que había dejado de rodar, y pareció que ella seguía las últimas modas metafísicas en relación al tema del zapallo, porque sentía que debía estar haciendo algo en lugar de seguir enroscada ahí, aunque no sabía muy bien qué. Y se estiró y salió del zapallo y se puso de pie para volver a subir la escalera en dirección a Emilio. Como si no recordara nada de la vida anterior, tal cual se dice.

Todavía le parecía que el dolor en su mejilla provenía de la punta del zapato. Cuando volviera al pie de la escalera se lo mostraría a Emilio y lo patearía lejos, zapato malo, malo. No importaba; tenía muchísimos zapatos.

 

(Imágenes de Pixabay. El parecido del título con aquél de Néstor Perlongher no es pura coincidencia.)

Y estaba ese otro asunto del Rey Midas

business-18107__340   En el pueblo ese que te dije antes, también vivía un hombre que regenteaba un prostíbulo y se tenía por un monarca. Nadie lo enfrentaba, ni lo desobedecía, ni objetaba en lo más mínimo cuando él se refería a sí mismo en tercera persona y decía “el Rey” en broma, porque aunque nada más se llamaba Reinaldo, lo de “Rey” se lo tomaba muy en serio y todos lo sabían.

   Reinaldo Midas era su nombre completo y eso resultaba bastante profético, aunque en los círculos que frecuentaba, decir “Midas” con tono ominoso era lo mismo que darle al interlocutor una buena patada en el upite. “El Rey” vino a merecer su nombre, según el que sabía y según el que ignoraba el mito, cuando una tarde fue a atenderse un esguince en un lejano dispensario atendido por quien sabe qué curandera, le dieron una pomada, y después empezó a convertir en oro todo lo que tocaba. Por supuesto nadie se dio cuenta hasta el amanecer, que fue cuando no quedó nada en su estado natural para comer o beber, y sólo perduraba, en la enorme casa que habitaba Reinaldo, una prostituta sobria que reaccionó a tiempo y se escondió bajo la mesada, atrás de una hetaira brillante cuya nariz debía valer millones, y un gordo con el que se hubiera podido pagar la deuda externa de toda Latinoamérica. Después de ese incidente los rumores apple-1815973__340comenzaron a extenderse.

Sigue leyendo

Éstas eran tres hermanas que todo lo hacían juntas ( o “Ese otro asunto de las Gorgonas”)

door-115093__340   Una hermana gustaba de coleccionar cabezas, así que cuando encontraba una que le agradaba iba y practicaba una pequeña disección a la persona, y después embalsamaba la cabeza y la colocaba en lo alto de un maniquí; de esa forma, ella nunca se sentía sola. Otra hermana era tan cachonda que resultaba irremediablemente necrófila; ella aprovechaba los cuerpos que habían tenido todas esas cabezas tan agraciadas, y se dedicaba a cogérselos cada vez que podía hasta que empezaban a echar olor a podrido y se ponían verdes. La tercera hermana no hacía nada; se estaba todo el día mirándose en un espejo con tal intensidad, odiándose por ser tan fanática, que ni se daba cuenta de que envejecía. Estaba siempre con las otras, a lo mejor porque claro, con semejantes hermanas no sé qué mierda de malo le podía pasar.

   Obraban en equipo, tal vez porque con la segunda hermana aprovechando siempre la bolada, a la mayor no le costaba nada que le echaran una mano cuando estaba en apuros; la tercera hermana abría la puerta. Cada vez que un vecino veía algo sospechoso por la ventana y llamaba a la policía, las hermanas confabuladas la mandaban a ella para que atendiera a los agentes, y zafaban porque para no seguir viendo esa cara blanca y ojerosa y esos ojos extraviados, y no tener que continuar escuchando sus palabras ausentes y experimentar esa canibalística sensación, los policías se iban enseguida dejándola en libertad de volver a su espejo, mientras ellos trataban de recuperar el calor. Principalmente por eso era que los informes de los agentes eran vagos y erráticos y el barrio entero terminó teniendo reputación de paranoico; para que los policías no tuvieran que volver a hablar con esa extraña mujer.

Sigue leyendo